ENHORABUENA hemos conseguido la prohibición de las bombas de racimo

Bombas de Racimo

El pasado mes de mayo, en Dublín, 111 Gobiernos aprobaron por concenso el texto del Tratado que prohibirá las bombas de racimo. El texto se abrirá a la firma de los Estados el próximo mes de diciembre, en Oslo, y sólo será necesaria la firma y ratificación de 30 Estados para que entre en vigor. A partir de ese momento, será ilegal la fabricación, uso, venta o almacenamiento de todos los tipos de bombas de racimo.

El texto que se ha logrado es el que reclamaba la sociedad civil: sin excepciones, sin lagunas ni retrasos para su entrada en vigor. Nada de esto se hubiera logrado sin la presión de esta sociedad civil. Greenoeace España se ha unido en este esfuerzo a la Coalición internacional contra las Bombas de Racimo (CMC, por sus siglas en inglés), que agrupa a más de 200 organizacionas de toda el mundo. Todas ellas han movilizado opiniones públicas, han sensibilizado, han presionado a sus Gobiernos y han logrado, finalmente, su objetivo: un Tratado integral que significa no sólo la prohibición, sino la condena moral de este tipo de armas.

Estas armas actúan de forma indiscriminada, no distinguen entre blancos civiles y militares y siguen causando muertos y heridos mucho tiempo después de que un conflicto haya finalizado.

Además de las muertes que se producen durante y después de las operaciones, tienen graves consecuencias socio económicas para las poblaciones que viven en zonas. Durante largo tiempo desde que acaba el conflicto, impiden el uso de carreteras, el acceso a las escuelas y hospitales, y el desarrollo de la agricultura en países donde ésta es crucial para la supervivencia.

Desde los años sesenta, este armamento ha sido utilizado en numerosas guerras y también en varios de los conflictos más recientes: Kossobo (1999), Afganistan (2001), Irak (2003), Libano (2006). Así como en países africanos como Sudán y Sierra Leona, entre otros.

Se trata de armas contrarias a las disposiciones generales de los Convenios de Ginebra al violar el principio de discriminación entre civiles y militares.

En torno a 100.000 personas han muerto como consecuencia de las bombas de racimo, un 98&perent; de ellos civiles.

Más de 400 millones de personas, amenazadas por las submuniciones sin explotar. La organización Handicap Internacional ha denunciado que 400 millones depersonas están amenazadas por millones de submuniciones procedentes de las bombas de racimo que no explotaron cuando fueron lanzadas en algún conflicto.

La organización ha presentado en Ginebra el informe “Círculo de impacto la marca fatal de las bombas de racimo en las personas y sus comunidades”. En él se revela que hasta el momento se ha utilizado en todo el mundo 360 millones de esas bombas, que pueden liberar hasta 300 submuniciones. Entre el 5 y el 30&pernt; (entre 22 y 132 millones) no llegan a explotar, por lo que se conviertan en un grave peligro para la población. El informe analiza el impacto socio económico en las 25 países y regiones en los que se han usado y que, oficialmente, ha causado 13.306 muertes aunque podrían llegar hasta las 100.000 a causa de la falta de información.

Jaume Satorra

Greenpeace

España pone al atún rojo y a los pescadores artesanales al borde del colapso

A %d blogueros les gusta esto: