Una niña sobrevive perdida en un bosque abrazada a su perro

Como en un cuento, una niña chilena de 5 años se internó en un bosque y luego no supo encontrar el camino de regreso a casa, por lo que abrazada a su perro pasó una fría noche y logró ser rescatada ilesa por la Policía, relataban el domingo medios locales.

lunes, 10 de agosto, 13.32

La pequeña Eva Luna, de 5 años, jugaba la tarde del viernes cerca de su casa en el sector de Laguna Verde, en Valparaíso, 120 kilómetros al oeste de Santiago, cuando jugando se alejó del patio de su casa y se internó en un bosque de pinos y eucaliptos.

No supo después encontrar el camino a casa y se hizo de noche. Su madre, la Policía y todos los vecinos del lugar la buscaron infructuosamente durante toda la noche, cuando el frío arreciaba en la costa central chilena, relataba el domingo el diario La Tercera.

La mañana del sábado fue encontrada durmiendo abrazada a su perro ‘Pelé’ junto a un árbol, apenas con una leve deshidratación e hipotermia.

“Está bien gracias a la naturaleza”, relató la madre de la niña, Eliana Orellana

“Felizmente ella no presenta mayores daños que los propios del frío que pasó en la noche. Es casi un milagro que esté bien, porque hacía mucho frío acá”, señaló por su parte el jefe de la brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, Víctor Arriagada.

Jaume Satorra

Anuncios

Muere tras las rejas el único perro ‘preso’ en Argentina

‘Chiquito’, un perro mestizo que estaba “preso” desde hacía más de seis años en una comisaría argentina por morder a un hombre, murió sin que su caso tuviera una resolución en la Justicia, reveló el miércoles una fuente policial. f

“El animal, de pelaje claro, falleció el fin de semana en el destacamento policial La Orilla, de la ciudad de Esperanza, provincia de Santa Fe (centro-este), a unos 450 kilómetros al norte de Buenos Aires”, indicó la oficina de prensa de la Unidad Regional XI de la policía provincial.

‘Chiquito’ murió a los 18 años, aquejado por enfermedades propias de la vejez, después de pasar más de seis años en el puesto policial acusado de provocar a una persona “lesiones leves culposas”, cuando vagabundeaba sin dueño.

El animal se había ganado el cariño del personal de la comisaría, adonde había ingresado el 9 de enero de 2003, indicó la fuente.

El can estaba atado con una cadena a una estaca, pero luego “se convirtió en la mascota del destacamento y hasta (los policías) llegaron a decir que para los agentes era un miembro de la familia policial”, precisó el diario ‘El Litoral’ de Santa Fe.

El caso había originado una campaña de apoyo al perro en la red social Facebook, bajo la consigna “¡Justicia para Chiquito! ¡Liberemos a este pobre perro!”.

Jaume Satorra

A %d blogueros les gusta esto: