Greenpeace instala placas solares en la casa de la abuela africana de Barack Obama

GreenpeaceMADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) – F

Jóvenes de Kogelo, en Kenia, junto con la ‘Generación Solar’ de Greenpeace han instalado paneles solares en el tejado de la casa de ‘Mama Sarah’, la abuela de Barack Obama, y en la escuela que lleva el nombre del presidente estadounidense en la localidad de Kogelo.

De esta manera, estos jóvenes ecologistas quieren abordar “el problema de la pobreza energética y el cambio climático”. Ante el regalo, según transmitió la organización, ‘Mama Sarah’ dijo estar “muy contenta” de que su casa hubiese “mejorado gracias a la energía solar” y aseguró que se lo hará saber a su nieto.

“La energía solar es limpia, segura y asequible, a diferencia del queroseno que se utiliza en esta zona”, afirmó la abuela de Obama, que también destacó que ahora cuentan con “jóvenes cualificados en el pueblo que pueden ayudar en el mantenimiento de los sistemas”.

La instalación de paneles solares es una parte del taller de 20 días sobre energía renovable llevado a cabo por la Generación Solar de Greenpeace con 25 participantes del  Programa Joven de la Comunidad de Kibera y miembros de la comunidad de ‘Nyang’oma Kogelo’. Estos jóvenes keniatas están aprendiendo la instalación y el mantenimiento de paneles solares fotovoltaicos para la generación de electricidad, la fabricación de lámparas solares de automontaje y el potencial de su comercialización.

“El taller y las prácticas de la instalación de energía solar son una oportunidad para desarrollar nuestras propias capacidades en la instalación de energía renovable”, indicó el coordinador del proyecto, Robert Kheyi. En este sentido, precisó que no sólo quiere actuar “en contra de los efectos devastadores del cambio climático en Kenia”, sino también desarrollar “una fuente de ingresos”.

Kenia, al igual que muchos otros países de África, se encuentra “en la primera línea de los impactos del cambio climático”, según explicó Greenpeace, ya que “se han reducido drásticamente las precipitaciones en los últimos años”. “La sequía ha agravado los problemas en la agricultura causados por el mal uso de la tierra y la desertificación, y hace imposible la utilización a gran escala de la energía hidroeléctrica”, relató al asociación.

En esta línea, pide “que los países ricos contribuyan con 110 mil millones de euros anuales para apoyar la adaptación al cambio climático, la mitigación y la protección de los bosques en el mundo en los países en desarrollo”. Así, insta a los dirigentes del mundo a que imiten a los jóvenes de Kibera y Kogelo y “cambien sus palabras por hechos”.

Jaume Satorra

A %d blogueros les gusta esto: