Hallan los cuerpos de 50 fusilados durante la Guerra Civil en Palencia

Exhumaciones en Palencia Una arqueóloga trabaja sobre los restos de uno de los fusilados en Palencia durante la Guerra Civil. (Bragimo / EFE)

  • La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica lleva trabajando desde agosto en el antiguo cementerio palentino.
  • Abandonado en los 40, fue reformado en los 80 como una zona de ocio, dejando en el subsuelo los restos de 495 personas.
  • Los fusilamientos ocurrieron entre 1936 y 1937, y se espera encontrar otros 200 cuerpos.
EFE. 24.09.2011
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha exhumado desde agosto los restos de más de 50 personas fusiladas durante la Guerra Civil Española y enterradas en lo que fue el cementerio municipal de Palencia, que actualmente es una zona de juego sinfantiles donde los arqueólogos buscan a 250 represaliados.
El parque de la Carcavilla de Palencia fue el cementerio municipal hasta que se cerró a los enterramientos en la década de los cuarenta y se abandonó, hasta recuperarse en los ochenta, como una zona de ocio y esparcimiento, dejando en el subsuelo los restos de 495 personas, que fueron represaliadas y fusiladas en la Guerra Civil Española.

Desde hace años los familiares de las víctimas, vecinos de la capital y la provincia, trabajan para recuperar los restos de estas personas, todas ellas con nombres y apellidos, y documentación que identifica su lugar de enterramiento y hasta detalles del juicio sumarial que los condenó a muerte.

Desde el pasado 16 de agosto, gracias a una subvención del Ministerio de Presidencia, concedida a cuatro agrupaciones de familiares creadas para tal fin, arqueólogos de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Asociación Aranzadi del País Vasco se han entregado en la búsqueda de 250 personas, todas ellas fusiladas a finales de 1936 y principios de 1937.

Almudena García, arqueóloga de la Universidad Autónoma de Madrid, ha avanzado que hasta el momento se han localizado más de cincuenta cadáveres, reconocibles porque existen muchos indicios que ayudan a diferenciar a los fusilados de los enterrados por muerte natural.

Principalmente porque están enterrados en grupos de hasta cuatro personas, se les echa cal encima para acelerar su descomposición, no están en una caja y tienen uno o varios orificios de bala en la cabeza.

Los trabajos de prospección han servido para localizar las filas 7,8 y 9, siguiendo la pista que les dejaron los trabajos realizados en 2009, en los que se exhumaron los restos de 32 personas, y “ahora estamos terminando de exhumar las últimas fosas de la fila 4 y comenzamos a buscar la 3 y la 2, que son filas más cortas pero hay un montón de fosas en las dos”, ha explicado la arqueóloga.

De hecho los trabajos se desarrollan a buen ritmo, ya que si en las primeras semanas encontraron tramos donde estaban concentrados bastantes represaliados y el resto eran enterramientos ordinarios, “en la cuatro casi toda la fila son fosas”.

En esta fila es donde prevén encontrar a los de la Diputación, los represaliados de el juicio sumarial más llamativo, según Juan Manuel Monge, historiador y miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia, quien ha recordado que “el famoso juicio de la Diputación condeno a 34 jóvenes a ser fusilados en septiembre del 36”.

Y es que la mayoría de las víctimas de la represión que ahora se buscan en este parque palentino “fueron personas afines a la República, alcaldes, concejales, diputados y miembros de sindicatos”, ha explicado Monge.

En cualquier caso la arqueóloga de la Autónoma ha asegurado que “no van a salir los 250 represaliados que buscamos”, aunque los trabajos “se desarrollan a buen ritmo, a pesar de llevar una economía de guerra”.

Se está comprobando que desde los años 30, en los que fueron enterrados, hasta la fecha en que se cerró el cementerio, ha habido reutilizaciones del espacio, y algunas de las fosas buscadas no estaban donde se suponía que tenían que estar por la documentación aportada.

Si bien, aún tienen entre tres semanas y un mes de trabajo para concluir esta ardua y ambiciosa tarea, en la que las seis personas que están trabajando cada día, y la veintena de voluntarios que les ayudan los fines de semana tienen encomendado sacar a la luz la parte más triste de la historia de España.

“Seguimos recibiendo la visita de familiares que se interesan cada día por saber cómo transcurren los trabajos y nos preguntan cuando nos acercaremos a una zona determinada porque es donde están sus familiares”, ha explicado la arqueóloga.

De momento todos los restos encontrados se custodian en Dueñas (Palencia) hasta que se consiga la financiación para hacer el estudio osteológico y de ADN que sirva para identificar los restos y que ponga fin a tanta espera.

Relacionadas en 20minutos.es

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: