“Tendremos el próximo viaje tripulado en 2020, así como la primera mujer en la Luna”

Recreación de la SMART-1 en su viaje hacia la Luna. (Imagen: ESA)


  • Minuteca todo sobre: Luna
C. GALÁN / D. YAGÜE. 21.07.2009 – 09.09 h

El hombre pisó la Luna el 20 de julio de 1969, desde entonces, otras seis misiones Apollo volvieron al suelo lunar, con el único fallo del Apollo 13, cuyo tanque de oxígeno líquido explotó, aunque su tripulación pudo regresar a salvo a la Tierra. La última misión tripulada a la Luna fue la del Apollo 17, el 7 de diciembre de 1972, desde entonces no se ha vuelto al satélite.

Treinta y siete años después de esa última misión, la Luna parece volver a centrar el interés del mundo y comienza una nueva carrera espacial. A esta competición se han sumado 23 países y algunas iniciativas privadas, principalmente estadounidenses. EE UU y China son de momento los favoritos a la hora de lograr este objetivo.

EE UU y China a la cabeza

EE UU tiene previsto volver a poner en órbita una misión tripulada en 2020 y empezar a construir una base lunar a partir de 2025. Los cohetes Saturno V del programa Apollo dejaron de fabricarse en 1972, por lo que la NASA está desarrollando una nueva generación de cohetes en el marco del programaConstellation. Pero este programa ha empezado a sufrir retrasos y sobrecostes, por lo que el presidente Obama evalúa si se recortará.

El objetivo final es establecer colonias humans en el Sistema Solar

Michael Griffin, ex director de la NASA y uno de los artífices del proyecto Constellation declaró al Congreso estadounidense en la presentación del Constellation que “el objetivo final es establecercolonias humanas en el Sistema Solar”. El senador demócrata y ex astronauta Bill Nelson , apuntó en la primera sesión de la comisión designada por Obama que “la NASA no puede simplemente llevar a cabo los objetivos de volver a la Luna en 2020” con el presupuesto que tiene (6.000 millones de dólares en 2009).

Por su parte, China se convirtió en octubre de 2003 en el tercer país del mundocapaz de poner a un ser humano en órbita. Contemplan su llegada a la Luna en2020 y la construcción de una base habitada en el satélite para 2030. El principal interés de los chinos es el de explotar helio 3, un isótopo escaso en la Tierra pero abundante en la superficie lunar, que podría emplearse como combustible nuclear.

China contempla su llegada al satélite en 2020

Sin embargo, hay expertos que dudan de que los chinos alcancen sus objetivos tan rápido. Luis Ruiz de Gopegui, ex responsable de las actividades de la NASA en España, asegura que “a China le faltan unos 20 o 30 años para llevar hombres a la Luna”, y lo argumenta en que “su tecnología aún es muy primitiva”.

Los 18 estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA) –entre ellos España–, no se plantean ir solos a la Luna pero sí en el marco de un programa de cooperación internacional. Rusia ha anunciado la construcción de un nuevo cohete lo bastante potente para enviar misiones tripuladas al satélite. Rusia yJapón ya cooperan con la NASA y con la ESA en la Estación Espacial Internacional y podrían unirse a los planes de una futura Base Lunar Internacional. En cuanto a India, de momento se desconoce la viabilidad de sus planes de exploración lunar.

Regreso a la Luna

El científico y periodista David Whitehouse apunta en su libro La Luna. Una biografía que “un regreso a la Luna es la única forma de que el gran público vuelva a entusiasmarse por el espacio otra vez”.

No veo tan necesaria una tripulación humana si no es para hacer una estación fija

Por su parte, Manuel Cornide, profesor titular del Departamento de Astrofísica de la UCM, consultado por 20minutos.es, señaló que es “escéptico” acerca del envío de sondas tripuladas por seres humanos, “creo que no es necesario que vayan tripuladas ya que se corren riesgos, es mucho más caro y hay que asegurar su subsistencia. Lo que haga una persona lo pueden hacer muchas máquinas”.

“La tripulación humana no la veo tan necesaria si no es para hacer algo concreto como una estación concreta fija en la Luna”, añade Cornide, “enviar personas a vivir en una estación fija con observaciones a largo plazo crearía problemas de subsistencia, como el no depender de una nave que lleve alimentos. Para que sea factible tendría que haber agua en la Luna, por lo que a muy largo plazo es un deseo muy complicado”.

Entrevista a Bernard Foing.

Principal científico para la SMART-1 de la ESA

¿Qué aportó la llegada del hombre a la Luna?

No era un programa creado por razones científicas pero ha dado unos resultados que han cambiado nuestra visión de la Luna y la Tierra. Las muestras de materiales y rocas han permitido estudiar el origen de la Luna y comprender cómo fue su evolución. Ahora pensamos que es una especie de hija de la Tierra, y que nació de una colisión de un cuerpo celeste con nuestro planeta. El programa Apollo es un proyecto a largo plazo en el que han trabajado miles de personas, pero que ha inspirado a millones más en todo el mundo.

¿Cuál es el futuro de las misiones a la Luna?

Por culpa de la recesión se ha vuelto más difícil invertir en innovación e investigación, aunque ahora lo que se quiere es la construcción de una base lunar internacional. El programa Apollo, que era más político que científico, era un programa puntual pero no sostenible, por eso se acabó, porque no existía el concepto de poner una instalación permanente en la Luna. El desarrollo tecnológico ha servido para potenciar otros programas que han permitido la exploración del sistema solar, como el programa Voyager, y estos sí, para aplicaciones científicas.

¿Qué diferencia habrá entre esta y las anteriores misiones?

Es el momento de viajar de forma más efectiva y con más personal. La idea de la SMART-1 es la de poner una base robótica estable para medir los recursos del suelo lunar y los minerales, y ver si se podrían utilizar estos recursos para vivir del suelo aprovechando el material lunar. Las próximas investigaciones van encaminadas a saber cómo se pueden aprovechar unas condiciones tan duras como la alta radiación o el vacío lunar.

¿Cuándo y cómo volverá el hombre a la Luna?

Tendremos el próximo viaje tripulado en 2020, así como la primera mujer en llegar a la Luna. Estamos pensando en un sistema con una base avanzada con la posibilidad de quedarse unos meses con la rotación de esta tripulación para tener un permanencia humana en la Luna. Podremos investigar así aspectos importantes de nuestra civilización, aspectos tecnológicos y humanos. Para mantener a esta tripulación habría que convertir esta base avanzada en algo aún mas grande, un pueblo con humanos de varios países y ciudades. La idea es tener un pueblo robótico en 2015.

¿Qué aportará?

Nuevos datos científicos para entender mejor la fundación de la Luna e historia de la Tierra; cómo se puede llevar vida terrestre y crearla en la Luna; desarrollar nuevas tecnologías gracias a la cooperación internacional pacífica; y la oportunidad de llevar nuevos negocios a través de misiones privadas a la Luna.

¿Qué papel juega España?

Europa -y dentro de ella, España- con la misión SMART-1 ha mostrado que tiene su lugar en la investigación del cosmos. Cada europeo aporta un cuarto de euro para llevar a Europa a la Luna. España es un país que apoya activamente la exploración del sistema solar, hay además mucho apoyo e interés del público español.

Jaume Satorra

A %d blogueros les gusta esto: