Policías y estudiantes se enfrentan en la Universidad Nacional de Honduras

Tegucigalpa – 06/08/2009

Los agentes asaltan el campus con bombas de agua y gases lacrimógenos durante una protesta contra el golpe de Estado que derrocó a Zelaya

Las fuerzas de seguridad de Honduras asaltaron la Universidad Nacional Autónoma cuando este miércoles (madrugada del jueves en España) centenares de estudiantes protestaban contra el golpe de Estado que el pasado 28 de junio derrocó al presidente Manuel Zelaya y puso en su lugar a Roberto Micheletti. La policía consiguió entrar en el recinto universitario a base de cañones de agua y bombas lacrimógenas, pero los estudiantes se enfrentaron a los agentes con piedras, lo que convirtió el campus en un caos. El “durísimo enfrentamiento” se prolongó varias horas y no hay constancia de heridos graves.

El Gobierno mexicano recibe al depuesto presidente hondureño

El director de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, Rafael Palacios, que se encontraba en el lugar, relató a Europa Press que “la policía aplicó toda la fuerza contra los estudiantes” y que incluso algunos testigos oyeron “disparos esporádicos”. Hasta la propia rectora de la institución, Julieta Castellanos, fue agredida por varios agentes, que la tiraron al suelo, la golpearon y alegaron después que había sido un error. “Sentí que me empujaron y caí sobre un compañero al que habían empujado antes, y luego vi cómo golpeaban con toletes a otros profesores. Este acto es repudiable y no lo vamos a permitir en la universidad”, declaró la rectora, que hizo un llamamiento a que “se respete el derecho de las personas a protestar”.

La rectora asegura que llamó a la Policía Nacional para pedir que retirara a sus agentes, pero poco después de que un primer grupo se marchara entre una lluvia de piedras, llegó otro desde una posición distinta y volvió a entrar en el centro. “Vamos a demandar por eso a la policía”, ha advertido Castellanos. “Sabemos perfectamente que no podemos entrar en la universidad. Yo no di absolutamente ninguna orden de entrar”, ha afirmado el responsable del operativo policial, el comisionado José Flores, que asegura que entre “unos ocho y diez” agentes resultaron contusionados y que los estudiantes les lanzaron “al menos tres cócteles molotov”.

Tras más de dos horas de enfrentamientos, una organización de derechos humanos medió entre ambas partes y logró que la policía se replegara en paz. Durante los incidentes, los manifestantes destrozaron varios vehículos y un restaurante de comida rápida de una franquicia estadounidense. Otro automóvil fue quemado en el campus y los estudiantes saquearon otros tres restaurantes del recinto acusando a sus propietarios de “golpistas” y de no pagar impuestos, acto que la rectora calificó de “repudiable”.

Zelaya critica a Arias

Mientras, el depuesto presidente Zelaya acusaba al mandatario costarricense, Óscar Arias, de ser “suave” en su mediación con los golpistas hondureños, por lo que ponía prácticamente en manos del Gobierno de Estados Unidos la vuelta a la normalidad democrática en su país.

Zelaya, que se encuentra en México tras recibir una invitación de Felipe Calderón, aseguró que se le está “acabando la paciencia” y que ha llegado “el momento en que empiece a apretar”. A su juicio, los golpistas “están derrotando a los presidentes de América Latina, que no han podido revertir el golpe, y a Estados Unidos, al que, aunque ha tomado medidas, todavía le falta suficiente acción”. Si “realmente” Obama quisiera, “esos golpistas tardarían cinco minutos porque la economía de Honduras, todas nuestras actividades militares comerciales y de migración, dependen de Estados Unidos”, dijo.

Arias, por su parte, volvió a pedir este miércoles al Ejecutivo de Micheletti que “recapacite y firme en las próximas semanas” el Acuerdo de San José, en el que se establecen una serie de puntos para resolver la situación creada tras el golpe militar, entre ellas la restitución de Zelaya.

Jaume Satorra

3 comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: