La Patagonia / Aysén Reserva de Vida

Patagoniafoto_patagonia_aysen

 

El Sueño de Aysén

La Región de Aysén, es un sueño hecho realidad, que sus habitantes están dispuestos a legar a los miles de ayseninos que vendrán: un futuro próspero no sólo en lo económico, sino también en la calidad de vida que aún existe y que, lamentablemente, cada día es más esquiva en las grandes ciudades que a veces nos muestran como modelo a seguir.

Son muchas las organizaciones regionales y ciudadanos de Aysén que han aportado en este sentido a través de la separación y el reciclaje de desechos sólidos en La Junta y Puyuhuapi, el proyecto “Sabores de Aysén” para productos y servicios regionales de calidad basados en nuestra identidad y el cuidado de los recursos naturales, que ha sido reconocido a nivel nacional e internacional. La energía renovable y el agua como derecho humano también han sido parte de nuestros afanes.

Estas agrupaciones ciudadanas impulsan el desarrollo de Aysén, pero no con tecnologías devastadoras, sino con métodos adecuados a cada territorio, que respeten la biodiversidad y mantengan los recursos para las generaciones futuras.

La Estrategia de Desarrollo Regional establece que “la Región de Aysén aspira a ser una región descentralizada y a obtener una alta calidad de vida, sustentada en un crecimiento económico alto y equitativo, que se fundamentará en la conservación de la calidad medioambiental y en la integración del territorio”.

También el Plan Regional de Ordenamiento Territorial o la Carta Magna del Proyecto ACCA de la Patagonia, que suscribió el Presidente Ricardo Lagos en Cochrane en febrero de 2006, fueron formulados con amplia participación ciudadana y responden a las orientaciones de política regional.

Los ayseninos esperan que la Presidenta Michelle Bachelet cumpla su compromiso del Mensaje del 21 de Mayo de 2006 cuando dijo que “ningún proyecto de inversión podrá pretender hacerse rentable a costa del medioambiente y que no se evaluarán proyectos aislados, sino que se incorporará el manejo integrado de cuencas como eje de la nueva política ambiental”.

Aysén tiene excepcionales y frágiles cualidades ambientales y una importancia mundial para la conservación, como lo reconocieran el Banco Mundial y el WWF. Es de las pocas zonas en el mundo que mantiene en gran medida su estado original, por lo que parte de su territorio es considerado Reserva de la Biósfera y se le está postulando como Patrimonio de la Humanidad.

Destino Turístico

El turismo mundial presenta un crecimiento sostenido, ya que cada vez más personas viajan en busca de descanso, recreación y, muy especialmente, de espacios de reconexión con el mundo natural.

En los últimos cincuenta años la población urbana mundial se ha cuadruplicado. En algún momento del año 2007, más de la mitad de los habitantes del planeta vivirá en áreas urbanas. En Chile superamos ese umbral en los años cuarenta y hoy día el 87 por ciento de los chilenos vivimos en ciudades. Una de las consecuencias de convertirnos en habitantes urbanos, viviendo en ambientes construidos y altamente intervenidos, es el desvanecimiento gradual de nuestra relación con la naturaleza, que ha pasado a ser una especie de trasfondo lejano de nuestra vida cotidiana Según la Organización Mundial de Turismo, en 2006 esta industria movilizó 850 millones de personas, que generaron ingresos por 720 mil millones de dólares, superando las exportaciones de petróleo, con una tasa de crecimiento de 11 por ciento anual en las últimas cinco décadas.

Chile no escapa a esta tendencia mundial. En 2005 arribaron al país 2,1 millones de turistas, generando ingresos del orden de los 1.400 millones de dólares, una cifra equivalente al 65 por ciento de las exportaciones de fruta, al 83 por ciento de las exportaciones de la industria salmonera, al 84 por ciento de la industria forestal y de celulosa, e incluso superando las emblemáticas exportaciones de vino en un 57 por ciento. Aunque al país aún le falta dar al turismo el reconocimiento y apoyo que reciben otras áreas de la economía, actualmente el Servicio Nacional de Turismo está consciente de los actuales beneficios y potencialidades del sector, y reconoce al turismo basado en la naturaleza, como el que ofrece claras ventajas comparativas en Chile. Es así como este organismo ha venido promocionando al país en los mercados internacionales bajo el lema: “Chile, naturaleza que conmueve”.

Efectivamente, el ecoturismo atrae viajeros motivados por la apreciación de áreas naturales relativamente intocadas, en conjunto con sus valores socioculturales e históricos, a través del desarrollo de actividades de bajo impacto, que promueven la conservación e involucran activamente a las comunidades anfitrionas, proporcionando claros beneficios socioeconómicos locales y regionales.

Lo anterior es avalado por el millón y medio de personas que visitaron durante 2006 el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, 40 por ciento de ellas extranjeros. Esta cifra, que equivale al doble de las visitas efectuadas en 2001, constituye un indicador del creciente atractivo que despiertan estos ambientes naturales para el desarrollo de las distintas actividades de ecoturismo. Como muestra de las potencialidades del sector, si lográramos, por ejemplo, que el Parque Pumalín fuera visitado durante cuatro días por un 10 por ciento de las personas que anualmente visitan el Parque Nacional Puyehue, en la Región de los Lagos, esto significaría unas 38 mil personas, cuadruplicando el número actual de visitas, con un aumento significativo del ingreso anual para los habitantes de la provincia de Palena.

El ecoturismo, junto al compromiso de los ciudadanos y los gobiernos para proteger y conservar las áreas silvestres, se despliega entonces como una oportunidad única de asignar un valor económico directo —no extractivo, y ambientalmente responsable— a nuestro patrimonio natural, contribuyendo al desarrollo de localidades y regiones y, simultáneamente, asegurando la preservación de especies y ecosistemas.

Patrimonio de la Humanidad

En los últimos años se ha generado un importante proceso en la región de Aysén, tendiente a revalorizar el patrimonio natural por parte de la población local, relacionando su protección con la conservación de la identidad, la cultura y el futuro bienestar de sus habitantes. Esa vinculación del futuro de una comunidad humana con la conservación del patrimonio natural es la mejor garantía para su supervivencia.

Los mega proyectos hidráulicos vienen por cierto a transgredir los intereses y políticas regionales, que por años se han venido diseñando entre autoridades públicas y actores privados, las cuales están orientadas hacia una visión que se define como “Aysén Reserva de Vida”.

Diversas políticas e instrumentos participativos de desarrollo y ordenamiento territorial han reforzado esta visión de futuro:

La Estrategia de Desarrollo Regional 2000–2006 de la Región de Aysén, tuvo como imagen objetivo: “…aspirar a ser una región descentralizada y a obtener una alta calidad de vida, sustentada en un crecimiento económico alto y equitativo, que se fundamentara en la conservación de la calidad medio ambiental y en la integración del territorio”.

Las comunas en que se encuentran los ríos Baker y Pascua son parte del Área de Conservación de la Cultura y el Ambiente (ACCA de la Patagonia) proyecto que cuenta con el apoyo del Gobierno Regional y los Parques Naturales de Francia y la Comunidad Europea.

El Plan de Ordenamiento Territorial de Aysén (Serplac Aysén) define usos turísticos, ganaderos, forestales, conservación y protección en el área que comprende el proyecto de Endesa y Colbún.

En el primer tramo del Baker se encuentra en la Zona Nacional de Interés Turístico del Lago General Carrera (Sernatur) y en su desembocadura se encuentran los Monumentos Nacionales y Zona Típica de Caleta Tortel e Isla de Los Muertos (Consejo de Monumentos Nacionales). También existe una nueva propuesta de Zona de Interés Turístico Nacional y de Monumento Nacional (Plan de Ordenamiento Territorial).

Jaume Satorra

La Patagonia / Aysén Reserva de Vida

El Sueño de Aysén

La Región de Aysén, es un sueño hecho realidad, que sus habitantes están dispuestos a legar a los miles de ayseninos que vendrán: un futuro próspero no sólo en lo económico, sino también en la calidad de vida que aún existe y que, lamentablemente, cada día es más esquiva en las grandes ciudades que a veces nos muestran como modelo a seguir.

Son muchas las organizaciones regionales y ciudadanos de Aysén que han aportado en este sentido a través de la separación y el reciclaje de desechos sólidos en La Junta y Puyuhuapi, el proyecto “Sabores de Aysén” para productos y servicios regionales de calidad basados en nuestra identidad y el cuidado de los recursos naturales, que ha sido reconocido a nivel nacional e internacional. La energía renovable y el agua como derecho humano también han sido parte de nuestros afanes.

Estas agrupaciones ciudadanas impulsan el desarrollo de Aysén, pero no con tecnologías devastadoras, sino con métodos adecuados a cada territorio, que respeten la biodiversidad y mantengan los recursos para las generaciones futuras.

La Estrategia de Desarrollo Regional establece que “la Región de Aysén aspira a ser una región descentralizada y a obtener una alta calidad de vida, sustentada en un crecimiento económico alto y equitativo, que se fundamentará en la conservación de la calidad medioambiental y en la integración del territorio”.

También el Plan Regional de Ordenamiento Territorial o la Carta Magna del Proyecto ACCA de la Patagonia, que suscribió el Presidente Ricardo Lagos en Cochrane en febrero de 2006, fueron formulados con amplia participación ciudadana y responden a las orientaciones de política regional.

Los ayseninos esperan que la Presidenta Michelle Bachelet cumpla su compromiso del Mensaje del 21 de Mayo de 2006 cuando dijo que “ningún proyecto de inversión podrá pretender hacerse rentable a costa del medioambiente y que no se evaluarán proyectos aislados, sino que se incorporará el manejo integrado de cuencas como eje de la nueva política ambiental”.

Aysén tiene excepcionales y frágiles cualidades ambientales y una importancia mundial para la conservación, como lo reconocieran el Banco Mundial y el WWF. Es de las pocas zonas en el mundo que mantiene en gran medida su estado original, por lo que parte de su territorio es considerado Reserva de la Biósfera y se le está postulando como Patrimonio de la Humanidad.

Destino Turístico

El turismo mundial presenta un crecimiento sostenido, ya que cada vez más personas viajan en busca de descanso, recreación y, muy especialmente, de espacios de reconexión con el mundo natural.

En los últimos cincuenta años la población urbana mundial se ha cuadruplicado. En algún momento del año 2007, más de la mitad de los habitantes del planeta vivirá en áreas urbanas. En Chile superamos ese umbral en los años cuarenta y hoy día el 87 por ciento de los chilenos vivimos en ciudades. Una de las consecuencias de convertirnos en habitantes urbanos, viviendo en ambientes construidos y altamente intervenidos, es el desvanecimiento gradual de nuestra relación con la naturaleza, que ha pasado a ser una especie de trasfondo lejano de nuestra vida cotidiana Según la Organización Mundial de Turismo, en 2006 esta industria movilizó 850 millones de personas, que generaron ingresos por 720 mil millones de dólares, superando las exportaciones de petróleo, con una tasa de crecimiento de 11 por ciento anual en las últimas cinco décadas.

Chile no escapa a esta tendencia mundial. En 2005 arribaron al país 2,1 millones de turistas, generando ingresos del orden de los 1.400 millones de dólares, una cifra equivalente al 65 por ciento de las exportaciones de fruta, al 83 por ciento de las exportaciones de la industria salmonera, al 84 por ciento de la industria forestal y de celulosa, e incluso superando las emblemáticas exportaciones de vino en un 57 por ciento. Aunque al país aún le falta dar al turismo el reconocimiento y apoyo que reciben otras áreas de la economía, actualmente el Servicio Nacional de Turismo está consciente de los actuales beneficios y potencialidades del sector, y reconoce al turismo basado en la naturaleza, como el que ofrece claras ventajas comparativas en Chile. Es así como este organismo ha venido promocionando al país en los mercados internacionales bajo el lema: “Chile, naturaleza que conmueve”.

Efectivamente, el ecoturismo atrae viajeros motivados por la apreciación de áreas naturales relativamente intocadas, en conjunto con sus valores socioculturales e históricos, a través del desarrollo de actividades de bajo impacto, que promueven la conservación e involucran activamente a las comunidades anfitrionas, proporcionando claros beneficios socioeconómicos locales y regionales.

Lo anterior es avalado por el millón y medio de personas que visitaron durante 2006 el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, 40 por ciento de ellas extranjeros. Esta cifra, que equivale al doble de las visitas efectuadas en 2001, constituye un indicador del creciente atractivo que despiertan estos ambientes naturales para el desarrollo de las distintas actividades de ecoturismo. Como muestra de las potencialidades del sector, si lográramos, por ejemplo, que el Parque Pumalín fuera visitado durante cuatro días por un 10 por ciento de las personas que anualmente visitan el Parque Nacional Puyehue, en la Región de los Lagos, esto significaría unas 38 mil personas, cuadruplicando el número actual de visitas, con un aumento significativo del ingreso anual para los habitantes de la provincia de Palena.

El ecoturismo, junto al compromiso de los ciudadanos y los gobiernos para proteger y conservar las áreas silvestres, se despliega entonces como una oportunidad única de asignar un valor económico directo —no extractivo, y ambientalmente responsable— a nuestro patrimonio natural, contribuyendo al desarrollo de localidades y regiones y, simultáneamente, asegurando la preservación de especies y ecosistemas.

Patrimonio de la Humanidad

En los últimos años se ha generado un importante proceso en la región de Aysén, tendiente a revalorizar el patrimonio natural por parte de la población local, relacionando su protección con la conservación de la identidad, la cultura y el futuro bienestar de sus habitantes. Esa vinculación del futuro de una comunidad humana con la conservación del patrimonio natural es la mejor garantía para su supervivencia.

Los mega proyectos hidráulicos vienen por cierto a transgredir los intereses y políticas regionales, que por años se han venido diseñando entre autoridades públicas y actores privados, las cuales están orientadas hacia una visión que se define como “Aysén Reserva de Vida”.

Diversas políticas e instrumentos participativos de desarrollo y ordenamiento territorial han reforzado esta visión de futuro:

La Estrategia de Desarrollo Regional 2000–2006 de la Región de Aysén, tuvo como imagen objetivo: “…aspirar a ser una región descentralizada y a obtener una alta calidad de vida, sustentada en un crecimiento económico alto y equitativo, que se fundamentara en la conservación de la calidad medio ambiental y en la integración del territorio”.

Las comunas en que se encuentran los ríos Baker y Pascua son parte del Área de Conservación de la Cultura y el Ambiente (ACCA de la Patagonia) proyecto que cuenta con el apoyo del Gobierno Regional y los Parques Naturales de Francia y la Comunidad Europea.

El Plan de Ordenamiento Territorial de Aysén (Serplac Aysén) define usos turísticos, ganaderos, forestales, conservación y protección en el área que comprende el proyecto de Endesa y Colbún.

En el primer tramo del Baker se encuentra en la Zona Nacional de Interés Turístico del Lago General Carrera (Sernatur) y en su desembocadura se encuentran los Monumentos Nacionales y Zona Típica de Caleta Tortel e Isla de Los Muertos (Consejo de Monumentos Nacionales). También existe una nueva propuesta de Zona de Interés Turístico Nacional y de Monumento Nacional (Plan de Ordenamiento Territorial).

Greenpeace propone que el bono social de la tarifa eléctrica se use para subvencionar la eficiencia

MADRIDEspaña — Ante la propuesta de Resolución del Secretario de Estado de Energía sobre el “bono social”, Greenpeace ha pedido que la forma de aplicar esta medida sea apoyando el uso eficiente de la energía, en vez de simplemente congelarles el recibo durante dos años.

El bono social es una medida necesaria para proteger a los consumidores más vulnerables ante la posible subida del precio de la electricidad a partir del 1 de julio. Pero esta medida debería usarse para apoyar el consumo eficiente y no para mantener a esos consumidores engañados durante dos años con una tarifa menor a las demás.

“Los consumidores con derecho al bono social deberían ser compensados económicamente por las medidas de ahorro y eficiencia que tomen. De esta forma, al reducir su consumo sin perder calidad de vida, no verían subir la cantidad que pagan en el recibo de la luz”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace España. “Si se subvenciona la eficiencia, el beneficio para el consumidor permanece en el tiempo, mientras que congelando la tarifa sólo se retrasa la subida y se evita que esos consumidores hagan un consumo más eficiente”.

Según la propuesta de Greenpeace, los consumidores con derecho al bono social recibirían un ingreso de su suministrador de electricidad por cada factura presentada en medidas de ahorro y eficiencia energética que se correspondan con las ya recomendadas públicamente por el Ministerio de Industria a través del IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro Energético), hasta un total equivalente a la cantidad que les correspondería pagar de más si se les aplicase la nueva tarifa de último recurso a su consumo actual respecto a la que pagarían si se les congelase la tarifa durante los dos años que propone el Gobierno.

En cuanto a la forma de aplicar el bono social, Greenpeace cree que los beneficiarios deberían aportar la información que les acredita como tales (pensionistas, familias numerosas y desempleados) a la Comisión Nacional de Energía (CNE), que es un organismo público, y no a la compañía eléctrica privada, que no tiene por qué manejar información privada sobre la situación personal de sus clientes.

La CNE es quien debería supervisar el cumplimiento de los requisitos por parte del solicitante, y comunicar al comercializador de último recurso a qué suministros debería abonar el bono social. Sólo en el caso de los contratos de potencia menor a 3 kW esa información ya está en manos de las compañías eléctricas, que pueden aplicar el bono social  automáticamente.

Greenpeace también propone que la CNE publique el listado de compañías de servicios energéticos (conocidas como “ESCOs”) que podrían ofrecer medidas de ahorro y eficiencia a los consumidores finales, y que esta información sea facilitada a través de las facturas de la luz junto al listado de comercializadoras.

Greenpeace considera que las tarifas eléctricas (que a partir del 1 de julio se llamarán “tarifa de último recurso”) deben reflejar cuanto antes el verdadero coste de la electricidad, para evitar engaños al consumidor y la generación de un déficit injusto y absurdo. Además, mientras la tarifa de último recurso no refleje completamente los costes reales, se seguirá dando una señal contraproducente a los consumidores, que consumen más energía de la que usarían si el precio fuese el verdadero, con lo que al final acaban gastando más dinero. 

Para Greenpeace, en un contexto de crisis económica es injustificable cualquier medida que induzca al derroche. Además, reducir el consumo de energía y mejorar la eficiencia es la forma más económica de hacer frente a la crisis del clima y evitar un cambio climático catastrófico.

 

— Greenpeace

Continúan detenidos los diez activistas de Greenpeace tras la protesta en la Torre del Oro

SEVILLAEspaña — Los diez activistas que participaron esta mañana en la acción pacífica de Greenpeace en la Torre del Oro para denunciar los efectos del cambio climático siguen detenidos y han pasado la noche en las dependencias policiales de la comisaría de Blas Infante, en Sevilla

Los activistas se manifestaron pacíficamente en la Torre del Oropara poner de relieve el impacto que está teniendo el cambio climático en sectores como el turismo; dos escaladores intentaron descolgar una pancarta en la Torre del Oro.

Greenpeace considera desmesurada y abusiva esta larga detención ya que los activistas se manifestaron de forma totalmente pacífica para llamar la atención sobre uno de los problemas más graves del medio ambiente, el cambio climático,- ha declarado Juan López de Uralde, director de Greenpeace España- Es incomprensible que se apliquen estas medidas a los que intentan salvaguardar al medio ambiente mientras cada día quedan impunes graves delitos medioambientales.            

Greenpeace estudiará esta mañana el resultado de las diligencias para conocer el motivo de alargar la detención cuando ya todos los activistas habían declarado por lo que valorará la posibilidad de emprender medidas legales.

— Greenpeace

Pascua Lama o la codicia por el oro

SANTIAGOChile — Los ejecutivos de la empresa minera, Barrick Gold Corporation están muy entusiasmados con el desarrollo de su proyecto binacional Pascua-Lama, el cual está ubicado una parte en San Juan (República Argentina) y otra parte en la Tercera Región de nuestro país. La inversión de US$ 1.500 millones, daría el vamos a una iniciativa que tendrá una vida útil de 20 años.

Los ejecutivos de la empresa minera, Barrick Gold Corporation están muy entusiasmados con el desarrollo de su proyecto binacional Pascua-Lama, el cual está ubicado una parte en San Juan (República Argentina) y otra parte en la Tercera Región de nuestro país. La inversión de US$ 1.500 millones, daría el vamos a una iniciativa que tendrá una vida útil de 20 años.

El proyecto busca explotar las cerca de 17 millones de onzas de oro y 635 millones de onzas de plata para lograr una producción anual promedio, según ha declarado la firma, de aproximadamente 750.000-775.000 onzas de oro y 30 millones de onzas de plata anuales durante los primeros diez años.

Esta iniciativa minera ha sido presentada por el proponente, naturalmente, como un emprendimiento que traerá desarrollo a las Regiones donde se emplazará. Se habla como siempre, de la creación de miles de empleos y de generar importantes “desarrollos sociales y económicos para Chile y Argentina”.

¿Por qué entonces habría que oponerse a un proyecto que ofrece tantas bondades? ¿Si los recursos naturales están para ser usados por qué tendría que existir oposición a una inversión que busca darles valor a minerales que, puestos en el subsuelo, carecen de “valor crematístico”.

Lamentablemente, como suele suceder con estas mega inversiones, no siempre se informa de las consecuencias que tendrá que sufrir la comunidad como resultado de la operación.

Con el fin de obtener la aprobación de la autoridad ambiental, los inversionistas declaman, a quien quiera oírlos, que se han tomado todas las medidas de prevención posibles, que la tecnología del proyecto es insuperable, que existen ubicuas redes de monitoreo infalibles, en fin, que jamás se esperaría que nada alterase el orden natural, casi como si el proyecto fuera parte del ecosistema. Bien sabemos que esas promesas duran, lo que tarda el proceso productivo en ponerse en funcionamiento, ¿o es que acaso, no está fresca en la memoria de los chilenos el ecocidio perpetrado en el Santuario de la Naturaleza Carlos Andwanter, por una empresa que prometía los mejores estándares ambientales?

Este caso, sin duda, no es diferente. Como hemos visto, la empresa afirma la bondad de su iniciativa. Sin embargo, existen amenazas reales que aconsejan detener la explotación proyectada.

Una de las principales guarda relación con el menoscabo sobre la actividad agrícola. La intervención directa de tres glaciares (Toro 1, Toro 2 y Esperanza), ubicados sobre el área del rajo de la mina, que la empresa removerá, el manejo de sustancias tóxicas de alta peligrosidad como el cianuro de sodio, y el alto riesgo de contaminación de las aguas que conforman la Cuenca del Río Huasco son parte de las “externalidades”, como efumísticamente se denomina a las alteraciones en los ecosistemas, que las comunidades agrícolas debieran soportar como resultado de este cuestionado emprendimiento minero. En este contexto, la producción de frutos diversos, de hortalizas, de pisco, de vino pajarete, como muchos otros productos agropecuarios, generados bajo óptimas clima, suelo y agua, que permiten abastecer mercados de países del norte, aprovechando tempranamente la contra estación, se verán amagados por una actividad incompatible con la vocación del Valle del Huasco.

¿Qué sentido tiene aprobar una actividad, que después de 20 años migrará, dejando a la ciudadanía sin reales alternativas productivas?

La autoridad competente, en su irrenunciable búsqueda del bien común, debiera denegar los permisos ambientales a esta compañía que no representa, tal como las mismas comunidades lo han manifestado, beneficio alguno para ellas ni para el país. Este es un caso clásico de beneficios privados (para la empresa) versus costos sociales (comunidades), donde la perspectiva de la sustentabilidad debe iluminar a quienes tomarán una decisión sobre el futuro de la Región.

Mayores antecedentes:

http://www.miningwatch.ca/Alerta_Minera_resumen.html


Pesca de atún en Turquía: un suicidio pactado

Karaburun, Turquía – El gobierno turco ha establecido su propio límite de captura para el atún rojo del Mediterráneo en peligro de extinción, en un total desprecio a las cuotas acordadas internacionalmente y el asesoramiento científico.


El actual plan de gestión para el atún rojo ya es muy malo. Al presionar a los políticos para que hagan caso omiso de las advertencias de los científicos, la industria mediterránea del atún ha creado un pacto de suicidio, no un plan de gestión. Ahora Turquía le está diciendo a su flota oficial que pesque todo lo que pueda antes de que todo se termine. Y para sumar  al absurdo, todavía resta considerar la pesca ilegal – y Turquía ya lleva pescados con un desembarco ilegal, entre 5 y 10 toneladas de atunes rojos jóvenes en el puerto turco de Karaburun. Y la temporada de pesca de atún rojo de este año recién empieza.

Turquía actualmente opera la mayor flota mediterránea de pesca de atún rojo, una especie económica y ecológicamente valiosa frente al inminente colapso que resultará de la sobrepesca. El atún rojo del Norte ha sido durante mucho tiempo una parte importante de la economía del Mediterráneo y su estilo de vida. En la antigua Roma, el salado y la pesca del atún rojo eran dos de las más estables industrias del imperio. Hoy en día, prácticamente todo el atún rojo se exporta a Japón, y ha generado grandes beneficios en la última década. Esto ha alimentadouna industria que no se preocupa por el futuro de una especie que se ha reducido a niveles críticos, y pone en riesgo su propio futuro y los de cientos de pescadores.

Una vergüenza internacional

La gestión del atún rojo se ha encomendado a la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA), una organización intergubernamental de la que la Unión Europea es un miembro activo e influyente. En septiembre de 2008, una revisión independiente de los resultados de la CICAA señaló que la gestión de la actividad pesquera de atún rojo en el Mediterráneo fue “vista ampliamente como una vergüenza internacional”. El gobierno turco se opuso a la cuota de atún rojo que se acordó en la última reunión de ICCAT, el último noviembre.

El último adiós

Junto con las cuotas de ICCAT, el tamaño mínimo de desembarco legal se ha fijado en 30 kg para permitir al menos un ciclo de reproducción antes de cualquier captura. Pero capturas por debajo de este límite se han informado recientemente por medios de comunicación italianos y turcos. Haciendo caso omiso a los límites de las cuotas internacionales, Turquía pondrá fin al negocio del atún muy pronto debido a la extinción comercial de la especie.

Desde 2006, los científicos han alertado sobre el estado de la población de atún rojo. Ellos advirtieron que no se debe pescar más allá de un máximo de 15.000 toneladas, y que hay que proteger a las zonas de desove de la especie durante los meses críticos de mayo y junio. Sin embargo, las zonas de desove son devastadas por las flotas industriales cada año y la captura actual se ha estimado en unas impactantes 61.100 toneladas en 2007el doble de la captura legal para ese año, y más de cuatro veces el nivel recomendado científicamente. Este año, el llamado «plan de recuperación” para la pesca de atún rojo permitirá legalmente la pesca de un 47 por ciento por encima del límite máximo sostenible.

Sin peces no hay futuro

Turquía, y todas las demás naciones  pesqueras, incluidos los países europeos, deben cancelar de inmediato la pesca de atún rojo hasta que la gestión sea conforme a las advertencias de los científicos, la pesca haya disminuido a niveles sostenibles y se hayan establecido reservas marinas para proteger a la cría de atún rojo.

Desde el 2006, Greenpeace Turquía ha recopilado numerosos casos de pesca ilegal en el Mediterráneo: pesca durante las temporadas de veda, capturas de atún por debajo de las medidas permitidas, uso ilegal de aviones de observación, buques pesqueros y granjas de atún sin licencia, transbordos no reglamentados, desembarcos ilegales y declaraciones falsas, sobrepesca no declarada y aumentos de la capacidad de la flota de pesca. El sector pesquero está completamente fuera de control y llevando al atún rojo a su extinción.

Greenpeace trabaja por la creación de una red de reservas marinas intocables que proteja el 40 por ciento de los océanos del mundo, como la solución a largo plazo a la sobrepesca de atún y otras especies, y la recuperación de un planeta sobreexplotado.

Publicado por Mariana Diaz Vaccaro

Areva MOX de transporte: una amenaza para la seguridad de viaje

Internacional – Greenpeace exige que se ponga fin inmediatamente a todos los envíos de plutonio de combustible de óxidos mixtos (MOX), Areva tras el anuncio de hoy de la mayor de toda la historia de MOX de la ruta del traslado de Francia a Japón.

Cerca de 1,8 toneladas de plutonio en combustible de óxidos mixtos (MOX), suficiente para hacer 225 armas nucleares, viajará a Japón a través del Cabo de Buena Esperanza y el sur-oeste del Océano Pacífico. Se debe llegar a aguas japonés a finales de mayo. Este embarque representa un riesgo inminente de contaminación a las comunidades costeras a lo largo de la ruta debe ir nada mal. 

El cargamento, que salió ayer por la tarde, se recordó de inmediato. Es vulnerable a los accidentes y atentados terroristas y se erige como un recordatorio a todos los gobiernos a lo largo de la ruta de los riesgos inaceptables plantea la energía nuclear para el mundo. 

“MOX envíos son simplemente no vale la pena el riesgo, que son un importante objetivo terrorista y plantean una enorme amenaza para el medio ambiente de todos los países en el camino”, dice el Dr. Rianne Teule nuclear activista de Greenpeace International. 

En el aniversario del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que entran en vigor, el comercio de material de grado bomba nuclear entre Francia y Japón ponen en peligro el régimen internacional de no proliferación. Como resultado de los programas nucleares civiles, el mundo tiene ahora más armas. 

La energía nuclear son demasiado poco, demasiado tarde para hacer frente al cambio climático y es una peligrosa distracción de las verdaderas soluciones para evitar el cambio climático galopante. 

“La industria nuclear no está en condiciones de ofrecer una solución a nada, desde luego, no el cambio climático. Ni siquiera es capaz de resolver sus propios problemas de los residuos radiactivos, la proliferación nuclear y el aumento de los costos. Necesitamos, soluciones ahora. Una revolución energética basada en energía renovable y eficiencia energética es la mejor manera de abordar la amenaza del cambio climático y mejorar la seguridad energética “, añadió Teule. 

El peligroso transporte es otro intento de la industria de la muerte para sobrevivir. Como la industria nuclear francesa y el Presidente Sarkozy agresivamente tratar de vender el reactor a presión europeo (EPR), el último de los reactores nucleares, bajo la falsa premisa de una solución al cambio climático, que convenientemente ignoran los peligros reales asociados con él, incluidos los riesgos para la salud y el potencial ataque terrorista. Reactores EPR están destinados a ejecutarse en 50-100 por ciento de combustible MOX. 

Greenpeace África se han comprometido por el Gobierno para detener el envío de cartas a los departamentos de Medio Ambiente en la SA, la República Democrática del Congo y el Senegal, así como el ministerio de Recursos Minerales y Energía de Sudáfrica.

A %d blogueros les gusta esto: