Tres argentinos detenidos en Barcelona con 900 kilos de cocaína

INTERNACIONAL | 07.01.2011

Los hombres detenidos en España tras la incautación de 900 kilos de cocaína y la obligada alusión al círculo en el que se mueven llama la atención hacia el auge del narcotráfico desde Argentina hacia la Unión Europea. 

Gastón Miret es hijo de quien fuera Secretario de Planeamiento de la Presidencia durante la dictadura de Videla (en la foto).

Tres ciudadanos argentinos, dos de ellos pilotos, fueron detenidos en el aeropuerto catalán de El Prat luego de que se les incautara casi una tonelada de cocaína, valorada en 30 millones de euros, el pasado 2 de enero. Aunque el hecho ocurrió el domingo, cuando la Guardia Civil española arrestó a los pilotos del transporte médico privado –perteneciente a la compañía Medical Jet–, la noticia trascendió este viernes (7.1.2011) al ser dada a conocer por diarios españoles y argentinos.

“Hijos de papá”

El suceso ha llamado la atención, no solamente por la cantidad de droga confiscada –según la edición online del diario bonaerense Clarín, la aeronave transportaba “más de 900 kilogramos de cocaína de gran pureza”–, sino también por la identidad y la conspicua red de contactos de los presuntos narcotraficantes: los tres son hijos de altos funcionarios de la Fuerza Aérea argentina –también acusados de diversos delitos en el pasado– y a uno de ellos se le atribuyen nexos estrechos con influyentes figuras de la élite política y empresarial de ese país.

Los detenidos son el piloto de la aeronave, Gustavo Juliá, su hermano Eduardo Juliá y su copiloto, Gastón Miret; algunos medios señalan que una cuarta persona fue liberada poco después de haber sido detenida. Los Juliá son hijos del ex brigadier José Juliá, quien fue jefe de la Fuerza Aérea entre 1989 y 1993, y falleció en 2005. Gastón, por su parte, es hijo del brigadier mayor José Miret, ex Secretario de Planeamiento de la Presidencia durante la dictadura militar de Jorge Rafael Videla.

La conexión España-Argentina

Gustavo Juliá es hijo de un alto militar cuyos nexos con Alfredo Yabrán (en la foto) fueron investigados por la comisión anti-mafia del Congreso argentino.

El Challenger 604 que volaba para la compañía argentina de traslados médicos –de la cual Gustavo Juliá es uno de los principales accionistas– arribó a Barcelona procedente de Cabo Verde. Se sospecha que el avión cargó la droga en ese archipiélago de la costa africana para luego traerla al continente europeo. En todo caso, el hallazgo más reciente de la Guardia Civil española está lejos de ser un episodio aislado: en julio de 2010, la Policía Federal argentina detuvo a dos personas tras incautar unos 1.200 kilos de cocaína ocultos en muebles que iban a ser enviados a España.

La Justicia argentina hizo sonar la alarma porque nunca antes se había confiscado tanta droga en el país como en los últimos años. “Si en quince días se descubren cuatro toneladas y media, ¿cuántas más habrán salido? Hay droga para tirar al techo. ¡Esto es tremendo!”, afirmó en su momento el juez Jorge Brugo, a cargo de la causa, haciendo alusión a otro cargamento de cocaína descubierto dentro de un contenedor de manzanas en junio. En abril, un falso camión de la edición Rally Dakar Argentina-Chile 2010 fue descubierto en España con más de 800 kilos de cocaína de máxima pureza y 10.000 pastillas de éxtasis que habían sido enviados desde Buenos Aires hacia Bilbao.

Dos generaciones, un círculo

El padre de Miret también cultivó nexos con el general golpista paraguayo Lino Oviedo (en la foto).

Está por verse si la captura de los Juliá y de Gastón Miret permite poner al descubierto el añejo entramado de negocios que parece esconderse detrás de la operación frustrada el 2 de enero en España. El diario madrileño El País y el canal de noticias argentino TN han sacado a relucir los respectivos historiales de José Juliá y José Miret, dejando en el aire la impresión de que sus hijos heredaron los contactos y privilegios derivados del tráfico de influencias. El País comenta la cercanía entre José Miret y el general golpista paraguayo Lino Oviedo, subrayando que Oviedo fue investigado por la policía antidrogas estadounidense por su posible vinculación con el narcotráfico.

TN trae a colación la denuncia entablada contra José Juliá en 1991 por usar su jerarquía dentro de la Fuerza Aérea para favorecer a la compañía aeroportuaria de Alfredo Yabrán, empresario telepostal descrito por El País como uno de los delincuentes más prominentes en la historia reciente de la nación suramericana. También menciona las sospechas de que Medical Jet fue creada con ayuda de Yabrán, quien se quitó la vida en 1998 cuando estaba a punto de ser arrestado por el asesinato del fotógrafo José Luís Cabezas.

Los voceros de la Fuerza Aérea argentina entrevistados por el rotativo español han asegurado que ni Gustavo Juliá ni Gastón Miret obtuvieron sus títulos de piloto en su academia militar; un gesto de distanciamiento comprensible si se considera que la obligada alusión al círculo en el que se mueven los argentinos detenidos en España no permitirá que el caso pase inadvertido.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa
Editora: Emilia Rojas Sasse.

dw-world.de

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: