Alianza Colombiana por las BALLENAS

La problemática que enfrenta el hombre por la depredación a lo que se han visto sometidas las Ballenas, y otras especies de cetáceos que se encuentran en algún grado de peligro de extinción, es objeto de debate a nivel local y global. Es en el ámbito internacional donde se ha desarrollado una serie de convenciones y acuerdos, donde se adopta un compromiso hacia la protección del ambiente y la diversidad biológica, y en el que se les otorga particular importancia a las especies en peligro de extinción, a las endémicas, y a los hábitats o ecosistemas críticos. Gran número de estos convenios han sido ratificados por Colombia, sin embargo hasta el momento Colombia, no es parte de la Comisión Ballenera Internacional,“CBI” único organismo que tiene potestad sobre la conservación y manejo de cetáceos en el mundo.

La Convención Internacional para la reglamentación de la caza de Ballenas fue establecida en Washington el 2 de diciembre de 1946. Para la época, la comunidad internacional se alertó por la caza indiscriminada de las ballenas que estaba originando su extinción, y los representantes de algunos gobiernos decidieron aunar esfuerzos para contrarrestar la situación que estaban viviendo estos mamíferos. Para lograr los objetivos de la Convención se crea la Comisión Ballenera Internacional, compuesta por un miembro de cada parte contratante, el cual tiene derecho a voto. La Comisión, entre otras, tiene la facultad de enmendar, por mayoría de las tres cuartas partes de sus miembros votantes, el Reglamento anexo a la Convención, lo cual la convierte en el único órgano reconocido internacionalmente para controlar la caza ilegal de ballenas. Su principal objetivo es el de “proporcionar una conservación adecuada a las poblaciones de ballenas” y “hacer posible el desarrollo ordenado de la industria ballenera”.

El ser parte de la Convención y participar de una estrategia a nivel global, permitirá lograr un mayor y mejor intercambio de información por parte de los Estados, fortaleciendo la cooperación internacional y promoviendo los compromisos de los países enfocados a reducir las actuales amenazas para la supervivencia de estas especies. También abrirá las oportunidades de desarrollo de Colombia, como un destino importante de turismo enfocado a la observación de cetáceos en general, es decir del uso no letal de estas especies. La entrada de Colombia en la CBI, fortalecerá, igualmente, al Bloque Latinoamericano Conservacionista o Grupos de Buenos Aires que, con Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay, promueve acciones tales como mantener la moratoria a la caza comercial, fortalecer esfuerzos de conservación y la diplomacia ambiental.

Por todo lo anterior, es importante empezar a considerar los beneficios reales que representa ser parte de la Comisión Ballenera Internacional si se quiere lograr la conservación efectiva de las ballenas, us ecosistemas y el desarrollo socioeconómico de las poblaciones costeras del Pacífico colombiano .Decir Sí a la Comisión Ballenera Internacional, es decir Sí a las BALLENAS.

.

http://www.colombiaporlasballenas.org/

Alianza Colombiana por las Ballenas

Campaña por el ingreso de Colombia a la Comisión Ballenera Internacional

La problemática que enfrenta el hombre por la depredación a la que se han visto sometidas las ballenas, y otras especies de cetáceos que se encuentran en algún grado de peligro de extinción, es objeto de debate a nivel local y global.

En el ámbito internacional se han desarrollado una serie de convenciones y acuerdos, donde se adopta uncompromiso hacia la protección del ambiente y la diversidad biológica, brindando una particular importancia a las especies en peligro de extinción, a las endémicas y a los ecosistemas críticos.

Gran número de estos convenios han sido ratificados por Colombia. Sin embargo, hasta el momento, el país no es parte de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), un organismo con 60 años de antigüedad creado por la Convención Internacional para la reglamentación de la caza de Ballenas. Esta Comisión, compuesta por un miembro con derecho a voto de cada parte contratante, tiene la facultad de enmendar -por mayoría de las tres cuartas partes de sus miembros votantes- el Reglamento anexo a la Convención, lo cual la convierte en el único órgano reconocido internacionalmente para controlar la caza ilegal de ballenas.

En el año 2006 Greenpeace lanzó en Bogotá la campaña por el ingreso de Colombia  a la Comisión Ballenera Internacional y, desde ese momento, comenzó a forjarse una alianza con una docena deorganizaciones locales e internacionales para participar de una estrategia a nivel global que permitirá lograr un mayor y mejor intercambio de información por parte de los Estados: la Alianza Colombiana por las Ballenas.

Como consecuencia de la realización de reuniones, conferencias de prensa, manifestaciones públicas y ciberacciones, se  logra que, desde diferentes áreas del Gobierno, se comprenda la importancia que tiene para los cetáceos y los recursos marinos regionales y globales, el tener voz y voto en la Comisión.

En 2009, finalmente, el Proyecto de Ley es aprobado por ambas Cámaras del Congreso, y luego por la presidencia. Actualmente, la Ley por la cual Colombia se volvería pleno miembro de este organismo, se encuentra en su último paso: la revisión de parte de la Corte Constitucional.

La entrada de Colombia en la CBI apoyará la cooperación internacional, promoviendo los compromisos de los países enfocados a reducir las actuales amenazas para la supervivencia de estas especies. También abrirá nuevas oportunidades de desarrollo de Colombia, como destino de turismo enfocado a la observación de cetáceos y uso no letal de estas especies.

Asimismo, fortalecerá al Bloque Latinoamericano Conservacionista o Grupo de Buenos Aires que, con Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Guatemala y Uruguay, promueve acciones tales como mantener la moratoria a la caza comercial, unir esfuerzos de conservación y promover la investigación científica no letal.

Al integrarse a la CBIColombia estará ratificando su compromiso con la conservación del medio ambiente, el turismo de observación y la diplomacia ambiental.

Por ello, es de vital importancia que el pueblo colombiano este presente con voz y voto en la próxima reunión de la CBI, a celebrarse en junio de 2010. Para ello, es necesario que el Proyecto sea aprobado y no se demore en la Corte Constitucional, por el futuro de las ballenas, los delfines, y el océano.

Para mas información, puedes visitar el sitio web de la Alianza Colombiana por las Ballenas:

Jaume Satorra/Greenpeace España

Cambio climático: los páramos en peligro

Colombia es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático y, como señalan diversos estudios, con un aumento acelerado de la temperatura global del planeta sus efectos se sentirán en las esferas social, económica y ambiental.

Aunque Colombia no es uno de los responsables principales de haber causado el problema del cambio climático -su contribución llega a 0,2% del total de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera- los datos de los impactos en nuestro país son alarmantes y respaldan lo anterior: la mitad del país se vería afectado negativamente debido a cambios en el patrón de precipitaciones (lluvias); la infraestructura turística de la Isla de San Andrés sufriría consecuencias negativas al desaparecer 17% de la misma; casi la totalidad de los nevados y glaciares desaparecerían completamente, así como el 75% de los páramos.

En particular, los páramos son considerados uno de los ecosistemas colombianos más vulnerables a escenarios de cambio climático al grado de asegurarse que el impacto sobre los mismos tienen poca incertidumbre: los cambios serán fatales, irreversibles.

Actualmente, y reconociendo la afectación que estos ecosistemas de alta montaña ya han tenido a causa del avance de la frontera ganadera y agrícola, los páramos cumplen una función vital para la regulación del ciclo hidrológico del país además de albergar una gran diversidad biológica (algunos estudios calculan que en los páramos existen alrededor de 4,700 especies diferentes de plantas y 70 de mamíferos.

Sin embargo, en escenarios de cambio climático estas funciones ecosistémicas serían alteradas casi irreversiblemente a consecuencia del aumento de la temparatura global del planeta y modificaciones drásticas en el régimen de lluvias.

No obstante, estos impactos funestos en uno de los ecosistemas más frágiles de Colombia podrían ser evitados en tanto la comunidad internacional tenga la voluntad de ponerle un punto final al cambio climático. Para ello se requiere que todos los países reunidos en el marco de Naciones Unidas acuerden en la próxima Cumbre del Clima, a realizarse en Copenhague (Dimanarca) en diciembre próximo, reducir de forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero -principalmente CO2- a fin de mantener el aumento de la temperatura global del planeta lo más abajo posible de los 2 grados centígrados (ºC).

El éxito del acuerdo o tratado de Copenhague se medirá en la medida en que sea capaz de alcanzar el pico de emisiones globales en el año 2015, descendiendo luego tan rápido como sea posible para acercase lo más posible a cero para mediados de siglo. En términos prácticos, lograr lo anterior requiere:

•reducciones ambiciosas de emisiones en los países desarrollados de al menos un 40% en relación a niveles de 1990 para el 2020. Para ello se deben fijar una meta  a corto plazo consistente con lo anterior que establezca una reducción de 23% de esas emisiones en el segundo período de compromiso que debe ir de 2013 a 2017. Al menos tres cuartas partes de de esas reducciones deben lograrse mediante acciones locales; no en otros países ni a través de mecanismos de compensación;

detener la deforestación a fin de llegar a la deforestación cero para 2020. Para ello se requiere un mecanismo de financiamiento que genere de forma automática, masiva y predecible los recursos necesarios para apoyar las políticas y actividades vinculadas con el tema en los países en desarrollo. Estos fondos deben ser aportados por los países desarrollados mediante la subasta o remate de un porcentaje de los permisos de emisión que, actualmente, los países desarrollados consiguen de forma gratuita acentuando el problema del cambio climático. Los principios fundamentales para canalizar los recursos a países como Colombia serían la comprobación, el control y la contabilidad nacional, y no el financiamiento de proyectos aislados. Lo anterior aseguraría que los bosques no sean considerados como simples reservas de carbono (sumideros) sino que se tome en cuenta su rica biodiversidad y que se respeten los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades que los habitan.

incrementar los fondos públicos y privados para evitar y enfrentar al cambio climático. De acuerdo con cálculos iniciales, los países desarrollados necesitan proporcionar al menos  140 mil millones de dólares anuales de fondos públicos de aquí a 2020, para financiar las acciones de adaptación y mitigación del cambio climático, detener la deforestación y promover las  tecnologías limpias en los países en desarrollo;

•acciones de mitigación en los países en desarrollo, financiadas por los países desarrollados, a fin de que paulatinamente reduzcan entre 15 y 30% sus emisiones para el año 2020. Para ello, los países en desarrollo tendrían que aplicar de manera unilateral medidas de costo-cero que puedan alcanzar exitosamente sin ayuda externa. Para otro tipo de medidas de mayor costo, deben contar con el apoyo de los países desarrollados en forma de financiamiento,  tecnología o creación de capacidades.

Los puntos anteriores constituyen lo mínimo necesario para mantener el aumento de la temperatura global del Planeta lo más abajo posible de los 2ºC… y para evitar que en Colombia, entre otros impactos,desaparezcan para siempre los páramos.

Evitar los peores impactos en los ecosistemas de alta montaña, además de medidas locales comolimitar las actividades agropecuarias comercial y de gran escala, requiere que el Presidente Uribehaga suyos los puntos anteriores, los lleve a Copenhague en diciembre próximo, y los exija como medidas mínimas para salvar a los páramos y al clima del planeta.

Jaume Satorra/Greenpeace España

Climategate: Follow the Money

Los investigadores del cambio climático debe creer en la realidad del calentamiento global al igual que un sacerdote debe creer en la existencia de Dios.

OPINIÓN: VISIÓN GLOBAL 1 DE DICIEMBRE 2009, 10:40 AM ET

Al Gore gana el Premio Nobel de la Paz 2007: Hacer bien haciendo el bien?

El año pasado, ExxonMobil donó US $ 7 millones a un cajón de sastre de los institutos de política pública, incluyendo el Instituto Aspen, la Sociedad de Asia y de Transparencia Internacional. También dio una combinación de $ 125.000 al Instituto de Patrimonio y el Centro Nacional de Análisis de Políticas, dos grupos de expertos conservadores que se han ofrecido puntos de vista discrepantes sobre lo que hasta hace poco se llamaba-sin ironía-el cambio climático “consenso”.

Para leer algunas de las cuentas de prensa de estos dones, que asciende a alrededor de 0,00027% de 2008 los beneficios de Exxon de $ 45 mil millones-se podría pensar que había dado con el escándalo de la edad. Sin embargo, gracias a lo que ahora se conoce por el nombre de climategate, resulta que el verdadero escándalo está en otra parte.

Climategate, como lectores de estas páginas saben, se refiere a algunos de los científicos del clima más importantes del mundo trabajan en conjunto para impedir la libertad de solicitudes de información, boicotear los científicos disidentes, manipular el proceso de revisión, y oscura, destruir o masaje datos de temperatura-inconveniente hechos que fueron expuestas por la divulgación de la semana pasada de miles de correos electrónicos de la Universidad de East Anglia Climático de la Unidad de Investigación, o CRU.

Pero la cuestión más profunda es por qué los científicos se comportó de esta manera, para empezar, sobre todo porque la ciencia detrás del hombre el calentamiento global se dice que está firmemente establecida. Para responder a la pregunta, a su vez ayuda a los alarmistas siguen los métodos más dinero de vuelta a ellos.

Consideremos el caso de Phil Jones, director de la CRU y el hombre en el corazón de climategate. Según uno de los documentos arrebatado a su centro, entre 2000 y 2006, el Sr. Jones fue el beneficiario (o co-receptor) de unos 19 millones de dólares en becas de investigación, un aumento de seis veces más de lo que había sido otorgado en la década de 1990.

¿Por qué el dinero vierta en tan poco tiempo?Debido a que el clima de alarma no paraba de sonar tan fuerte: El más fuerte de la alarma, la mayor de las cantidades. ¿Y quién mejor para que suene lo que la gente como el Sr. Jones, uno de sus probables beneficiarios?

Así, los créditos más recientes de la Comisión Europea para la investigación sobre el clima llega a casi $ 3 mil millones, y eso sin contar los fondos de los gobiernos miembros de la UE. En los EE.UU., la Cámara tiene la intención de gastar $ 1.3 mil millones en los esfuerzos del clima de la NASA, 400 millones de dólares de la NOAA, y otros $ 300 millones para la Fundación Nacional de Ciencias. Los estados también tienen un pedazo de la acción, con California al parecer no se siente en quiebra suficiente dedicar 600 millones de dólares, a iniciativa propio clima. En Australia, los alarmistas tienen su propio Departamento de Cambio Climático a su disposición la financiación.

Y todo esto es sólo una fracción de los 94 mil millones dólares que HSBC estimaciones del Banco se ha gastado a nivel mundial de este año en lo que llama “estímulo verde”-en gran parte de etanol y otros sistemas de energía alternativa del tipo de la que Al Gore y sus socios de Kleiner Perkins esperanza de beneficiarse con creces.

De suministro, como se sabe, crea su propia demanda. Así, por cada mil millones adicionales en el gobierno, las subvenciones financiadas (o decenas de millones proporcionados por fundaciones como Pew Charitable Trusts), universidades, institutos de investigación, grupos de defensa y sus spin-offs y varios dependientes han surgido de la madera para recibirlos.

Hoy en día estos grupos forman una especie de ecosistema de los suyos. No se incluyen cartas de crédito contingente sólo viejos como el Sierra Club y Greenpeace, sino también de Acción del Ozono, Clean Air Cool Planet, los estadounidenses equitativa para las soluciones del cambio climático, los recursos energéticos nuevos de asociación, el Registro de Acción Climática de California, y así sucesivamente. Todos ellos han sido en el extremo receptor del cambio climático relacionados con la financiación, de modo que todos ellos deben creer en la realidad (y la inminencia catastrófica) del calentamiento global al igual que un sacerdote debe creer en la existencia de Dios.

Ninguno de estos equipos es de por sí corrupto, en el sentido de que el dinero que obtienen se gastan en algo distinto de los fines previstos. Pero ellos dependen de una premisa intrínsecamente corruptor, es decir, que la hipótesis de la que depende su subsistencia de hecho ha sido demostrado. En ausencia de dicha prueba, todo lo que representan, incluyendo los miles de puestos de trabajo que proporcionan, se desvanece. Esto es lo que se conoce como un interés personal, y los intereses creados son un enemigo de la ciencia del sonido.

Lo que nos lleva de nuevo a los científicos climategate, los guardianes de las llaves de la catedral, el calentamiento global. En una de las revelaciones más revelador de la semana pasada, un programador informático escribe sobre la base de datos la temperatura de la UCR: “Lo siento mucho informar de que el resto de las bases de datos parece estar en estado casi tan pobre como Australia se…. Aarrggghhh! realmente no hay final a la vista…. Podemos tener un resultado adecuado, pero sólo mediante la inclusión de una carga de basura! ”

Este no es el sonido de la ciencia reiterada, sino de una base empírica grietas. Y sin embargo, muchos millones de dólares edificios de dólares se puede construir en él, tarde o temprano está obligado a desmoronarse.

Escriba a bstephens@wsj.com

Mas información:

La Economía del Cambio Climático

Aparejo un clima “consenso”

Calentamiento Global Con la tapa de la

Clima Ciencia y Candor

A %d blogueros les gusta esto: