Otro satélite obsoleto caerá sobre un lugar indeterminado de la Tierra este fin de semana

Satélite Ilustración de un satélite en órbita. (EFE)

  • Se calcula que caerá a primera hora del domingo, pero es difícil determinar el lugar.
  • Las posibilidades de que golpee a alguien (1 entre 2.000) son  mayores que las que había con el satélite de la NASA que cayó hace un mes.
  • Hasta 30 pedazos con una masa total de 1,7 toneladas podrían precipitarse sobre la superficie.
EFE. 20.10.2011 – 13.18h
Rosat un satélite alemán obsoleto, fuera de servicio desde 1999 pero aún en órbita, se dirige hacia la Tierra donde caerá en algún momento del fin de semana, en un lugar indeterminado. Según los expertos este satélite tiene más posibilidades de golpear a alguien que el satélite de la NASA que cayó hace un mes sobre el Pacífico.

El Centro aeroespacial alemán, que se encargó de la construcción del aparato, cree que las posibilidades de que alguien resulte herido por algunos de los fragmentos del satélite es de 1 entre 2.000, mientras que para el satélite UARS, que cayó hace un mes, eran de 1 entre 3.200.

En principio, está previsto que el ROSAT se precipite descontroladamente sobre la Tierra a primera hora del domingo, pero las estimaciones no son muy precisas, y dependen de las oscilaciones en la radiación solar, por lo que podría ser que el aparato se adelantara o retrasara en su caída.

Sin embargo, definir el lugar exacto del impacto es más complicado, principalmente por la elevada velocidad del Rosat-una vuelta completa a la Tierra dura sólo 90 minutos-, así como por la rotación de nuestro planeta sobre su propio eje, señaló Andreas Schütz, portavoz del DLR, con sede en Colonia.

Por el momento, los expertos tan sólo pueden precisar que el Rosat caerá sobre la Tierra entre los 53 grados de latitud norte y los 53 grados de latitud sur.

Durante su misión, entre 1990 y 1999, el Rosat, de casi 2,5 toneladas de peso, giró alrededor de la Tierra en un una órbita elíptica a una distancia de entre 585 y 565 kilómetros de la superficie terrestre.

Desde que fue puesto fuera de servicio, el satélite alemán pierde altura continuamente debido a la fricción con la atmósfera terrestre, de manera que a principios de septiembre pasado la distancia con la Tierra se había reducido hasta unos 290 kilómetros y actualmente, según Schütz, es de 240 kilómetros.

Cuando el Rosat ingrese en la atmósfera a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora, el satélite se romperá en pedazos y la mayor parte se desintegrará debido al extremo calor generado por el rozamiento.

Sin embargo, los últimos análisis señalan que hasta 30 pedazos con una masa total de 1,7 toneladas -principalmente restos del espejo del telescopio, muy resistente al calor- podrían precipitarse sobre la superficie terrestre.

El fragmento más pesado podría pesar hasta 1,6 toneladas, según los expertos.

Relacionadas en 20minutos.es

A %d blogueros les gusta esto: