“Carta Abierta” de Javier Santos a Amnistía Internacional…

por Francisco Javier Santos Pérez.

Estimados amigos de Amnistía Internacional, acabo de  visitar su página y solidarizarme con la pobre mujer que posiblemente sea  lapidada por el régimen Iraní, genuina expresión del totalitarismo social y  político, anulador de la libertad del ser humano. Una desgracia para la  humanidad, que lamentablemente esta prendiendo su semilla en más áreas del  mundo y reduciéndose aquellas que mantienen todavía un mínimo ejercicio de  libertad y de dignidad de sus ciudadanos.

Aquí en España en general las libertades y la distancia necesaria del poder  sobre los individuos, se ha reducido sensiblemente en los últimos años.

Pero existe un quebranto gravísimo de los derechos fundamentales de los  niños y de muchísimos de sus padres en España, que no es de antes de ayer,  que se arrastra desde el año 1981. Me refiero a la ley del divorcio que  permite y defiende la desigualdad y la discriminación de las partes  implicadas, de tal modo que se segregan, se arrebatan la vida de miles y  miles de niños cada año de sus papas. La ley hace que el 97% de las  custodias de los niños sean para las madres porque sí, haciendo que las  madres sean juez y parte en los procesos y convirtiendo a los niños en  rehenes para obtener grandes ventajas materiales y causar un daño emocional  irreparable. El contacto hace el cariño, y cuando se separan a los niños de  sus papas y viceversa, se van levantando distancias emocionales y personales que no hay máquina del tiempo que pueda revertir. Es la ley del crimen que  nos separa de nuestros hijos.

La CUSTODIA COMPARTIDA es un derecho fundamental de nuestros hijos que  garantiza el bien superior de los niños, que no es otro que el que los niños  continúen conviviendo en igualdad temporal y legal con sus dos padres, pese  a que éstos se divorcien. La CUSTODIA COMPARTIDA es garantía de igualdad de  las partes y de una menor conflictividad en los procesos de divorcio.

Si cuando una pareja decide divorciarse, supiera que los niños no van a ser  objeto de uso, de manipulación o litigio, si supieran que los niños  continuarán siendo de ambos padres de modo igual, la conflictividad judicial  descendería importantemente y la actitud sosegada y civilizada ante un  divorcio y ante los niños seria lo habitual, pues nadie mantiene 5, 10,15  años un conflicto judicial, siempre desigual, por un simple armario o por  unos muebles de cocina.

Los niños no pueden esperar, los padres no pueden esperar, esta sociedad no  puede esperar, si quiere ser justa e igualitaria de verdad.

Les emplazo a hacer de la defensa de los derechos fundamentales de los niños  de este país y de la defensa de las grandes víctimas de esta ley  segregacionista que sufrimos, que son los niños y mayoritariamente sus  papas, un objetivo de primera línea entre sus actuaciones.

Señores de Amnistía, coincidiendo con la mayoría de sus reivindicaciones y  sus planteamientos, no me serán creíbles como organización si permanecen  callados antes este enorme problema que sufre este país y otros países. Les  emplazo a socializar, a poner encima de la mesa social este crimen  legalizado que tanto dolor y tanta humillación causa y ha causado a miles y  miles de niños y de sus papas cada año.

Sin más reciban un afectuoso saludo.

Etiquetas:

Jaume Satorra

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: