Rusia considera “nula” la posibilidad de encontrar supervivientes en el accidente de la central hidroeléctrica

RUSIA

MOSCÚ, 19 Ago.2009-(EUROPA PRESS) – f

El Ministerio de Emergencias de Rusia informó anoche de que son muy pocas las posibilidades de encontrar supervivientes entre los desaparecidos en el accidente ocurrido ayer en la mayor central hidroeléctrica rusa en Siberia.

A pesar de que el ministro de Emergencias ruso, Sergei Shoigu, dijo ayer que todavía se desconocía la suerte de 64 personas, una fuente del Ministerio ha precisado que las esperanzas de encontrar con vida a los desaparecidos son “nulas”, según informa la agencia de noticias RIA Novosti.

El accidente que, según las conclusiones preliminares fue consecuencia del llamado golpe hidráulico, es decir, aumento drástico de presión, provocó la muerte de doce personas y dejó un saldo de 15 heridos.

La central quedó paralizada ayer después de quedar destruida parcialmente la sala de máquinas, que enseguida quedó anegada por el agua. Los expertos apuntan que lo ocurrido podría afectar los planes de importantes grupos metalúrgicos como Rusal, así como disparar al alza las tarifas de la energía eléctrica en esta zona de Rusia.

Puesta en marcha en 1978, la hidroelectrica Sayano-Shushenskaya es la más potente de Rusia y una de las mayores del mundo. La altura de su presa es de 245 metros y la longitud de coronamiento es de 1.066 metros. Diez grupos generadores de 640 megavatios cada uno producen 22.800 millones de kilovatios hora al año.

HERIOMUSHKI, Rusia — Más de 60 personas seguían desaparecidas este miércoles, dos días después del espectacular accidente que devastó la mayor central hidroléctrica de Rusia, en Siberia, donde las familias de las víctimas se debaten entre la indignación y la desesperación.

Los equipos de buzos y robots seguían con sus trabajos de rescate en las frías aguas de la central Sayano-Shushenskaya, en la región de Jakasia (Siberia), unos 4.300 kilómetros al este de Moscú, en un último intento de encontrar a los obreros que habrían sobrevivido a la catástrofe al refugiarse en bolsas de aire.

l balance actual es de 13 muertos, 15 heridos y 62 desaparecidos, dijo el ministro de Situaciones de Emergencia, Serguei Shoigu.

El personal de rescate elaboró el balance de 62 desaparecidos en base a la información proporcionada por las familias de los empleados que no volvieron a casa después del accidente.

“Buscamos personas vivas. Oimos ruidos”. declaró el representante local del ministerio de Situaciones de Emergencia, Alexandre Kressan. “No tenemos ni una minuto de respiro. Tengo un equipo de 16 buzos que trabajan noche y día”, añadió.

Mientras tanto, se repiten las críticas por la lentitud de las autoridades en comunicar las informaciones sobre la suerte de los desaparecidos 48 horas después del accidente.

Las familias de los desaparecidos exigieron explicaciones de lo que está aconteciendo, durante una tensa reunión con representantes de las autoridades locales en el centro cultural de Cheriomushki.

“No queremos secretos. Si mi hijo está muerto, que me lo digan. Yo estaba en la morgue ayer por la noche, y nadie me quiso decir nada”, protesta Viktor.

La mujer de otro de los desaparecidos también pedía explicaciones. “Yo sé que mi marido está todavía vivo. Hay una bolsa de aire donde el podría estar. Por qué no habéis evacuado el agua ahí?, pregunta Lena Petrovna.

Mientras las autoridades intentaban bajo presión mostrar que tienen la situación controlada, el ministro de Situaciones de Emergencia se defendía de las acusaciones de retener información.

El lunes “hubo un flujo constante de informaciones que sembraban el pánico y sólo pudimos apaciguar la situación por la tarde, cuando explicamos lo que estaba pasando”, declaró Shoigu.

“Las malas noticias se difunden rápidamente y las buenas lo hacen lentamente. No escondemos nada a nadie”, aseguró.

Los accidentes en el sector energético de la antigua Unión Soviética son frecuentes. Pero el número de víctimas potenciales de esta catástrofe en Siberia es excepcional.

El accidente se atribuyó inicialmente a una elevación brusca de la presión del agua en una de las diez turbinas de la central, que habría provocado un “choque hidráulico” y destruido gran parte del edificio, pero se están estudiando otras pistas.

La tesis de un atentado terrorista quedó descartada, y las autoridades repiten desde el lunes que la población local no corre ningún riesgo.

Unas 40 toneladas de productos derivados del petróleo se vertieron por el río y una mancha de 15 kilómetros de largo sigue flotando a pesar de los esfuerzos por absorberla explicó a la agencia RIA Novosti un portavoz del ministerio.

La reconstrucción de la central podría costar más de 40.000 millones de rublos (1.250 millones de dólares), estimó este miércoles el ministro de Energía, Serguei Chmatko, citado por la agencia Interfax.

NOTICIAS RELACIONADAS

Jaume Satorra

A %d blogueros les gusta esto: