Wikileaks: Alemania pidió a EE.UU. ejercer presión sobre Israel

Un cable filtrado por Wikileaks y publicado en Israel aborda la posición del Gobierno alemán en el conflicto por los asentamientos judíos. Según el documento, Alemania habría pedido a EE.UU. ejercer presión sobre Israel.

INTERNACIONAL | 02.12.2010

Que Estados Unidos hiciera presión sobre Benjamin Netanyahu pedía Berlín en noviembre de 2009.

Hace un año, el Gobierno alemán exhortó a la administración estadounidense a ejercer presión sobre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para que éste ordenara el cese completo de las obras en los asentamientos judíos.

Como lo informa el diario Ha’aretz, basándose en los documentos publicados por Wikileaks, en un cable de la embajada estadounidense en Berlín se afirma que Christoph Heusgen, asesor de seguridad de la canciller alemana Angela Merkel, había propuesto el 10 de noviembre de 2009 poner a Netanyahu ante la siguiente disyuntiva: en caso de que el primer ministro israelí no aprobase la moratoria de la construcción de asentamientos, la administración estadounidense dejaría de esforzarse por que el Consejo de Seguridad no votara cerca del informe Goldstone sobre la guerra en la franja de Gaza, un estudio bastante negativo para Israel.

Una tarea cada vez más difícil

Los diplomáticos norteamericanos habrían reaccionado con sorpresa a la propuesta rechazándola por “contraproducente”. Los estadounidenses habrían concedido, con todo, dejarle claro a Israel que su política de asentamientos estaba haciendo muy difícil a sus amigos apoyarlo ante Naciones Unidas.

Los documentos publicados por Wikileaks, abren nuevas perspectivas de análisis.

El asesor de Merkel habría anunciado, entonces, que pondrían el tema de los asentamientos en la agenda de las consultaciones en Berlín, planificadas en un principio para el 30 de noviembre de 2009. Éstas fueron canceladas, poco después, por una indisposición de salud del primer ministro israelí. Así la versión oficial. El encuentro fue pospuesto para enero de 2010.

Y Netanyahu cambia de opinión

A mediados de noviembre de 2009, el Gobierno nacionalista conservador de Netanyahu había rechazado un cese de las obras en los asentamientos; sin embargo, dos semanas después aprobaba la moratoria de 10 meses en Cisjordania. “Para nosotros no es fácil dar este paso; es doloroso. Lo damos por consideraciones de peso para nuestro país y con la intención de aportar a la reapertura de negociaciones para lograr la paz con nuestros vecinos palestinos”, anunciaba el primer ministro israelí en diciembre de 2009.

"Mientras las autoridades israelíes sigan informando a los palestinos que sus casas serán destruidas, para el presidente Abbas sería un suicidio reanudar las negociaciones"

Berlín, menos tolerante que Washington

En el cable de la delegación estadounidense se citaba la opinión del asesor de Merkel en cuanto a que Israel tenía que esforzarse más por lograr que los palestinos volvieran a la mesa de negociaciones. “Mientras que las autoridades israelíes sigan informando a los palestinos en el este de Israel que sus casas serán destruidas, para el presidente (palestino) Abbas sería un suicidio reanudar las negociaciones”, habría dicho Heusgen catalogando de incomprensible  la posición de Netanyahu.  De estas opiniones publicadas por Wikileaks se puede sacar la conclusión de que  en la cuestión de los asentamientos el Gobierno alemán es bastante menos tolerante que la Casa Blanca, según el diario israelí.

El peso de la historia

Estas revelaciones adquieren un carácter especial teniendo en cuenta que poco después los mandatarios de Alemania e Israel subrayaban los lazos de amistad entre ambos países, a seis décadas del Holocausto y el fin de la Segunda Guerra Mundial. “Estar aquí, 65 años después del Holocausto, como primer ministro de un Estado judío independiente, es un momento histórico, una importancia inigualable el poder celebrar conversaciones con el Gobierno de una Alemania reconstruida”, declaraba el 18 de enero el primer ministro israelí.

A las deliberaciones conjuntas –las programadas inicialmente para noviembre y que tenían una lista de diversos temas- siguió un acto en el monumento a las víctimas judías en Europa. Y la canciller Merkel recordó a su par israelí que espera un “esfuerzo mayor a lo ofrecido hasta ahora” por parte de Jerusalén para detener la construcción de nuevos asentamientos en territorios palestinos. Y Netanyahu replicó que era hora de “terminar de hablar sobre cómo hablar sobre la paz. Yo estoy listo para la paz. Espero que los palestinos muestren igual disposición”.

Autor: Clemens Verenkotte/Mirra Banchón
Editor: Enrique López

dw-world

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: