La crisis económica y social que está por llegar

26/08/09 | por Pedro Schwenzer Pfau |

Desde hace meses, los mensajes de los políticos y algunos expertos intentan tranquilizar a los ciudadanos haciéndoles creer que la crisis ya ha tocado fondo y todo va a mejorar.

Esta es la táctica de los que o tienen interés en que se agrave la crisis creando falsas expectativas (Bilderberg) o los que no tienen ni pajolera idea de qué hacer para combatirla (ZP y camaradas).

Cada cierto tiempo salen -con mucha menos publicidad- expertos verdaderos que anuncian que la crisis no sólo va a durar, sino que se va a profundizar aún más. Así se percibe con un poco de sentido común, ya que no hay indicios objetivos que indiquen una mejoría de la situación.

Si hace dos semanas dijeron expertos internacionales que esta crisis va a seguir por o menos hasta 2011, ¿cómo es posible que ahora den por terminada la caída de la economía?

En Alemania se cuenta con que el número de parados aumente en 1 millón este otoño, y allí están las grandes quiebras de Opel y Arcandor. La aparente calma veraniega no quita que en septiembre se vea la cruda realidad. El gobierno de España no ha hecho nada en absoluto para contribuir a la recuperación económica. Ampliar el Plan E no es la solución.Y ya salen noticias desalentadoras: Los empleados de Nissan que habían sido despedidos lo tienen crudo, y Tiendas Aurgi ha presentado otro ERE para reducir su plantilla. Aurgi es sintomático para el sector del comercio al por menor, con artículos que la gente deja de comprar cuando escasean los ingresos.

Sólo hay que pasearse por las calles de los municipios de la sierra de Madrid para darse cuenta de la cantidad de comercios que han cerrado últimamente. Y mientras siga bajando el consumo, que se limita a lo más importante, no se vislumbra una mejora del mercado laboral. La desconfianza de los consumidores conlleva una drástica reducción de gastos.

Esta caída de la actividad económica supone también una fuerte caída de los impuestos que recauda el gobierno. ¿Y cuál es la solución? ¡Subir los impuestos! Me puedo imaginar que en enero van a subir el IVA como hicieron ya en Portugal (21%) o en Alemania (19%). El efecto que va a tener una subida de precios entre tres y cinco puntos es fácil de prever: Aún menos consumo, menos puestos de trabajo, más paro y menos inversión. Los gastos sociales son lo único que aumenta vertiginosamente, igual que el déficit del estado. De por sí, España pertenece a los países europeos que tienen la mayor presión fiscal.

El gobierno, mientras tanto, está de vacaciones, la Ministra de Economía ni se ve ni se oye y Zapatero sigue tomando el sol con Sonsoles en la mansión real de Lanzarote, lejos, muy lejos de la península, escondido cual un conejo. Por algo se habrá ido a la isla conejera.

Etiquetas:

Jaume Satorra

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: