Endesa ordena a su lacayo Piñera que reprima a manifestantes pacificos

19.05.2011

Treinta mil personas se movilizaron por todo Chile en contra de la construcción de la red de represas hidroeléctricas Hidroaysén, aprobadas por el Senado recientemente. Si bien, las manifestaciones eran absolutamente pacificas 67 personas fueron detenidas y se contabilizaron 10 heridos por la represión ejercida por parte de los carabineros. Chile se convierte poco a poco en un Estado Policial o totalitario donde las fuerzas armadas irrespetan y someten al pueblo por negociados con Rockefeller.

Los detenidos fueron acusados de desmanes y puestos a disposición de un tribunal de Santiago, lo que demuestra una clara intención por parte del gobierno del empleado de Endesa Sebastián Piñera de criminalizar la protesta que solo buscó denunciar los gravísimos daños en el medio ambiente que sobrevendrían por la construcción de las represas en los ríos Pascua y Baker en la Patagonia andina.

Las protestas se repitieron en ciudades como Valparaíso, Concepción, Chillán y Valdivia, donde también se registraron incidentes y detenidos, afirmó la policía.

Por su lado, el ex presidente chileno Ricardo Lagos sobornado por Endesa afirmó que el megaproyecto eléctrico “es necesario” porque se requiere más energía, dejando en claro como a la hora de negociar con transnacionales, los acuerdos llegan presurosos.

“Creo que es necesario, el que sea bueno o no depende de las evaluaciones a las que tenga que ser sometido; es necesario porque necesitamos más energía, pero eso debe incorporarse en un contexto más amplio”, dijo Lagos en una nota en la Televisión Nacional chilena intentando que no se le escaparan del bolsillo los euros que le pagó ENEL.

La construcción de las represas, en un proyecto llamado Hidroaysén, es un emprendimiento conjunto de la española Endesa -controlada por la italiana Enel- y la chilena Colbún, y supone una inversión total de más de 7.000 millones de dólares, incluida una extensa línea de transmisión de más de 2.000 km. 

Lo que a algunos sectores les parece un negocio fabuloso, es para el Planeta una herida. Para el ambientalista Manfred Max-Neef, ex rector de la Universidad Austral; el total de 3.800 torres que van a instalar en 1.912 kilómetros “será la cicatriz más grande del planeta”. Según dijo, “es el proyecto más brutal que se ha diseñado y cuando ni siquiera existe política energética en Chile. Aquí sólo importa el negocio”.

La gran mentira es que la electricidad beneficiará a los ciudadanos chilenos, cuando las represas son para alimentar la mineria contaminante en el norte del pais, impulsada por Rockefeller (necesita minerales para tecnologia y armamento belico).

“Esperaba que me dispararan”

“Esperaba que me dispararan, también que lo negaran”, dice el cartel que porta Paulina Méndez desde la cama de un hospital. Es que la manifestante universitaria resultó con un trauma ocular grave tras recibir el impacto de un gas lacrimógeno  en uno de sus ojos.

Ella marchaba junto a más de 8 mil estudiantes entre secundarios y universitarios cuando enfrentamientos con carabineros dejaron 76 detenidos y un sinnúmero de heridos de distinta gravedad

Rubilar señaló que tras haber participado en la marcha de manera pacifica, se dirigió hacia la universidad para buscar su bicicleta, pero al verse acorralada por efectivos de fuerzas especiales decidió buscar refugio y en ese momento fue interceptada.

“Un piquete de fuerzas especiales se dirige directamente hacia mi, se detiene a una distancia de no más de veinte metros, se agrupa, y un efectivo me apunta directamente con la escopeta, disparándome en pleno rostro. Caigo de mi bicicleta, toco mi rostro y palpo la sangre que comienza a salir de mi ojo derecho, escucho como carabineros se mofan de mí, y acto seguido, viendo mi condición de herida, pasan de largo ignorándome” señaló la joven en un comunicado.

Fuente: bolsonweb.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: