Greenpeace: “Quedan menos de 100 días para salvar los glaciares”

25 agosto 2009

Activistas de Greenpeace juntan firmas para reclamar un fuerte compromiso de los líderes mundiales para proteger a los glaciares y al clima del planeta, en la esquina de Diagonal Norte y Florida.

BUENOS AIRESArgentina — A sólo tres meses de la Cumbre de Copenhague, la organización ambientalista reclama a los principales gobiernos del mundo un compromiso para enfrentar el cambio climático. b

Greenpeace lanzó hoy una convocatoria para reclamar a los gobiernos de las principales economías del mundo que asuman su responsabilidad en relación al cambio climático y aseguren un buen resultado en la cumbre de Copenhague el próximo diciembre. Según Greenpeace “el planeta está en un serio riesgo, los glaciares son uno de los sistemas naturales que están siendo deteriorados por el cambio climático, con ellos se pierde la fuente de agua potable para millones de personas”.

Esta mañana, los ambientalistas se ubicaron en la esquina de Diagonal Norte y Florida, en el centro porteño, con el objetivo de reunir firmas en el marco de la campaña global para reclamar un fuerte compromiso por parte de los líderes mundiales para proteger a los glaciares y al clima del planeta. Las adhesiones también  pueden sumarse a través del sitio de Internet de Greenpeace: www.greenpeace.org.ar/glaciares.

,

A través de una campaña de afiches en la vía pública y en Internet, la organización ambientalista difundió hoy imágenes de los glaciares Upsala y Viedma en las que se documenta el enorme retroceso y pérdida de masas de hielo, a partir de la comparación de fotografías actuales y de principios del siglo XX. “Esas son sólo dos imágenes emblemáticas, pero la pérdida de masa de hielo se está produciendo en toda la cordillera de los Andes, desde Ecuador y Perú, hasta en el sur de la Patagonia” explicó Juan Carlos Villalonga, director de campañas de Greenpeace Argentina.

“Existe una estrecha vinculación entre los glaciares y el suministro de agua en regiones de nuestro país como Cuyo. Su disminución y desaparición en las próximas décadas impactará en la viabilidad de la economía y las comunidades en esa región” explicó Villalonga. A nivel global, se estima que en las próximas décadas la escasez o falta de suministro de agua debido al derretimiento de glaciares afectará a mil millones de personas en el mundo según los datos presentados en un reciente informe de la organización ambientalista.

“Hay años, como 1968, 1998 o 2004, en que las nevadas y las precipitaciones fueron muy bajas en la cordillera y, sin embargo, tuvimos agua en nuestros ríos, eso se debe al agua aportada por los cuerpos de hielo de la cordillera, los glaciares de alta montaña” explicó el Dr. Ricardo Villalba, Director del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA). “En Mendoza y San Juan la actividad social, cultural y económica, fundamentalmente basada en la vid y los frutales, se debe a la existencia de los glaciares”.

El cambio climático es producto de la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera. El principal de ellos es el dióxido de carbono, y su principal fuente es la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas.

La conferencia de Copenhague (COP15) se realizará desde el 7 al 18 de diciembre y allí, la comunidad internacional deberá definir los compromisos de reducción de emisiones que afectan al clima para los próximos años. Al expirar el primer período de compromisos para la reducción de gases de efecto invernadero en el marco del Protocolo de Kyoto, en la COP15 deberá alcanzarse un nuevo instrumento legal que diseñe un régimen de reducciones globales para los próximos años.

En dicha reunión se espera un mayor compromiso por parte de los países industrializados, en particular, Estados Unidos; y el inicio de compromisos de acciones de mitigación en el mundo en desarrollo. Para que un sistema de reducciones alcance escala global se espera que el mundo industrializado se comprometa además a financiar inversiones en tecnologías limpias en los países en desarrollo.

“Debemos evitar un aumento de la temperatura global de más de 2°C, para eso se necesita que las emisiones de gases que provocan el calentamiento global alcancen su máximo antes del año 2015 y luego comiencen a descender rápidamente. Los países industrializados deben reducir sus emisiones en, al menos, un 40 por ciento en el año 2020, respecto de los niveles de 1990”, explicó Villalonga.

Descargá el informe: “Cambio climático: Futuro negro para los glaciares”, hacé click aquí.

— Greenpeace Argentina

Jaume Satorra – Greenpeace/España

A %d blogueros les gusta esto: