El autor de la matanza en Noruega usó balas especiales prohibidas en las guerras

Atentado en la isla de Utøya Flores de homenaje frente a la isla de Utøya (al fondo), donde Behring Breivik mató a al menos a 93 personas, según ha confesado él mismo tras ser detenido. (Joerg Carstensen / Efe)

EFE. 25.07.2011 – 02.45h
El autor confeso de los atentados de OsloAnders Behring Breivik, usó un tipo de munición especial, prohibida en las guerras, para causar la mayor matanza posible en su ataque al campamento juvenil, según un médico que ha atendido a las víctimas.
En una entrevista en la edición digital del rotativo local VGel cirujano jefe del hospital Ringerike, Colin Poole, que ha tratado a 16 heridos en el tiroteo de la isla de Utøya, asegura que el agresor empleó las denominadas balas expansivas o “dum-dum”, que tienen los extremos (la punta y el culote) huecos para que el núcleo se fragmente en el impacto.

“Esas balas más o menos explotaban dentro del cuerpo de las víctimas. Las heridas internas que tenían eran absolutamente terribles”, explicó Poole.

“Los fragmentos son tan pequeños. Nunca había visto algo así”, explicó Poole, a pesar de sus 26 años de experiencia.

Problemas para los cirujanos

Agregó que las balas expansivas han causado graves daños a los heridos en el tiroteo, en su mayoría jóvenes y adolescentes, y creado incontables quebraderos de cabeza a su equipo de cirujanos.

“Nos ha causado todo tipo de problemas adicionales por el tipo de daño que causan estas balas especiales. El efecto que causan dentro del cuerpo es similar al de miles de agujas y alfileres”, indicó el cirujano jefe.

Poole añadió que este tipo de munición es muy difícil de adquirir legalmente en Noruega, por lo que se preguntó cómo Breivik pudo conseguirla.

Las controvertidas balas expansivas, cuyo uso está prohibido en las guerras desde 1899, se emplea en ocasiones muy concretas, como en la caza mayor,debido al tipo de daños que causan.

Además, su uso se ha permitido o elegido en ocasiones muy concretas en los últimos años en el marco de operaciones antiterroristas, tanto para abatir suicidas como para disparar sobre secuestradores dentro de un avión sin dañar el fuselaje.

La mayor tragedia nacional

El pasado viernes, Behring Breivik mató al menos a 93 personas, según el último recuento oficial, en dos atentados coordinados que lanzó en Oslo y, dos horas después, en elcampamento de las juventudes socialdemócratas de la isla de Utøya, a unos 40 kilómetros de la capital noruega.

En el primer emplazamiento un potente coche bomba mató a al menos siete personas, hirió gravemente a una docena y destrozó cuatro edificios, mientras que en la isla murieron tiroteadas al menos 86 personas, en su mayoría jóvenes y adolescentes.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, calificó el doble atentado como la “mayor tragedia nacional desde la Segunda Guerra Mundial” para el país escandinavo.

Relacionadas en 20minutos.es

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: