Progresivo deterioro de la sanidad pública madrileña bajo los gobiernos del PP

La atención sanitaria en Madrid se sitúa a la cola del resto de CCAA, lo que en opinión de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Publica de Madrid es el resultado de una “política intencionada en contra de la sanidad pública y en favor de la privatización”.

nuevatribuna.es | | 07 Noviembre 2011 – 16:06 h.

Desde que se realizaron las transferencias, Madrid tiene una infrapresupuestación crónica, siendo la comunidad autónoma que asumió las transferencias con un menor presupuesto per capita. Esta situación se ha mantenido a lo largo de los años, y desde entonces el presupuesto sanitario (€ /habitante/año) ha sido sistemáticamente inferior al promedio de las CCAA. El tema es aún más relevante si se tiene en cuenta que durante este periodo Madrid ha sido la primera o la segunda comunidad autónoma en PIB por habitante.

A juicio de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Publica de Madrid, “se ha ido sumando una progresiva potenciación de la provisión privada y la privatización de servicios que ha ido detrayendo fondos al sistema sanitario público, con lo que se han producido cierres de camas en los centros públicos, disminuciones de plantillas, etc.”.

Madrid tiene una situación peor que la media de las CCAA en 11 de ellas, que incluyen la valoración que hacen los ciudadanos del funcionamiento del sistema sanitario. Pero lo más preocupante, es que la mala posición de Madrid respecto a las demás CCAA se mantiene a lo largo de los años, de manera que en la evaluación de los servicios sanitarios de las CCAA que realiza la FADSP esta siempre incluida en el grupo de cola que se define como de servicios sanitarios deficientes, siendo la posición alcanzada la siguiente:

2004: 16

2005: 16

2006: 14

2007: 15

2008 14

2009 15

2010 14

2011 15

Es decir, se coloca entre las posiciones 14 y 16 en los últimos 8 años, lo que es más llamativo si se tiene en cuenta que antes de las transferencias se trataba de una comunidad autónoma que se consideraba con los mejores servicios sanitarios del país. Evidentemente, este retroceso se ha producido tanto por un empeoramiento de la sanidad madrileña como por la mejora de los servicios sanitarios de otras CCAA.

Hay que resaltar, que incluso en los temas en los que la Comunidad de Madrid estaba bien posicionada, como es el farmacéutico, se ha producido un retroceso. Madrid ha pasado de ser la comunidad autónoma con menor gasto farmacéutico per capita en 2004 a ocupar el segundo lugar en 2011, y de ser la primera en cuanto a la utilización de medicamentos genéricos (2004) a ocupar el tercer lugar (2011), y en este último año la disminución del gasto farmacéutico en recetas de la seguridad social se sitúa por debajo de la media lo que hace preveer que el gasto farmacéutico per capita ira empeorando. Por otro lado conviene tener en cuenta que el gasto farmacéutico hospitalario sigue creciendo lo que hace que el gasto farmacéutico total siga aumentando (según la Memoria 2010 del Servicio Madrileño de Salud en este año el gasto farmacéutico total había aumentado en un 0,34% sobre 2009).

Otra de las cuestiones que planean sobre el futuro de la sanidad madrileña es el proceso privatizador al que le ha sometido el gobierno de Esperanza Aguirre, que ha supuesto una descapitalización de la red pública (en el presupuesto de 2011 los centros privados y semiprivados han tenido un crecimiento del 56% mientras que la red pública tradicional ha visto una disminución presupuestaria del 9,56%, y en el proyecto para 2012 se mantiene esta situación con incrementos para los centros privados y semiprivados y disminuciones en los centros públicos).

Y por fin, la llamada libre elección, que no sólo ha desestructurado el funcionamiento organizativo del sistema sanitario, sino que además ha supuesto un importante incremento de costes (los nuevos programas informáticos, las citaciones centralizadas, etc) y que ha constituido un fracaso porque, como era previsible, sólo ha sido utilizada por un número muy reducido de ciudadanos.

Las últimas medidas de la Consejería de Sanidad no han hecho sino agravar el problema:

  • Se ha incrementado la privatización de los hospitales con unos costes exorbitantes (mas 7 veces por encima de a su coste real),y empeorando la calidad, y se avanza aún en mas privatizaciones (el último el hospital de Torrejón y todavía quedan 2 mas pendientes de apertura)
  • Se deterioran los hospitales de la red tradicional, disminuyendo las plantillas, el número de camas y el presupuesto
  • Se han realizado gastos absurdos en informática, con escasa utilidad, favoreciendo sistemas distintos según los centros (en hospitales y en atención primaria) y con funcionamiento cargado de problemas
  • Se ha roto la estructura de las áreas sanitarias sin resultados positivos, ni siquiera en cuanto a la libre elección que de manera muy mayoritaria (mas del 95% de los casos) sigue circunscribiéndose a lo ya establecido en al legislación anterior.

En resumen, “un balance muy negativo que ha deteriorado la atención sanitaria de la Comunidad de Madrid situándola a cola de las CCAA“.

Noticias relacionadas:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: