Filtros moleculares para el CO2

..Friday, December 18, 2009

Un grupo de científicos de la Universidad Pablo de Olavide, dirigidos por la investigadora Sofía Calero, trabaja en el diseño de nuevos materiales más efectivos y baratos destinados a servir de filtro para la captura, separación, eliminación y aprovechamiento energético de los gases de efecto invernadero procedentes de emisiones industriales. Empresas como Chevron-Texaco oAbengoa se han mostrado interesadas en los potenciales resultados del proyecto.

Hace algunos años, los estudios en torno al cambio climático dieron la voz de alarma sobre el papel del dióxido de carbono (CO2) como uno de los principales agentes implicados en lo que se conoce como efecto invernadero. De esta forma, un gas en principio no contaminante y esencial para el desarrollo de la vida (las plantas lo necesitan para crecer), se ha convertido en una amenaza para el ecosistema del planeta por su alta concentración en la atmósfera.

El origen de este importante incremento de la presencia de CO2 en el aire se encuentra en la actividad humana del último siglo, especialmente en aquellos procesos industriales relacionados con la producción energética. En este sentido, aunque existe una tendencia creciente del uso de fuentes renovables de energía, éstas no constituyen aún una alternativa sólida, por lo que el uso de combustibles fósiles seguirá siendo necesario en los próximos años.

Mientras se sigue avanzando en materia renovable, numerosos científicos trabajan en aportar respuestas a una misma pregunta: ¿qué hacer para reducir la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono, garantizando el abastecimiento de energía? Algas, bacterias, sumideros bajo tierra, … Estás son algunas de las soluciones que se encuentran actualmente sobre la mesa, todas ellas importantes y, en ocasiones, complementarias.

En la Universidad Pablo de Olavide (UPO), un grupo de investigadores dirigido por Sofía Calero ha puesto en marcha una iniciativa destinada a captar y aprovechar los gases de efectoinvernadero procedentes de emisiones industriales. El proyecto, calificado de excelencia en 2007 por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa e incentivado con 297.668 euros, apuesta por el diseño de nuevos materiales que sirvan a modo de filtros moleculares capaces de atrapar el contaminante.

El uso de estos filtros sería una opción como método a final de tubería. Esto aporta numerosas ventajas ya que se trata de una solución emplazada al final del proceso industrial, lo que implica no tener que realizar grandes reformas en las instalaciones. Por ello, el reto que se plantea en este proyecto es obtener materiales altamente selectivos y de bajo coste, que presenten al mismo tiempo gran capacidad de captura y de separación de los distintos gases de efecto invernadero.

Para desarrollarlo, los científicos de la Pablo de Olavide trabajan a escala nanométrica con materiales porosos cristalinos, utilizando tanto materiales inorgánicos (tipo zeolita) como materiales metalorgánicos (tipo MOF) , modificándolos hasta hacerlos idóneos para el fin que buscan. “Contamos con materiales que, por su tamaño de poro, son ideales para capturar CO2. Estudiamos en ellos cómo adsorben las partículas de este gas y los vamos ‘tuneando’, es decir, probamos a cambiar su estructura, por ejemplo, colocando plata o cinc donde hay cobre y vemos qué efecto tiene esto sobre la adsorción y difusión” señala Sofía Calero. (Andalucía Investiga)

Fuente: Filtros moleculares para el CO2 | InfoPlanet

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: