El PSOE se tambalea tras la fuerte derrota en las municipales

23 de mayo de 2011 – 11:21

El PSOE se tambalea tras la fuerte derrota en las municipales (reuters_tickers)

MADRID (Reuters) – El Partido Socialista se tambaleaba el lunes tras sufrir un gran varapalo en las elecciones municipales y autonómicas del domingo, y ahora tendrán que intentar buscar un equilibrio entre el enfado de los votantes y el alto desempleo y las demandas de los inversores de más medidas de austeridad.

Con el 100 por ciento de los votos escrutados, el PP obtuvo un 37,53 por ciento de los sufragios, frente al 27,79 por ciento de los socialistas, en las elecciones municipales, según datos del Ministerio del Interior.

Además, los socialistas se enfrentan a partir de ahora a la tarea de designar a un nuevo candidato a las generales en unas elecciones primarias después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciara que no volverá a presentarse.

Por el momento, la ministra de Defensa, Carme Chacón, y sobre todo el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se perfilan como los principales favoritos.

El Partido Popular obtuvo una clara victoria en las elecciones locales, con diez puntos de ventaja sobre el PSOE, que perdió varios de sus bastiones como Castilla-La Mancha, como preveían varias encuestas y expertos, que atribuyeron esa derrota a la gestión de la crisis económica.

Los resultados de las elecciones, donde la participación se situó en el 66,23%, abren la puerta a múltiples interpretaciones sobre la influencia de la movilización ciudadana de esta semana contra la clase política y la situación económica, con el avance de los partidos minoritarios como Izquierda Unida, con un 6,31 por ciento de los votos, o Unión Progreso y Democracia, con un 2,06% en todas las municipales y ocho concejales en la Asamblea de Madrid.

“Entiendo que estos resultados tienen una clarísima relación con los efectos de la crisis económica que venimos sufriendo de hace casi tres años, y que se ha llevado por delante sectores enteros de nuestros sistema productivo, ha provocado el cierre de muchas cierre de pequeñas y medianas empresas y, sobre todo, ha destruido dos millones de puestos de trabajo”, dijo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en rueda de prensa en Madrid, donde reconoció la derrota pero descartó adelantar las elecciones generales.

Sin embargo, diversos medios y analistas cuestionaban el lunes la conveniencia de no adelantar las elecciones generales, dada la falta de apoyo a los socialistas.

Las encuestas vaticinaban una victoria del Partido Popular en la mayoría de las 13 regiones y los 8.116 ayuntamientos que votaron ayer, pero los resultados han confirmado los peores augurios para los socialistas, que han perdido bastiones regionales como Castilla-La Mancha, en su poder desde hace décadas, y capitales como Sevilla y Barcelona.

“Hoy es un día muy hermoso para nuestro partido; hemos conseguido el mejor resultado en la historia de nuestro partido en unas elecciones municipales y autonómicas”, dijo el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, desde el balcón de la sede madrileña del PP, ante los gritos de “Zapatero dimisión” de centenares de seguidores.

Además de Castilla-La Mancha, el PSOE ha pedido el gobierno de Aragón, el de Cantabria – donde gobernaba en coalición con el partido regionalista PRC – Baleares y Asturias.

Extremadura es la única comunidad autónoma que los socialistas podrían conservar si pactan con IU. El Partido Popular, que con estos resultados ha recuperado una fuerza autonómica que no tenía desde hace 30 años, ha sido la formación más votada en la región, uno de los feudos del PSOE, pero se ha quedado a un escaño de la mayoría absoluta.

“El fracaso final de Zapatero es peor que lo esperado. La gente ha reaccionado con mucha fuerza (a la situación económica y social)”, dijo a Reuters José María Marco, profesor de historia política en la Universidad Pontificia de Comillas.

IMPACTO EN LAS GENERALES

Decenas de miles de personas han salido en la última semana a las calles de toda España para protestar por el alto desempleo – el más alto de la Unión Europea, con un 21 por ciento – y contra la clase política, pidiendo a los votantes que rechazaran en las urnas a las dos formaciones mayoritarias, PP y PSOE.

Aunque los analistas preveían que este movimiento de los “indignados” no tuviera impacto en el resultado, puesto que los sondeos pronosticaban con anterioridad un fuerte varapalo para el PSOE, los datos dejan entrever que los socialistas han salido más perjudicados que los ‘populares’ ante una subida de partidos minoritarios como IU y UPyD.

La victoria del PP se percibe como un símbolo de lo que puede suceder en las elecciones generales de 2012, donde el PSOE, que carga a sus espaldas con el desgaste del Gobierno por el estancamiento económico y un severo plan de austeridad, podría sufrir un fuerte varapalo.

Pese a que Zapatero descartó el domingo una convocatoria anticipada de elecciones, asegurando que continuaría buscando apoyos parlamentarios para aprobar leyes que apuntalen la economía, se espera que el Partido Popular incremente la presión para que el presidente del Gobierno, cuyos índices de popularidad han caído abruptamente, dimita.

“Creo que Zapatero no llega a marzo (…) la situación es insostenible. Creo que habrá elecciones anticipadas (…) un partido tan debilitado no puede hacer nada… no puede negociar”, dijo Marco, profesor de la Universidad de Comillas.

Este resultado podría dificultar a Zapatero el imponer las medidas de austeridad necesarias para recortar el déficit, mientras España trata de no caer en el agujero de la crisis de deuda que se ha tragado ya a Grecia, Irlanda y Portugal.

“El panorama no transmite tranquilidad a los inversores extranjeros porque abre un periodo en que se profundiza la interinidad”, dijo Emilio Ontiveros, presidente de la firma de consultoría Analistas Financieros Internacionales.

Fuente: swissinfo.ch

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: