Hacienda destapa una trama empresarial de blanqueo y evasión de capitales a China

La red cobraba comisiones e invertía incluso en caballos de pura sangre

Uno de los industriales detenidos es la víctima del robo de 1,5 millones

03.08.09 -Manrrique C Sánchez-Alicante

Una operación de la Agencia Tributaria en la que ha colaborado las unidades de Crimen Organizado y Delincuencia Económica del Cuerpo Nacional de Policía ha puesto al descubierto una importante trama de blanqueo de capitales en la que participaban empresarios españoles y chinos, según ha podido saber este diario por fuentes próximas a la investigación.
Las pesquisas culminaron hace días con la detención de al menos tres intermediarios que lavabansupuestamente el dinero negro procedente de actividades ilícitas para enviarlo después a sus contactos en el Gigante asiático a cambio de sustanciosas comisiones.
Se trata de empresarios dedicados a la importación y exportación de mercancías por vía marítima de materias primas y productos ya manufacturados, aunque no han trascendido demasiados detalles al respecto porque la investigación ha sido declarada secreta por una juez de Alicante.
Esta magistrada ordenó hace unos días diversos registros en los que funcionarios policiales y del Servicio de Vigilancia Aduanera, adscrito a Hacienda, se incautaron de importantes pruebas que evidencian un enorme fraude a las arcas públicas.
Según las fuentes consultadas, fueron halladas anotaciones con las comisiones que los ahora detenidos se llevaban al bolsillo por el blanqueo y la evasión de capitales desde España a China.
Los investigadores también se incautaron de un gran número de facturas en blanco que el entramado tenía listas para su falsificación.
Precisamente a través de facturas inflaban la actividad económica de las empresas de importación que estaban bajo su control. Hacían constar, por ejemplo, la recepción de más contenedores con mercancía de los que realmente recibían para poder así dar salida a ingentes cantidades de dinero negro.
Uno de los sospechosos, un importante industrial vinculado al sector del calzado de las comarcas del Vinalopó, fue víctima de un sonado robo durante el pasado mes de diciembre.
Una banda compuesta por ladrones de nacionalidad argentina le asaltaron a las puertas de una sucursal bancaria del barrio alicantino de San Gabriel cuando se disponía a ingresar la friolera de 1,5 millones de euros en efectivo.
El empresario denunció los hechos ante la Policía, que apresó el pasado mes de febrero a siete presuntos integrantes del grupo de asaltantes, comandado al parecer por un restaurador de muebles y su hijo, mecánico de motos.
Como ya publicó este diario, los agentes de seguridad dieron con esa banda porque coincidieron con sus miembros durante la vigilancia de los movimientos del acaudalado industrial.
Los policías que seguían al empresario identificaron de inmediato con la ayuda de las cámaras de seguridad del banco un vehículo sospechoso que habían visto con anterioridad durante sus seguimientos al ahora detenido.
La banda de ladrones cayó en manos de las unidades de Delincuencia Económica, Delincuencia Violenta y Crimen Organizado de la Policía, que recuperaron hasta 300.000 euros del botín sustraído. Pero la investigación sobre la víctima del robo y sus estrechos colaboradores continuó y ya ha dado nuevos frutos.
La misma magistrada está coordinando las diligencias de ambos casos. En las que se refieren al robo de 1,5 millones de euros están imputados los siete detenidos en febrero, cinco de los cuales seguían hasta hace poco en prisión preventiva.
Además, la juez lanzó una orden de busca y captura internacional contra un octavo implicado que logró eludir a las fuerzas de seguridad para refugiarse en Argentina.
En esa causa judicial se ha llegado a personar como acusación particular un grupo de empresarios chinos que decían sentirse perjudicados por el robo. Sostienen que los 1,5 millones de euros son de su propiedad y se lo habían dado al industrial para que trajera unos contenedores con materias primas desde China.
Esos mismos empresarios podrían ser los que colaboraban en el entramado de blanqueo de capitales. Los detenidos, que comparecieron ante la juez instructora el pasado viernes, desviaban los fondos hacia la compra de bienes inmuebles, los remitían directamente a China o invertían en lujosos artículos. Las pesquisas han llevado, por ejemplo, a la incautación de catorce caballos de pura sangre valorados en cantidades millonarias.
Jaume  Satorra
A %d blogueros les gusta esto: