Japón ganó la VI Copa Mundial Femenina de Fútbol

FÚTBOL ALEMÁN | 17.07.2011

Alemania 2011 sirvió para promover el fútbol femenino en todo el mundo con casi 18 millones de televidentes y estadios llenos. Sólo el dopaje, el sexismo de los medios y los errores arbitrales ensombrecieron este evento.

El triunfo de las japonesas, una alegría para un pueblo castigado por catástrofes naturales.

Este 17 de julio, el duelo entre la primera potencia del balompié practicado por mujeres, Estados Unidos, y la gran revelación del año, Japón, cerró con broche de oro la sexta Copa Mundial Femenina de Fútbol –la primera se celebró en 1991–, “el mejor de la historia“, según Tatjana Haenni, miembro de la directiva de la FIFA. “Estamos más que felices con todo”, acotó Haenni. “Desde luego, para Alemania fue una gran sorpresa no pasar a semifinales. Pero si uno ve el campeonato de manera neutral, fue un torneo fantástico”.

Japón dio la gran sorpresa y venció por 3-1 en la tanda de penales a la selección favorita, Estados Unidos, coronándose por primera vez como campeón mundial de fútbol femenino: con dos mundiales ganados –los de 1991 y 1999–, las norteamericanas son primeras en el ranking internacional, mientras que las asiáticas están en cuarto lugar; ellas no habían sobresalido hasta este campeonato. Oráculos animales como la elefanta Nelly, que habita en un parque zoológico del norte de Alemania, tuvieron razón al pronosticar el triunfo nipón.

El primer gol de Japón fue anotado por Aya Miyama.

La vicisitud como espuela de la voluntad
El pasado miércoles (13.7.2011), el equipo dirigido por Norio Sasaki ya había alcanzado la mayor hazaña en la historia del fútbol femenino japonés al vencer a Suecia en semifinales. El equipo afrontó ese choque decisivo con una motivación especial: antes de salir a la cancha, Sasaki le mostró un video con imágenes del terremoto y el tsunami que arrasaron Japón en marzo, y de la catástrofe en la central nuclear de Fukushima. El técnico no creyó necesario repetir la experiencia antes del partido Japón-Estados Unidos.
“Las jugadoras ya saben lo que tienen que hacer”, se limitó a decir antes del juego de Fráncfort, dando a entender que para las japonesas no está solo en juego el título, sino la posibilidad de dar una alegría a su pueblo, recién castigado por catástrofes naturales y aún amenazado por el reactor nuclear de Fukushima.
“Este campeonato elevó el estatus del fútbol femenino”

Steffi Jones, presidenta del comité organizador de la VI Copa Mundial Femenina de Fútbol.

Las cerca de 49.000 entradas del estadio de Fráncfort del Meno se habían agotado mucho antes de que se supiera quiénes jugarían el partido decisivo. Para la presidenta del comité organizador, Steffi Jones, “este campeonato elevó el estatus del fútbol femenino a un nivel que no podíamos imaginar”. La meta de un 80 por ciento de ocupación en los estadios fue alcanzada, la inversión de 51 millones de euros se recuperó y Alemania 2011 deja la sensación de haber dado un impulso considerable a la versión femenina del llamado “deporte rey”.

El Mundial rompió récords de asistencia en Europa desde el partido inaugural: más de 74.000 espectadores vieron el primer juego directamente en el estadio Olímpico de Berlín y casi 17.000 personas se reunieron en la zona de Fráncfort reservada para que los hinchas contemplaran en pantalla gigante el partido Alemania-Japón de cuartos de final en el que las anfitrionas perdieron ante las futbolistas niponas. La atmósfera se enturbió en los estadios y los espacios públicos reservados para los aficionados sólo cuando Alemania quedó eliminada.
Cuando las alemanas fueron eliminadas…

Silvia Neid, blanco de críticas tras la eliminación del equipo alemán.

La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a las bicampeones mundiales y a su entrenadora, Silvia Neid, para animarlas tras la derrota sufrida el 10 de julio en Wolfsburgo; ese día, las japonesas pusieron fin a una seguidilla de quince juegos invictos. Esta es la primera vez en doce años que las futbolistas alemanas, campeonas del mundo de 2003 y 2007, se quedan fuera de un Mundial en la ronda de los últimos ocho. El suceso ha convertido a Neid en blanco de serias críticas: los analistas le atribuyen tácticas equivocadas y falta de comunicación con las atletas.

Los expertos sostienen que Birgit Prinz, la mayor goleadora en la historia de los mundiales, hizo sus maletas anticipadamente y sin dejar huella, pero la capitán de la selección alemana no es la única jugadora descrita por la prensa deportiva germana como una “promesa incumplida”. Entre las grandes “perdedoras” del campeonato se menciona a la máxima goleadora de Inglaterra, Kelly Smith; a la leyenda mexicana Maribel “Marigol” Domínguez, y a estrellas como la brasileña Marta, tenida por la mejor jugadora del mundo.
¿Son el sexismo y la homofobia asuntos “extrafutbolísticos”?

Algunos medios alemanes hallaron el juego de la brasileña Marta “poco femenino”.

Amargo resultó que entre los criterios de los especialistas germanos para criticar la actuación de las futbolistas haya pesado el hecho de si su juego era suficientemente “femenino” o “sexy”, mientras que los hombres sólo tienen que demostrar su efectividad en el campo. Más de un diario local destacó la supuesta habilidad de Marta para ganarse la antipatía del público con un juego “demasiado fuerte y veloz, casi propio de un hombre”. ¿Qué esperaban de la delantera brasileña, que gateara?

El mercadeo de Alemania 2011, con su eslogan “20once desde su cara más bonita” y la venta de muñecas con las efigies de Silvia Neid y Birgit Prinz, también decepcionó a un buen número de fans, hastiadas de que se ponga más énfasis en la belleza y la sensualidad de las jugadoras que en su dominio del balón. Otras hinchas lamentaron la timidez con que la FIFA condenó los comentarios de la entrenadora de Nigeria –Eucharia Uche difamó a las deportistas lesbianas en la prensa– y el que se le negara el acceso a un partido a un grupo de aficionadas que llevaba un cártel en el que se leía: “El fútbol es todo, también lésbico”.
Dopaje y errores arbitrales

El balompié femenino volvió a acaparar la atención del mundo este 17 de julio.

Otros incidentes que ensombrecieron este Mundial de balompié fueron los casos de dopaje, protagonizados por la colombiana Yineth Varón y el equipo norcoreano, eliminado por entero –caso inédito en la historia de la FIFA– tras ser sometido a un control conjunto después de que dos de sus integrantes dieran positivo en una prueba. También los errores arbitrales brillaron por su frecuencia; el video del penal no cobrado a una defensora de Guinea Ecuatorial que tomó la pelota con las dos manos en el área fue uno de los videos de Alemania 2011 más vistos en YouTube.

Pero nada de esto importó este domingo (17.7.2011), cuando el balompié femenino volvió a acaparar la atención del mundo desde el estadio de Fráncfort.
Autor: Evan Romero-Castillo / dpa
Editora: Claudia Herrera Pahl

Fuente: dw-world.de

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: