Cómo evitar lesiones oculares

Consumo recomienda adquirir gafas de sol de calidad y en establecimientos especializados para evitar lesiones oculares.

La conselleria de Industria, Comercio e Innovación, a través de la Dirección General de Comercio y Consumo, advierte de que el uso de gafas de sol de mala calidad puede provocar lesiones oculares importantes.

Desde Consumo se aconseja que cuando el consumidor adquiera unas gafas de sol exija una serie de garantías que en la actualidad se han visto relegadas por la popularización de este artículo como complemento de moda y su comercialización masiva sin que se garantice una adecuada protección visual.

La directora general de Comercio y Consumo, Silvia Ordiñaga, aconseja que “unas gafas de sol de mala calidad, cuya capacidad de protección solar sólo se limita a reducir la intensidad luminosa visible mediante el tono oscuro de sus vidrios, son más peligrosas que no llevar nada puesto que la exposición al sol sin protección puede originar importantes lesiones en la córnea, retina y cristalino, provocando conjuntivitis, úlceras crónicas y la aparición prematura de cataratas”.

Las lesiones que pueden originar unas gafas inadecuadas no aparecen enseguida, sino después de algunos años, y en la mayoría de los casos son irreversibles. Algunos dolores intensos de cabeza y fotofobias también están producidos directamente por la utilización de gafas de sol, que no disponen de los filtros adecuados para evitar el paso de la radiación ultravioleta a los ojos.

Recomendaciones de compra

Según la dirección general de Comercio y Consumo, las gafas que no están homologadas y no cumplen las normas ISO de la Unión Europea, también pueden provocar otros problemas visuales como la distorsión de los objetos, ya que el cristal no está bien construido y modifica la percepción de los colores y formas.

Las gafas de sol ideales deben ser neutras desde el punto de vista óptico, cubrir de frente y lateralmente de los rayos nocivos del sol, tener un alto grado de protección contra los rayos ultravioleta, ausencia de rugosidades y bordes vivos, con cristales u orgánicas, nunca de plástico. Para que la lente solar proteja de forma adecuada, debe estar perfectamente adaptada al rostro, la montura no debe quedar ni descentrada ni alejada de la cara.

Es fundamental la adquisición de unas gafas de sol en establecimientos especializados donde se tengan en cuenta estos factores bajo la supervisión de un especialista capaz de aconsejar el filtro de protección solar más adecuado al cliente.

Además de hacer frente a las radiaciones solares, unas gafas deben permitir una óptima agudeza visual, no debemos dejarnos engañar por el color de las lentes, ya que algunas lentes blancas filtran el 100% de la radiación UV mientras que otras muy oscuras no filtran correctamente la luz UVA pero si la visible, favoreciendo una mayor dilatación pupilar y, como consecuencia, un incremento de la radiación UVA que recibe el ojo.

El consumidor debe elegir las gafas más adecuadas al uso preferente que se les va a dar, ya sea playa, montaña, deporte o conducción.

Desde Consumo se recomienda prestar especial atención a los niños porque su cristalino es muy delicado y sus ojos absorben toda la radiación, por lo tanto, no se les debe comprar gafas de sol de juguete o que no cumplan estrictamente con la reglamentación de la Comisión Europea.

Requisitos esenciales

Para comercializar gafas de sol en la Unión Europea el fabricante debe asegurar que el producto cumple los requisitos esenciales de conformidad a las normas de calidad y seguridad.

Desde Consumo se recuerda la obligación de que estos productos lleven el marcado de la CE, bien grabado o adherido al artículo en una etiqueta o en el envase. Además, en el etiquetado o en el envase debe llevar la identificación de la clase o la categoría de su filtro, ya que varía en función de cada persona y para que las quiere utilizar. La categoría del filtro va en función de la intensidad con la que deja pasar la luz, desde la clase 0 (que permite pasar más luz) hasta la clase 4 (que prácticamente no deja pasar la luz y no es apta para la conducción de vehículos).

En su etiquetado o en el folleto informativo, en la lengua oficial del estado, deberá figurar el nombre y dirección del fabricante o de su mandatario en la UE, las instrucciones de almacenamiento, uso, limpieza y mantenimiento aconsejados por el fabricante, así como los consejos y advertencias de seguridad en caso de que, por ejemplo, estén fabricadas con un tipo de filtro que no sea apto para la conducción de vehículos.

Jaume Satorra

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: