La expedición

El proyecto ‘Un año en la vida de nuestros océanos’ es la expedición más larga emprendida por Greenpeace. El objetivo de este viaje es mostrar la crisis a la que se enfrentan nuestros océanos, de las Azores hasta la Antártida. Te llevará a lugares donde sólo algunos han llegado; señalaremos a los responsables de acciones ilegales y propondremos soluciones. Y tú puedes unirte a nosotros.

Los océanos son muy atractivos para mucha gente, pero pocas personas son conscientes de lo que está pasando más allá de nuestras playas y del grado de destrucción que sufren nuestros mares. Y esto es lo que pretende esta expedición en su recorrido por la mayor parte de los océanos del mundo: hacer visible lo invisible. 
La mitad del oxígeno que respiramos proviene de los océanos. Los océanos dan vida al planeta. A cambio, agotamos sus recursos pesqueros; ponemos en peligro el sustento de comunidades necesitadas, matamos indiscriminadamente a miles de criaturas, incluyendo ballenas, tortugas, aves marinas y corales milenarios; ahogamos los océanos en contaminación y provocamos su calentamiento por causa del cambio climático.

Durante este viaje queremos que te unas a nosotros. Dondequiera que estés, puedes ayudar a defender tus océanos.¡Conviértete en un defensor de los océanos!

Nuestro objetivo: las reservas marinas

El cometido principal de la expedición será la creación de una red global de parques marinos llamados reservas marinas. Al igual que los parques terrestres, que hacen florecer la vida, las reservas marinas son esenciales para contribuir a restablecer la diversidad que caracterizaba nuestros mares. 

Numerosos gobiernos piensan al igual que nosotros que se trata de una red de vital importancia. Las Naciones Unidas se han comprometido a estudiar los puntos donde deberán situarse estas reservas para finales de 2006. Pero esto implica cerrar áreas a la pesca y muchos gobiernos se resisten. 

Así que les facilitaremos el trabajo. Al final del viaje tendremos identificados ennuestro Mapa Google los puntos donde deberán situarse estas reservas marinas, y las razones para ello.  

Un viaje global

La expedición viajará desde Sudáfrica hasta Europa, de América a la Antártida. Puedes seguir el viaje en nuestro mapa.

Sobrepesca

La principal amenaza para los océanos hoy en día es la sobrepesca. Las flotas pesqueras exceden la capacidad productiva de los océanos provocando un impacto devastador sobre los ecosistemas marinos. Están alterando la intrincada red que conforma la biodiversidad marina y que es responsable del papel vital de los océanos en la dinámica ecológica del Planeta.

Increíblemente, algunas especies han sido pescadas hasta su extinción comercial, y muchas más van por el mismo camino.

 

Los daños derivados de la sobrepesca no terminan en las especies objetivo de la actividad pesquera, ni en aquellas que son capturadas de forma accidental como mamíferos marinos o aves. La sobrepesca está afectando cada vez más a los ecosistemas marinos de los que estas especies forman parte. Los científicos están alertando sobre el hecho de que esto tendrá como resultado cambios profundos en nuestros océanos, quizás provocando cambios irreversibles.

La pesca moderna está dominada por buques pesqueros industrializados que están muy por encima de la capacidad de los océanos para restituir la cantidad de pescado capturada.Buques gigantescos que usan la última tecnología disponible para la localización del pescado son capaces de encontrar los bancos de peces de forma rápida y eficaz.Estos barcos disponen además de plantas de procesado y empaquetado a bordo, sistemas de refrigeración, plantas de procesado de harina de pescado, y potentes motores capaces de arrastrar enormes artes de pesca. Simplemente: el pescado no tiene escapatoria.

Allá donde miremos, las regulaciones pesqueras son completamente inadecuadas para atajar el problema de las poblaciones de peces en declive y prestan muy poca atención al impacto de la actividad pesquera sobre los ecosistemas marinos. Muy a menudo, la industria pesquera obtiene acceso a las poblaciones de peces antes de que su impacto sea ni siquiera evaluado.

Greenpeace hace campaña para proteger los océanos de los impactos destructivos de la sobrepesca. Demandamos a los gobiernos que, al menos, reduzcan el número y la potencia de las flotas pesqueras a la mitad en el 2005, a través de:

– la eliminación de las banderas de conveniencia o buques pesqueros “piratas”.
– la eliminación de las subvenciones estatales a las flotas y buques industriales.
– la imposición de una moratoria global sobre la construcción de nuevos buques industriales.
– la ratificación y puesta en práctica del Acuerdo de Naciones Unidas sobre   Especies Transzonales y Altamente Migratorias.
– la adopción y aplicación de los Principios para una Pesca Ecológica y Responsable de Greenpeace, incluyendo una aplicación estricta del Principio de Precaución a la gestión pesquera.

A bordo del MY Esperanza, Greenpeace irá identificando lugares que deben ser protegidos como parte de una red global de reservas marinas. Greenpeace demanda que el 40% de los océanos del mundo sean designados como reservas marinas.

Pesca pirata

¿Existen todavía los piratas en alta mar? Sí, pero ya no son los espadachines que veíamos en las películas de Errol Flynn. No hay nada romántico en estas tripulaciones enmascaradas. Hoy en día, los piratas no buscan oro, la mayoría se dedica a devastar los menguantes stocks pesqueros en detrimento de todos aquellos que faenan de forma legal.

Piratas modernos saqueando los océanos
Son mercenarios anónimos que con un sólo clic en una página web y unos pocos cientos de dólares, saquean sin escrúpulos nuestros mares. Buques de 100 metros, que son capaces de permanecer en el mar durante meses seguidos, arrastrando redes con una circunferencia de hasta 2 Km. sobre el fondo del mar o lanzando miles de anzuelos a la superficie del mar.

Debido a que los stocks pesqueros continúan disminuyendo en todo el planeta gracias a años de sobrexplotación, cada vez más compañías pesqueras envían sus barcos a llenar sus bodegas sea como sea. Esto significa ignorar las ya de por sí inadecuadas leyes y reglamentos pesqueros que protegen los stocks pesqueros y los ecosistemas marinos. De esta manera, con casi el 70% de las pesquerías mundiales clasificadas como sobrexplotadas, agotadas o colapsadas, no es extraño comprender por qué Greenpeace está tan preocupada con el incremento constante de barcos dedicados a la pesca pirata.

Estos piratas se mueven de caladero en caladero llevándose todo el pescado que pueden conseguir. No se preocupan por su impacto, directo o indirecto, sobre las poblaciones de peces o sobre otras especies marinas capturadas en sus artes de pesca.

Peces, aves marinas, mamíferos marinos, tortugas, tiburones y otros animales están bajo la amenaza de los pescadores piratas, que en algunos casos están llevando a estas especies a la extinción.

Greenpeace considera “piratas” en primer lugar a aquellos barcos pesqueros que ondean banderas de conveniencia (BDC). También a aquellos barcos que les proporcionan suministros en alta mar o realizan transbordos de pescado, ya que de este modo los barcos BDC pueden seguir realizando actividades pesqueras ilegales sin ninguna restricción.

Los buques pirata usan compañías “pantalla” o “fantasma” para ocultar la identidad de sus auténticos dueños. En ocasiones no llevan ninguna identificación para no poder ser reconocidos. Las compañías piratas a menudo compran y ondean “banderas de conveniencia” de países cuyas banderas están en venta y que no hacen preguntas sobre la actividad de sus buques. De esta forma, eluden las normas impuestas por sus propios gobiernos y por la comunidad internacional.

Los Gobiernos deben actuar para parar la pesca pirata:
– cerrando sus puertos a los buques pesqueros con “bandera de conveniencia” y a los buques que transportan su pescado y les prestan apoyo.
– cerrando sus mercados a los productos pesqueros capturados por los buques BDC.
– evitando que las compañías posean y operen con buques BDC o con los buques que transportan su pescado y les prestan apoyo.

OCEANOS

Sin océano, no habría vida sobre la Tierra. El océano transporta mayor cantidad de agua que la de todos los ríos de la tierra, creando un flujo de energía y nutrientes que recorre el mundo y nos proporciona recursos imprescindibles como oxígeno, minerales y proteínas.

El océano está en peligro

La capacidad de recuperación del océano no es ilimitada. La creciente presión humana en los ecosistemas marinos ha provocado la destrucción de muchos de sus hábitats y el colapso de algunas especies que están avocadas a la extinción si no ponemos soluciones.

Los principales impactos que sufren nuestros océanos son:
Cambio climático
* Pesca insostenible
   Sobrepesca
   Pesca Pirata

Acuicultura insostenible
   Langostinos y Manglares

Destrucción costera
Contaminación marina

Proponiendo soluciones.

Se necesita una mejora urgente de la gestión oceánica para lograr que las actividades humanas sean sostenibles. Si queremos que las próximas generaciones puedan disfrutar de los mismos recursos y servicios que disfrutamos nosotros, debemos: 

* Establecer una Red de Reservas Marinas
* Aplicar Principios de Pesca Sostenible 

¿Qué hace Greenpeace?

* Últimas campañas. Bucea en las novedades!!!
Campañas antiguas. Empápate de historia!!!
* Mejora de la gestión pesquera 
Campaña de mercados pesqueros

Actúa para frenar la crisis oceánica.

* Denuncia los problemas océanicos
– con una llamada
– con una foto
– con tu propia campaña

* Movilízate 
– para que se proteja la costa
– por un comercio de pescado sostible

Educa sobre océanos
Participa (como ciberactivista, voluntario o socio de Greenpeace) 

 


Greenpeace pide a los Ministros de Justicia que cumplan con la libertad de expresión

30 mayo 2009


España — Activistas de Greenpeace han pedido libertad para Junichi Sato y Toru Suzuki desde el Rainbow Warrior que se encuentra en España celebrando el 25 aniversario de Greenpeace en España.

El pasado 15 de mayo Greenpeace envió al Ministro de Justicia una carta demandándole que en la reunión que está teniendo lugar en Roma, recuerde a los ministros de justicia, entre ellos al Gobierno de Japón, sus obligaciones para el cumplimiento del Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En mayo de 2008, Junichi Sato y Toru Suzuki, activistas de Greenpeace, hicieron públicas las evidencias de la corrupción a gran escala dentro de la industria ballenera de Japón. Estas evidencias incluían testigos oculares, documentación sobre cómo llegaba carne de ballena ilegalmente al mercado japones y obtuvieron la evidencia de una caja que contenía carne de ballena ilegal – procedente de una de las docenas de cajas sacadas irregularmente de los buques de la flota ballenera a su vuelta a Japón desde el Santuario Ballenero del océano Antártico. 

Estos dos activistas de Greenpeace llevaron a cabo esta investigación con la intención de denunciar las evidencias de la mala utilización de los impuestos públicos de los ciudadanos japoneses invertidos en  financiar el programa de caza de ballenas ”científico” que lleva a cabo el Gobierno japonés utilizando un agujero legal de la normativa de la Comisión Ballenera Internacional. 

La Fiscalía comenzó una investigación pero, un mes más tarde, Sato y Suzuki fueron arrestados.  A pesar de no ser acusados de ningún delito, los dos activistas fueron retenidos por la policía 26 días, interrogados hasta ocho horas al día sin la presencia de un abogado y atados de pies y manos a una silla. En la actualidad, se encuentran en libertad bajo fianza esperando a ser juzgados por robo e invasión de la propiedad privada – cargos por los cuales podrían ser condenados a permanecer diez años en prisión. 

La investigación realizada por Greenpeace perseguía el objetivo de recoger y hacer pública una información de interés público. Como tal, los activistas deberían de estar protegidos bajo el artículo 19 del Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que asegura los derechos y la libertad de expresión de las personas.

Greenpeace cree que la acusación que pesa sobre Junichi Sato y Toru Suzuki está motivada por intereses políticos y destinada a silenciar aquellas voces que se atrevan a mostrarse en desacuerdo con la caza de ballenas impulsada por el Gobierno de Japón.
— Greenpeace

Greenpeace denuncia que en Salta continúa la tala indiscriminada a pesar del fallo de la Corte

SALTAArgentina — Greenpeace denunció que en Salta continúa la depredación de los bosques nativos a pesar del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que suspendió los permisos para las actividades de tala y desmonte en los departamentos de Orán, San Martín, Rivadavia y Santa Victoria hasta tanto se realice un estudio de impacto ambiental acumulativo y se finalice el Ordenamiento Territorial que establece la Ley de Bosques.

A casi dos meses del histórico fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que suspendió los desmontes y la tala en cuatro departamentos de Salta, Greenpeace realizó un relevamiento en la zona, consultó a las comunidades campesinas e indígenas y comprobó que, a pesar de la restricción del máximo tribunal, en la provincia continúa la destrucción de los bosques nativos.  

Esta semana Greenpeace junto a miembros de la comunidad wichi “Honat Le Les” descubrieron que en las fincas “El Carmen” e “Isla Carrasco”, ubicadas a 10 kilómetros de la ciudad de Embarcación, en el departamento San Martín, se encuentran dos topadoras abriendo caminos y realizando la tala indiscriminada de una importante zona de Selva de Yungas.




El lugar es solicitado por los indígenas como territorio ancestral adicional por tratarse de “una de las pocas selvas en buen estado de conservación que quedan en la zona. Allí se instaló desde hace una semana un campamento con dos topadoras, camiones y varios operarios que manifestaron tener la orden de cortar todo árbol que se encuentre hasta quince kilómetros a la redonda”, afirmó Octorina Zamora, dirigente de la comunidad wichi.

Por otra parte, los lotes fiscales 55 y 14, ubicados en el departamento Rivadavia, continúan siendo castigados por la tala selectiva, a pesar de la orden de la Corte Suprema y de estar comprendidos en un régimen especial que, según los decretos provinciales 2609 y 3097 dictados en 1991 y 1995 respectivamente, prohíbe toda explotación forestal en ese lugar.

La Asociación de Comunidades Aborígenes Lhaka Honhat denunció que los cortes de madera, sobre todo de palo santo, quebracho blanco y algarrobo, se están realizando en los parajes El Desemboque, San Miguel y Pozo Bravo, ubicados a unos 70 kilómetros de la localidad de Santa Victoria Este.

Además, miembros de las comunidades wichi “Hoktei T’oi” y “Misión Chowayuk”, denunciaron que continúa la tala en una finca ubicada en las cercanías de la comunidad Tonono, en el departamento San Martín, cerca de la ciudad de Tartagal.

“Es vergonzoso y muy preocupante que el gobierno de Salta no garantice el cumplimiento del fallo de la Corte Suprema y permita que la tala indiscriminada continúe como si nada hubiese pasado, afectando la rica biodiversidad existente y a las comunidades campesinas e indígenas que allí viven”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

“En ese sentido, es fundamental que los aprovechamientos forestales se realicen de manera sustentable. La certificación bajo estándares del FSC (Forest Stewardship Council, Consejo de Manejo Forestal) es la mejor garantía de que los bosques fueron manejados de manera social y ambientalmente responsable”, afirmó Giardini.

La organización ambientalista presentará a la Corte Suprema de Justicia de la Nación material fotográfico y de video que demuestra el incumplimiento del fallo.

El fallo de la Corte, que suspendió el 26 de marzo pasado el desmonte y la tala en cuatro departamentos de la provincia tras una medida cautelar presentada por comunidades campesinas e indígenas, se basó en que “la tala y el desmonte de aproximadamente un millón de hectáreas tendrán un efecto sobre el ambiente que no se puede ignorar”, por lo que “se configura entonces una situación clara de peligro de daño grave porque podría cambiar sustancialmente el régimen de todo el clima de la región”.

La medida fue dictada hasta tanto la provincia, junto a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, elaboren un estudio de impacto ambiental acumulativo que de cuenta de las consecuencias ambientales y sociales de estas actividades a nivel regional. A partir de la aplicación del principio precautorio, el máximo tribunal obligó al gobierno de Juan Manuel Urtubey a suspender toda actividad de desmonte y tala en los cuatro departamentos y estableció un plazo de 90 días para la realización del estudio de impacto ambiental acumulativo y la finalización de la cartografía del Ordenamiento Territorial de las zonas boscosas exigido por la Ley de Bosques que determine de manera precisa las áreas que podrán ser explotadas y las que deberán ser conservadas.

“Esperamos que el Ordenamiento Territorial que presente el gobierno de Urtubey contemple las evaluaciones y las opiniones de las organizaciones ambientalistas y de las comunidades que habitan los bosques, ya que continuar con este ritmo de destrucción producirá un desastre ambiental que afectará seriamente la biodiversidad, el clima, la regulación hídrica, y a cientos de comunidades campesinas e indígenas que dependen de los bosques para su subsistencia. Mientras tanto, es fundamental el gobierno de Salta cumpla con el fallo de la Corte, garantizando la suspensión de la tala y el desmonte”, afirmó Giardini.

Salta es una de las provincias con mayores niveles de deforestación del país. Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, entre 1998 y 2002 la superficie deforestada en la provincia fue de 194.389 hectáreas, mientras que entre 2002 y 2006 se duplicó la superficie desmontada, alcanzando las 414.934 hectáreas.


— Greenpeace Argentina

Unite a Greenpeace



La Esperanza para los bosques en Indonesia y el clima

Indonesia – En octubre y noviembre de 2008, el barco de Greenpeace Esperanza vela alrededor de las islas de Indonesia. Greenpeace quiere mostrar durante la gira de cómo los bosques son destruidos por la industria de la madera y el aumento de la demanda de aceite de palma. El buque también llamar la atención sobre el papel que los bosques pueden desempeñar en la lucha contra el cambio climático. Indonesia fue el triste tercer lugar en la lista de los mayores emisores de gases de efecto invernadero en el mundo después de China y los Estados Unidos. La causa principal de las emisiones de la deforestación en Indonesia.

En las últimas semanas, la Esperanza visitó Papua Nueva Guinea. Papúa es la isla que incluye el mayor bosque tropical intacto en el mundo. La deforestación es ya muy avanzado en otras islas de Indonesia. 
Entre 1985 y 1997, aproximadamente el 60% de la selva de Kalimantan y Sumatra fueron destruidos. Papua Nueva Guinea y Papua Occidental son cientos de diferentes tribus y clanes, que representan una gran diversidad de culturas. En términos de biodiversidad, Papua fue inapreciable y de las nuevas especies de plantas y animales están descubiertos. Este solo hecho ya justifica que estas son las áreas forestales protegidas.
Los bosques son importantes para el clima 
Los bosques de Indonesia son también vitales en la lucha contra el calentamiento global. Árboles y plantas son, de hecho, los depósitos de carbono, que es liberada cuando los árboles son talados. El bosque de Papua, sino también las últimas áreas de bosques de Sumatra están amenazadas, como la expansión de plantaciones de palma aceitera. Debemos actuar con urgencia para proteger los bosques restantes. Todavía no es demasiado tarde. 

Hay soluciones 
Si bien el turismo es nuestra Esperanza indonesio colegas organizar muchas actividades. Ellos muestran que las soluciones existen y explicar qué hacer en el corto y largo plazo a fin de proteger mejor los bosques restantes. 

Usted puede seguir el camino de la Esperanza en el blog de Jamie(en Inglés) es la ponente del informe sobre el buque. En él se describe la maravillosa bosques de Indonesia y de lo que pueden perder si continúa la actual tendencia de la deforestación continúa.A continuación, puede seguir el barco sobre un mapa de Google. 

Ver el mapa más grande 

Tome medidas 
Puede enviar un mensaje a Susilo Bambang Yudhoyono, el presidente indonesio, pidiéndole que introducir una moratoria sobre la deforestación en Indonesia. Esta moratoria debería permitir a todas las partes interesadas a concluir un acuerdo para proteger la selva tropical en el largo plazo. 

Pregúntele al Presidente de Indonesia a adoptar una moratoria (en Inglés) 

A %d blogueros les gusta esto: