Greenpeace alerta del peligro de “africanización” por el cambio climático en Andalucía

03 junio 2009


El medio ambiente andaluz e importantes sectores económicos como el turismo y la agricultura sufren ya los impactos

SEVILLAEspaña — En el 25 aniversario de Greenpeace en España (1), el Rainbow Warrior, como “embajador del clima”, ha llegado a Sevilla en su recorrido por diferentes puertos de la península Ibérica para concienciar a la ciudadanía de las consecuencias del cambio climático.

La organización ecologista ha expuesto los impactos más destacados que para Andalucía

(2) recoge el informe La crisis del clima. Evidencias del cambio climático en España 

(3)Existen estudios científicos que certifican el proceso de “africanización” que sufre la mitad sur peninsular y que ya está causando graves impactos en la agricultura y el turismo, dos de los principales motores económicos de la región. Además, ha puesto de manifiesto los impactos que está causando este fenómeno, junto con la subida del nivel del mar, en los ecosistemas terrestres y marinos de Doñana.

“Los registros de los últimos años demuestran que las temperaturas de Andalucía son hoy en día parecidas a las que tenía hace unos años el norte de África. Esta es la comunidad autónoma más afectada por la aridización del sur peninsular que ya está provocando un descenso en la producción agrícola de secano, el aumento de la vulnerabilidad de los frutales por el adelanto de la floración y la mayor incidencia de plagas agrícolas”, ha declarado Aida Vila, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace. ”Junto a estos impactos hay que destacar la clara tendencia a la disminución del turismo derivada del aumento de la temperatura y de la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos como las olas de calor”.

Greenpeace ha destacado también los riesgos que el cambio climático representa para la salud en términos de proliferación de enfermedades tropicales como el dengue o la malaria, especialmente en zonas como los humedales de Doñana, dónde todavía puede encontrarse el mosquito que representa el mayor transmisor de la enfermedad. 

Responsabilidades políticas
Para frenar este proceso, Greenpeace ha destacado el papel fundamental de las comunidades autónomas y ha pedido al nuevo presidente de la Junta de Andalucía coherencia con su discurso de investidura y una apuesta decidida por las energías renovables que, según ha declarado Vila, implica el cierre progresivo de las centrales térmicas de carbón: “el cambio climático no sólo afecta a nuestros ecosistemas, también a nuestros bolsillos y es momento de dejar de excusarse en la crisis económica para evitar pasar a la acción. En España luchar contra el cambio climático con energías renovables es generar empleo y, con ello, combatir la crisis”, ha añadido Vila. 

La organización también ha resaltado la urgencia de actuar contra el cambio climático de forma global y la necesidad de que los países industrializados alcancen -en la cumbre por el clima que va a celebrarse a finales de año en Copenhague- un compromiso de reducción de sus emisiones del 40% para 2020 y se comprometan a prestar el apoyo financiero para que los países en desarrollo puedan hacer frente a la crisis climática.

En este sentido, Greenpeace demanda a los países industrializados 110.000 millones de euros en pago de su responsabilidad en la crisis climática que se destinarían a prevenir la deforestación e invertir en energías limpias en los países en desarrollo, así como a luchar contra aquellos efectos del cambio climático que ya son inevitables en estos países. 

La organización pide al Gobierno español que apueste por la reducción interna de emisiones y aporte los 2.700 millones de euros que le corresponden por su responsabilidad en la crisis climática: “España genera más del doble de las emisiones a las que se comprometió en Kioto y basa su cumplimiento del Protocolo en la compra de derechos de emisión por valor de unos 3.000 euros. Es momento de cambiar de estrategia, de reducir las emisiones internas apoyándose en las energías renovables y destinar estos 3000 millones de euros a la lucha internacional para salvar el clima”, ha concluido Vila. 


Notas: 

(1) Dossier de prensa: 25 años de Greenpeace en España. 
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090503-B 

(2) Efectos del cambio climático en Andalucía
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090602-16


(3)
 Informe La Crisis del Clima. Evidencias del cambio climático en España 
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090503 

— Greenpeace

Greenpeace denuncia en la Torre del Oro los efectos del cambio climático en el turismo

03 junio 2009


La organización señala al sector turístico español como una de las víctimas de la crisis del clima, cuyos impactos se suman a los de la crisis económica

SEVILLAEspaña — Activistas de Greenpeace han escalado esta mañana la Torre del Oro (Sevilla) para poner de manifiesto que la crisis del clima no sólo afecta a los ecosistemas de la península ibérica, sino también a la economía española y han señalado al sector turístico como una de las principales víctimas. De ahí que Greenpeace haya elegido la Torre del Oro ya que es uno de los principales emblemas de Sevilla con mayor afluencia de turistas.

Efectivos de la policía han bloqueado el despliegue de un gran pancarta de 70 m2 que, con el mensaje “cerrado por cambio climático”, los escaladores intentaban descolgar de la Torre del Oro. 

En España, que está dentro de la zona más vulnerable al cambio climático, este sector genera unos 70.000 millones de euros al año, equivalentes al 8% del PIB. Debido al aumento del número de días con temperaturas excesivamente elevadas, a la escasez de agua y a la proliferación de olas de calor, ya se están produciendo alteraciones en el turismo.

“Varios estudios científicos documentan la pérdida generalizada en España del índice de confort ambiental relacionado con el turismo, particularmente en el sur, y todo indica que este descenso excederá en verano los límites de lo deseable”, ha declarado Aida Vila, responsable de la campaña de cambio climático y energía de Greenpeace.

En Andalucía, los impactos del cambio climático provocados por el aumento de temperaturas ya están afectando a los principales destinos turísticos de interior (Córdoba, Sevilla, Granada, Úbeda, Baeza) y las previsiones para mitad de siglo no son nada optimistas. A lo anterior debe añadirse la subida del nivel del mar (con previsiones de hasta 12 cm hacia mediados de siglo) y la escasa disponibilidad de recursos hídricos, especialmente en verano, cuando la afluencia turística es mayor, lo que pone en serio riesgo las infraestructuras costeras y el turismo costero, que en España representa el 80% del total.

La organización ecologista ha destacado que, de acuerdo con la evaluación realizada por la Junta de Andalucía, las provincias más afectadas por este fenómeno serían Huelva (vulnerabilidad media), Almería (vulnerabilidad alta) y Cadiz y Málaga (de vulnerabilidad alta a muy alta). Y, teniendo en cuenta que el sector turístico representa el 11% del PIB regional1, Greenpeace considera que estos impactos tendrán gran repercusión en la economía andaluza.

Ante estos datos, Greenpeace pide al Gobierno español que contribuya a la dinamización de las negociaciones internacionales que se están celebrando desde el pasado lunes en Bonn, en la reunión preparatoria de la cumbre internacional sobre cambio climático de finales de año. “Los países industrializados están negándose a concretar sus objetivos de reducción de emisiones y a negociar acerca de los fondos públicos que deben aportar, en pago de su responsabilidad en la crisis climática, para permitir que los países en desarrollo sean capaces de asumir los compromisos que el acuerdo internacional les requiera”. 

Además, la Organización señala a España como un buen ejemplo de la falta de compromiso con los objetivos asumidos en Kioto:“mientras el Gobierno se escuda en la crisis económica para no aportar los fondos públicos necesarios para la lucha contra el cambio climático a nivel internacional, planea invertir una cantidad equivalente en la compra de derechos de emisión. Las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzan en España casi el triple del límite permitido y comprar el derecho a emitir no es la solución, hay que reducir drásticamente las emisiones a nivel interno cuanto antes si queremos evitar los peores efectos del cambio climático, tanto a nivel económico como ambiental” ha concluido Vila.

Dossier de prensa: 25 años de Greenpeace en España. 
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090503-B 

Informe La Crisis del Clima. Evidencias del cambio climático en España 
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090503 

Efectos del cambio climático en Andalucía.
http://www.greenpeace.org/espana/reports/090602-16

 

— Greenpeace

A %d blogueros les gusta esto: