Entidades de ayuda social alertan del aumento de personas sin techo

Concello, Cáritas, Cruz Roja y parroquias detectan una mayor demanda por parte de personas sin cualificación profesional.

REDACCIÓN. OURENSE – 25-04-2011

Las entidades de ayuda social de Ourense detectan en el último año un repunte personas sin un hogar propio que acuden a ellas en busca de auxilio. Aunque no existe una cifra real del número de ciudadanos sin una propiedad en la que cobijarse, según explica Marga Martín, edil de Benestar Social de Ourense, los datos de personas asistidas el pasado año, que manejan tanto el propio Concello como Cruz Roja y Cáritas, sirven para proporcionar una idea de la magnitud de esta realidad.

Una mujer pide limosna a la puerta de una iglesia.

Sólo el pasado año, Cruz Roja ayudó en el 2010 a 347 personas en el proyecto ‘sin techo’. De ellas, 106 o fueron habitantes de la propia ciudad o quedaron en ella una temporada. El resto, 241, fueron personas de paso y sin hogar.

Un portavoz de esta entidad aseguró que, en este colectivo, ‘nótase dende hai un tempo unha maior demanda por parte de persoas que traballan na construcción, persoas sen cualificación profesional e mozos sen estudos’. Forman parte de esta cifra, dado que el origen de este fenómeno es diverso, no sólo lo forman quienes viven en la vía pública, sino quienes pernoctan en un albergue y pasan el resto del día en la calle, los que viven en construcciones ruinosas, o aquellos que residen forzosamente en casas que no son suyas.

En otra de las instituciones benéficas de la ciudad, en Cáritas, atendieron a un total de 194 personas sin hogar. De esta cifra, 71 fueron personas de nacionalidad española y 75 de otra nacionalidad. Precisamente, esta entidad es colabora con el Concello de Ourense en el Fogar do Transeúnte, lugar al que acuden ciudadanos que cenan y pasan allí la noche. Según los datos que maneja el Consistorio ourensano, el pasado año se produjeron 3.829 pernoctaciones en este servicio. No obstante, el número total de personas que lo utilizaron se situó en 525. De ellas, 471 fueron hombres y 54 mujeres. La mayoría de los que usaron el Fogar tenían entre 41 y 64 años y la estancia media osciló entre uno y tres días.

Algunos de los que acuden a estas entidades también buscan ayuda en las parroquias de la ciudad. En la de Santiago de As Caldas notan que ‘os que acuden en busca dun lugar para durmir son, case sempre, xente de paso. Dámoslles comida e, incluso, os acompañamos ata o Fogar do Transeúnte’, explica Francisco Pernas, su párroco, quien reconoce que, ‘aínda que é excepcional, nos días de moito frío, en inverno, xa lle temos pagado algunha pensión’. A la parroquia del Sagrado Corazón acuden también transeúntes, según su párroco, Bruno Fuentes. ‘Aunque son pocos, la mayoría lo hacen, -explica-, tras estar en el Hogar del Transeúnte y no tener a dónde ir’.

El párroco de Santo Domingo, José Iglesias, apunta, no obstante, que ‘los transeúntes que acuden suelen ser personas de paso que más que buscar un lugar para dormir quieren dinero y comida’.

.

laregion.es

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: