En 2008 Barrick Gold escondió enorme derrumbe de rocas contaminadas

avatar_karen Karen Hermosilla 26 oct, a las 01.42h

El glaciólogo Juan Pablo Milana confirmó las dudas que existen sobre la seguridad del proyecto Veladero (sector de Argentina) y el gran proyecto de Pascua Lama ( terrenos cedidos a la empresa por parte de Chile y Argentina) que ya esta avanzado con tareas de exploración y preparación.

La revelación de un masivo derrumbe de una de las escombreras que contiene material rocoso contaminado (con cianuro) por los procesos de extracción de oro, la realizó al comparar imágenes de 2005, 2007, y 2008 del lugar. Puede observarse claramente que en algún momento entre 2007 y 2008, hubo un gran colapso de la escombrera que terminó en un camino de acceso de la mina.

El accidente hace brotar dudas sobre la seguridad para los obreros, la del medio ambiente y la salud humana que podría ser afectada si un derrumbe de este tipo causa el vuelco de contaminantes en los ríos de la alta montaña.

Estas aprensiones son validadas por El Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA) que publicó recientemente un informe realizado por el científico Flaviano Biancchini, que revela datos preocupantes en las pruebas de calidad de agua tomadas regularmente de los ríos cercanos a Veladero, poco después del supuesto derrumbe.

Milana sugiere que la presencia de permafrost en la zona de Veladero y en el lugar donde sucedió el colapso, pudo haber sido determinante en la falla de la estructura construida por Barrick Gold. Critica severamente a los técnicos de Barrick Gold en su falla de diseño:

“El hecho que colapse una escombrera habla muy mal de la ingeniería aplicada en la Mina Veladero, ya que son los ingenieros encargados de determinar la estabilidad de los taludes y cuidar porque las pendientes de los mismos no superen ángulos críticos para el tipo de material y saturación de agua asociada. Lo que creo que ha sucedido es que las impermeabilizaciones necesarias en las escombreras para evitar el drenaje ácido de las mismas, no fue instalada y como resultado, el material se suturó en agua (ácida) y se fluidificó parcialmente deslizándose pendiente abajo, afortunadamente no por una distancia considerable sino hubiera terminado justamente en el “Valle de Lixiviación”.”

Su crítica continúa, alertando a la población sanjuanina donde se ubican los trabajos de la transnacional minera:

“Por ello, espero que esta oportunidad sirva para concientizar a la población sanjuanina de que existen peligros muy importantes (por ejemplo el propio colapso del dique de lixiviación), y no hay suficientes elementos de seguridad aguas abajo de estos emprendimientos mineros para garantizar la seguridad de la población. También nos enseña que la ingeniería aplicada en esta mina es defectuosa, por lo cual permite concluir que este u otros accidentes peores se podrían repetir en el futuro, indicando la NECESIDAD de los controles independientes”.

Esperemos a ver que se hace. Si se llora sobre la leche derramada, o simplemente se calla, como ha sido hasta ahora. Porque lamentablemente, no existen muchas alternativas cuando las autoridades de los países, cedieron su soberanía para la explotación, sin pedirle la opinión a ninguno de los ciudadanos, y lo que es peor, que lejos de ser beneficiados, pueden sufrir las consecuencias de la negligencia en las faenas de la Barrick Gold.

Vea el infome AQUÍ (Descargar pdf)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

*Descubren un importante yacimiento de gas en la frontera de México y EEUU

*Pi-Pan, un contenedor de pizza retornable

*Turismo comunitario: privilegiando la sustentabilidad y las culturas locales en Chile

*Nueva acción de Greenpeace exigiendo que se respete criterio científico en cuotas de pesca

*Argentina: dos eco emprendedores reconocidos en Europa

Fuente: veoverde.com/es

Anuncios

Elecciones en Argentina: Cristina Fernández se impone con más del 53 por ciento

por EL MOSTRADOR/ EFE / 23 DE OCTUBRE DE 2011

Según primeros resultados oficiales

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que aún la carga de los votos de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país y bastión del oficialismo, es sólo del uno por ciento, por lo que vaticinó que la brecha entre Fernández y los opositores será mayor a medida que avance el recuento.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, fue  reelegida este domingo con el 53,04 por ciento de los votos, según los primeros resultados oficiales del escrutinio provisional de los comicios generales celebrados en el país suramericano.

Escrutado el 15,5 por ciento de las mesas, el socialista Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista, se coloca en segundo lugar, con el 16,98 por ciento de los sufragios, en una jornada en la que votó el 76 por ciento del padrón electoral.

De confirmarse esta tendencia, el resultado de Fernández es el mayor registrado en una elecciones presidenciales en Argentina desde el retorno a la democracia, en 1983.

Al anunciar los primeros resultados, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que aún la carga de los votos de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país y bastión del oficialismo, es sólo del uno por ciento, por lo que vaticinó que la brecha entre Fernández y los opositores será mayor a medida que avance el recuento.

Tercero se sitúa el radical Ricardo Alfonsín, con el 13,21 por ciento, seguido por el postulante por Compromiso Federal, el peronista disidente Alberto Rodríguez Saá, con un 7,33 por ciento.

En quinta posición está el expresidente Eduardo Duhalde, candidato por el Frente Popular (peronismo disidente), con un 5,66 por ciento de los votos.

Le siguen Jorge Altamira, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, con el 2,12 por ciento, y Elisa Carrió, candidata por la Coalición Cívica, con un 1,66 por ciento.

Fuente: elmostrador.cl

Cristina Fernández se prepara para conseguir la victoria directa

Con un 53,2 por ciento de los votos, la presidenta obtendría una aplastante victoria con más de 40 puntos de ventaja sobre su rival inmediato, el gobernador de la provincia de Santa Fe, Hermes Binner.

nuevatribuna.es | | Actualizado 23 Octubre 2011 – 13:22 h.

Cristina Fernández tiene prácticamente garantizada la reválida de su cargo al frente del país en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Argentina, en las que la viuda del fallecido dirigente Nestor Kirchner podría obtener una mayoría sin precedentes en la historia reciente del país frente a una oposición completamente fragmentada a merced del desarrollo económico -y el espectacular descenso de la tasa de desempleo- registrado en Argentina bajo el mandato de la presidenta.

Para hacerse con la victoria directa en primera vuelta, Fernández necesitaba un 45 por ciento de los votos o, en su defecto, obtener un 40 por ciento con un mínimo de diez puntos de ventaja sobre su rival más inmediato. Esta última parece la opción más factible: Binner conseguiría el 12,4 por ciento de los sufragios según Management & Fit, mejorando en cerca de 2 puntos porcentuales su actuación de las primarias, en las que había terminado en el cuarto puesto.

Binner, una figura emergente que podría convertirse en el líder de la inconexa oposición argentina según analistas, relegó al legislador Ricardo Alfonsín, que obtendría el 7,8 por ciento de los votos de acuerdo a Management & Fit.

Alfonsín, candidato presidencial por la centrista Unión Cívica Radical, había logrado un segundo puesto en las primarias de agosto, con poco más del 12 por ciento, junto al ex presidente Eduardo Duhalde.

ELECCIONES LEGISLATIVAS PARCIALES

Junto a la elección presidencial se celebran también comicios para elegir a 24 senadores y 130 diputados nacionales. Se espera una ardua lucha en Buenos Aires tras el triunfo de Mauricio Macri, de Propuesta Republicana (PRO).

Propuesta Republicana no cuenta con candidato presidencial y centrará su campaña en los escaños bonaerenses y en la cantidad de escaños que consiga en el Congreso, donde Fernández aspira a recuperar el control que el PRO le arrebató en 2009.

FIN DE CAMPAÑA

El país se encuentra desde hoy en período de reflexión. Desde las ocho de la mañana, hora local, se prohíbe cualquier declaración política de candidatos y funcionarios, la difusión de encuestas y sondeos y la celebración de espectáculos masivos.

La veda prohíbe todo tipo de acto proselitista hasta tres horas después del cierre de los comicios y alcanza a todo tipo de declaración de propaganda política de candidatos, funcionarios o comunicadores sociales, como la difusión de encuestas y sondeos preelectorales.

Sin embargo, el director nacional electoral, Alejandro Tullio, aclaró que en las redes sociales no rigen prohibiciones. “Son espacios de libertad y no están alcanzadas por las prohibiciones“, sostuvo.

La transmisión de la opinión individual de un ciudadano en las redes sociales, por más que llegue a muchos, no implica la violación de la veda. Las redes sociales son multidireccionales, son propiedad de todos y de nadie“, agregó en declaraciones recogidas por el diario ‘La Nación’.

En su discurso de final de campaña, desde las Malvinas, Cristina cerró la campaña con un pedido de “paz y concordia”. “Necesitamos paz y concordia para seguir creciendo, para corregir lo que hay que corregir y mejorar lo que hace falta mejorar“, aseguró.

“Tenemos la experiencia, tenemos el programa, tenemos los equipos y sobre todo tenemos entusiasmo para demostrar que otra Argentina es posible”

Le pido ayuda a todos los dirigentes con responsabilidades institucionales, porque esto no lo hace una sola persona sentada en la Casa Rosada, lo hace la colaboración de la sociedad, con sus dirigentes sociales, políticos, sindicales y culturales“, agregó.

Por su parte, Binner subió al escenario en Rosario para cerrar su campaña con una promesa de reforma. “Tenemos la experiencia, tenemos el programa, tenemos los equipos y sobre todo tenemos entusiasmo para demostrar que otra Argentina es posible”, aseguró.

POSIBLES PROBLEMAS ECONÓMICOS A LARGO PLAZO

Los economistas estiman que la elevada inflación -próxima al 25 por ciento- podría convertirse en un problema económico en los próximos años. Pero los niveles de desempleo se encuentran en su nivel más bajo de las últimas dos décadas, y son pocos los que creen que Kirchner vaya a cambiar su política económica.

Se tata de uno de los Gobiernos más enemistados con el mercado de toda Sudamérica, por detrás de Venezuela y quizás Ecuador“, entiende el economista británico Michael Henderson. La presidenta argentina nacionalizó las compañías de pensiones privadas en 2008, controla el Banco Central y los negocios son sometidos a una política de control de precios, y acuerdos para incrementar sus exportaciones.

Kirchner no tiene intención de cambiar. Sus medidas han gozado de un éxito sin precedentes entre los argentino que sufrieron el cataclismo económico hace ya una década, que culminó en la mayor crisis de deuda soberana de la historia del país.

Además, “parece que Kirchner ha comenzado por fin su propia presidencia“, según entiende el analista James Nilson, un año después del fallecimiento de Nestor Kirchner, -que desembocó en una inolvidable ola de afecto popular a Cristina Fernández, convertida en viuda del pueblo argentino- de quien se decía que gobernaba Argentina entre bambalinas.

Quizás también le interese:

Argentina: ¿Cristina para rato?

AMÉRICA LATINA | 21.10.2011

Según encuestas, Cristina Fernández de Kirchner será reelecta este 23 de octubre. Expertos prevén que deberá enfrentar medidas de ajuste económico que podrían afectar su popularidad.

Se perfila otro mandato de Cristina Kirchner. ¿Y en el 2015 también?

Las encuestas le otorgan a la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, la actual presidenta y candidata del Frente para la Victoria (FpV), entre un 50 y un 55 por ciento de los votos en estas elecciones, con una diferencia sobre el segundo candidato, que se pronostica será Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista, de más del 30 por ciento. El candidato a la vicepresidencia es el actual ministro de Economía, Amado Boudou, de 48 años.

Especulaciones sobre un tercer mandato

Pero ya antes de haberse llevado a cabo los comicios de 2011, en círculos cercanos al Gobierno argentino sugieron rumores acerca de una tercera elección de la Dra. Mariana Llanos, politóloga del GIGA de Hamburgo. presidenta en 2015, previa reforma constitucional. El 23 de octubre también se celebrarán elecciones legislativas, que definirán la composición de la Cámara de Diputados y del Senado argentinos, clave para una posible reforma constitucional. Con un porcentaje estimado del 50 por ciento de los votos, este panorama no sería tan improbable. “Con un viraje al parlamentarismo, Cristina F. de Kirchner podría llegar a atraer a fuerzas de la oposición para una alianza”, explica Mariana Llanos, politóloga e investigadora del Instituto de Estudios Latinoamericanos (GIGA) de Hamburgo.

“Uno de los desafíos que enfrentará -con la posibilidad de un tercer mandato o sin él- es la oposición dentro de su mismo partido y el surgimiento de nuevos liderazgos alternativos dentro del peronismo”, señala la investigadora. “Y hablamos del peronismo, porque la oposición no existe. Lo que sigue se va a dirimir dentro del peronismo”, añade

Argentina: default y recuperación económica

Dra. Mariana Llanos, politóloga del GIGA de Hamburgo

Argentina logró superar la grave crisis económica, que golpeó de lleno a ese país en 2001, devaluando su moneda, recortando su deuda y declarándose en default. La caída del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina durante la crisis fue del 20 por ciento. “El FMI, que había alentado la convertibilidad y financió el experimento, abandonó al país a su suerte en diciembre de 2001”, explica Osvaldo Pandolfi, Dr. Osvaldo Pandolfi, economista y docente de la Universidad de General San Martín (Buenos Aires).economista y docente de la Universidad de General San Martín, en Buenos Aires, señalando que la deuda externa representaba un 20 por ciento del gasto estatal. El país comenzó a superar la crisis a través de retenciones a la exportación y un fuerte ingreso de divisas vía exportaciones de materias primas agrícolas y de automotores –un 60 por ciento a Brasil. “Y ésto en contra todas las predicciones del FMI y de una gran parte de los economistas argentinos”, agrega el experto.

El Gobierno del ex presidente Néstor Kirchner complementó, a partir de 2003, la consolidación de la economía argentina proponiendo a los acreedores una audaz quita del 75 de la deuda argentina. A partir de allí, y con una parte de la deuda en default, se implementó una política de fuerte incremento del gasto público y social.

Se pagó la deuda de 10.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI), pero no se canceló la deuda de los holdouts o acreedores que no accedieron al canje voluntario, y la deuda con el Club de París, que, hasta el momento, condicionó su negociación con Argentina a la revisión del cumplimiento del Artículo IV del FMI, todavía un tema pendiente para Argentina en materia económica en el contexto internacional que, de seguro, volverá a plantearse en un segundo Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

¿Habrá Cristina Fernández de Kirchner para rato?

Gracias al gasto público y social se incrementó el consumo, y esto, junto al aumento del precio de los granos, hizo que el PIB creciera alrededor de un 9 por ciento en el 2005, dice Osvaldo Pandolfi. Este repunte no mermó durante la crisis financiera global de 2008-2009 porque Argentina no formaba parte de los circuitos de crédito internacionales. En 2010, el PBI de Argentina fue del 7 por ciento, y se prevé que será de un 4,5 al cierre del 2011.

Según datos oficiales del INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, la pobreza y la indigencia en los hogares de los grandes conglomerados urbanos se redujeron en un 40 por ciento y en un 20 por ciento respectivamente, respecto del total de los hogares. Y la desocupación y subocupación para el segundo trimestre de 2011 llegan al 7,3 por ciento y al 8,4 por ciento. Sin embargo, analistas privados contradicen estos datos. Según ellos, la pobreza volvió a aumentar en 2007, y la informalidad laboral sigue afectando a un 50 por ciento de la población. Además, indican que los sueldos reales de la clase media argentina son muy bajos.

Panorama económico de cara al próximo gobierno

De cara a un próximo Gobierno de Cristina Kichner, Osvaldo Pandolfi cree que “el mayor desafío será, en lo económico, controlar la inflación -alta a niveles internacionales- en primer lugar, con un ajuste importante del gasto público para adecuarlo a los ingresos fiscales.” La inflación en 2010 se ubicó, de acuerdo con el INDEC, en el 10,9 por ciento, si bien los institutos de economía privados y las organizaciones internacionales estiman que fue de cerca del 25 por ciento interanual. Y calculan valores similares para el 2011. En cuanto a la controversia existente sobre la medición de los precios, “ésta no alcanza para relativizar las mejoras de los indicadores sociales respecto de 2001-2002”, subraya el experto.

Sin embargo, el contexto internacional ya no es tan favorable, dado que los socios compradores de Argentina, Brasil y China, están en una fase de desaceleración económica, y Europa se halla en medio de una grave crisis, por lo cual Cristina Kirchner, de ganar estos comicios, seguramente deberá tomar importantes medidas de ajuste.

“Hay decisiones que para un gobierno popular no son tan fáciles. Decisiones que se han postergado por el clima electoral”, advierte Mariana Llanos. En el futuro inmediato, se prevé una puja entre los diversos sectores –sindicatos, empresarios, y la sociedad- en la cual se probará la habilidad de la presidenta para arbitrarlos.

¿Peronismo, kirchnerismo o cristinismo?

La presidenta argentina con su marido, el ya fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

El peronismo, que cuenta con un 35 a un 40 por ciento del electorado, parece adaptarse a diferentes épocas y contextos económicos y sociales. “Tiene esa maleabilidad ideológica que no tienen otros partidos políticos, y posee figuras de liderazgo“, explica Mariana Llanos.

Según la analista, el kirchnerismo supo entender un clima de época que se gestó después de la crisis: un clima anti-menemista, en contra de las privatizaciones y de la sumisión al Fondo Monetario Internacional. Y que encajó muy bien con el “argentino post-crisis”. Eso le ha dado la posibilidad de sostenerse en el poder durante todo este tiempo, opina la analista. Otro aspecto es el impulso dado por los Gobiernos de Cristina y Néstor Kichner, junto con los organismos de derechos humanos, a la elaboración y reparación de los crímenes cometidos durante la dictadura cívico-militar

Para Llanos, de no concretarse su tercer mandato, el fin de Cristina F. de Kirchner no será el fin del peronismo. El peronismo presenta muchas particularidades que otros partidos políticos no tienen, ni en Argentina ni en América Latina, y eso le da continuidad y perspectiva. Y para la oposición se hace bastante complicado instalarse y competir con un partido de todas estas características. “Tenemos kirchnerismo para rato, pero no sé si éste”, concluye la experta.

Autora: Cristina Papaleo
Editora: Emilia Rojas

Fuente: dw-world.de

Quieren presas en Chile con tendido por Argentina

MIÉRCOLES 19 DE OCTUBRE DE 2011 08:44

Piñera le encomendó a Laurence Golborne y Rodrigo Alvarez que iniciaran gestiones con la Casa Rosada para crear un marco regulatorio que facilite que la megacentral de HidroAysén pase por la pampa argentina. La empresa rechaza la iniciativa, que surge en momentos en que La Moneda apuesta por atrasar el proyecto y no pagar el alto costo de impulsarlo en plena campaña municipal.

Fuente: diario La Tercera

18/10/2011. En el despacho del ministro de Planificación argentino Julio De Vido cuelga un gran mapa de Sudamérica y en el centro hay una mesa redonda de madera que apenas da espacio a un elegante mueble biffé. El 15 de agosto, el hombre fuerte del gobierno de la Presidenta Cristina Fernández se sentó a un lado de los ministros del MOP, Laurence Golborne, y de Energía, Rodrigo Alvarez, para abordar los avances en infraestructura en 14 pasos fronterizos de ambos países y conversar un punto de la agenda que se manejaba bajo absoluta reserva en La Moneda: la posibilidad de forjar un acuerdo bilateral en torno al proyecto de HidroAysén.

Golborne era un viejo conocido para De Vido. Lo ve desde la época en que era gerente de Cencosud y viajaba permanentemente a Buenos Aires. En los meses en que estuvo al mando de la cartera de Energía, entre enero y julio de este año, estuvo en permanente contacto con él. Las conversaciones apuntaban a retomar las gestiones del ex ministro Ricardo Raineri, que pasaban por analizar la situación eléctrica bilateral, la interconexión entre ambos países y crear un marco regulatorio para la integración energética.

Las tratativas de Golborne con De Vido se enmarcaban en una reservada misión que le había encomendado el Presidente Sebastián Piñera: establecer las condiciones para facilitar que parte de la línea de transmisión de HidroAysén se construya por el sur de Argentina. El ministro argentino ha puesto sobre la mesa la posibilidad de realizar un acuerdo energético, donde Argentina abastezca a Chile de gas a través de la central Salta -ubicada a la altura de Antofagasta- y Buenos Aires se beneficie de la energía de HidroAysén.

Se trata de un swap eléctrico entre ambos países, donde el tendido de transmisión de la megacentral cruce desde los ríos Baker y Pascua a la provincia transandina de Santa Cruz y recorra la pampa argentina hasta llegar al paso fronterizo Pino Hachado, en la IX Región. En ese punto se conectaría con una central que trasladaría la electricidad hacia Buenos Aires y el trazado regresaría a Chile, lo que permitiría que las torres de alta tensión no se instalen en lugares turísticos ni protegidos desde la Undécima Región hasta las proximidades de Temuco. “Es hidroelectricidad por gas”, señalan en el gobierno.

La integración energética es una de las prioridades para De Vido, quien viajará a Chile tras las elecciones transandinas del 23 de octubre y sellará en Santiago una serie de acuerdos de interconexión vial con el embajador Adolfo Zaldívar, otro de sus viejos conocidos en Chile. La jefa de Estado contempla visitar La Moneda antes de diciembre.

Piñera ya tenía previsto abordar la situación de HidroAysén con Fernández cuando la mandataria contemplaba viajar a Santiago para Fiestas Patrias. La gobernante canceló esa vez su viaje, pero el Presidente no bajó su plan y le encomendó al sucesor de Golborne en Energía, Rodrigo Alvarez, continuar con las gestiones con Argentina

En los cálculos de Piñera existen varias razones para explorar esa alternativa. La empresa pretende presentar su propuesta al Sistema de Evaluación Ambiental en marzo de 2012. Se trata de una línea de 2.400 kilómetros que atraviesa 66 comunas en nueve regiones y que contempla seis mil torres de 60 a 70 metros de altura, que pasa por áreas protegidas privadas y del Estado.

Un tendido eléctrico de esa magnitud, señalan en el gobierno, puede generar un fuerte ruido político y ciudadano en la víspera de las elecciones municipales de octubre del próximo año. Ya en la víspera del 21 de mayo pasado, cuando el gobierno defendía con fuerza el proyecto y apelaba a la crisis de abastecimiento energético del país, un movimiento sin líderes visibles y al margen de la clase política se había tomado la agenda por asalto, lo que terminó en las primeras movilizaciones callejeras en contra del gobierno de Piñera y una caída en las encuestas. El 74% rechazaba HidroAysén y el fenómeno del malestar ciudadano, para muchos analistas, había explotado a raíz de un conflicto medioambiental.

De acuerdo con sus cercanos, el Presidente estima en líneas gruesas que mientras en Chile la línea transmisora atravesara territorio turístico y mapuche en Argentina podría instalarse a través de la pampa. No sólo eso. También estima que se puede lograr un acuerdo energético de beneficio mutuo y legalmente “blindado” con Argentina. Vale decir, que entregue beneficios e implique costos para ambos países en caso de incumplir los contratos y que cuente con restricciones claras, para así no repetir la amarga experiencia de Eduardo Frei: la transgresión a los acuerdos gasíferos que selló con Carlos Menem en los 90.

Más allá de las precauciones y reparos la única herramienta con que cuenta el gobierno, pasa por crear condiciones legales y diplomáticas que posibiliten que el tendido se realice a través de la pampa argentina u opere el swap. La decisión final está en manos de la empresa, que se opone tenazmente a la posibilidad. No sólo por un tema de costos. Entre los altos ejecutivos de HidroAysén existe la convicción de que el riesgo de invertir en Argentina es más alto, tanto desde el punto de vista político como estratégico.

De hecho, cuando Daniel Fernández asumió en abril del año pasado como vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, una de las primeras decisiones que adoptó fue pedir revisar los análisis hechos sobre Argentina y, tras estudiarlos, desechó esta opción. A fines de 2010 fue sondeado por el gobierno sobre esa alternativa, la que rechazó.

El ministro Golborne también tiene la impresión de que mirar hacia Argentina es inviable, lo que representó en su momento a Piñera tras sus conversaciones con De Vido. El actual titular de Energía tampoco es partidario de esta alternativa, pese a que el trazado por la pampa es técnicamente viable.

El 20 de junio pasado, la Corte de Apelaciones de Puerto Montt paralizó el proyecto de HidroAysén, al declarar admisibles recursos de protección presentados por los senadores Antonio Horvath, Guido Girardi y los diputados Patricio Vallespín y Enrique Accorsi, junto a organizaciones medioambientales. El jueves, sin embargo, el mismo tribunal falló en contra del fondo de los siete libelos y dejó el caso en manos de la Corte Suprema

En La Moneda estiman que el plazo de resolución del máximo tribunal será marzo de 2012. Y que tras el dictamen se convocaría el Comité de Ministros -compuesto por Medio Ambiente, Salud, Agricultura, Economía y Energía y Minería- que deberá tomar la decisión final respecto a aprobación o rechazo de HidroAysén, que sólo por parte de sus retractores tiene más de mil observaciones.

En el gobierno ya se aprontan a enfrentar ese escenario. Una de las posibilidades apunta a elevar los estándar que ofrece HidroAysén y exigir que la transmisión no afecte lugares turísticos. Para ese efecto deberían aumentar la línea submarina -hoy están proyectados 160 kilómetros entre Chaitén y Puerto Montt- y apuntalar la transmisión subterránea. Una solicitud de esa naturaleza, de acuerdo con los cálculos de la empresa, podría hasta cuadruplicar los costos del proyecto y sólo generaría mayor impacto en las zonas intervenidas.

La decisión es compleja. La central implica una inversión de US$ 4 mil millones y un soporte energético del país a partir de su entrada en vigencia, contemplada para 2020. Chile necesita duplicar su producción energética en los próximos 10 años y, por este motivo, el gobierno puso todas sus fichas en el proyecto todo el primer semestre, al punto de que la oposición acusó presiones para que la Comisión de Evaluación de Impacto Ambiental de la Undécima Región lo aprobara.

Ahora, cuando el gobierno comienza a detener la sangría en las encuestas y se enfrenta a una agenda difícil, marcada por el conflicto estudiantil, una alta fuente de gobierno resume el diagnóstico político de la administración piñerista frente al proyecto. “Lo ideal es que se atrase y todas las decisiones sobre HidroAysén sean tomadas por el próximo gobierno, porque de otro modo el tema estará abierto en medio de las elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales”.

En La Moneda afirman que la decisión es esperar con calma los procesos judiciales y no apretar el acelerador para dar vía rápida al proyecto, pues el Ejecutivo no está en condiciones de abrir más flancos.

A los obstáculos que advierten en La Moneda se suman los de Patagonia Sin Represas, que que independiente del próximo fallo de la Corte Suprema ya preparan su propia ofensiva legal. La batalla del grupo estará enfocada en la línea de transmisión de la megacentral, pues, a su juicio, es ahí donde HidroAysén tiene su punto más débil.

De no tener éxito por la vía judicial, los opositores al proyecto recurrirán la Corte Interamericana de DDHH. Están conscientes de que esa jugada no tiene efectos en las obras de HidroAysén, pero su objetivo es remecer por todas las vías el escenario político.

Altas fuentes de La Moneda afirman que la única forma de evitar la judicialización del proyecto de HidroAysén es lograr un acuerdo político con la Concertación, que permita una ley sobre carretera eléctrica, donde las expropiaciones y permisos de servidumbre sean tramitados por el Estado.

En el propio gobierno, sin embargo, están conscientes de que la posibilidad de que la Concertación acepte pagar el costo político de respaldar la carretera eléctrica es baja. Y que el proyecto tiene una difícil viabilidad.

Fuente: noalamina.org

Analizan numerosos informes bancarios de la hija de Bonafini y Schoklender –

03/10/2011 8:58
El fiscal federal Jorge Di Lello estudia una treintena de Reportes de Operaciones Sospechosas bancarias que corresponden a María Alejandra, al ex apoderado de Madres y a otros imputados en la causa por supuesta defraudación y lavado de dinero.

Así lo informaron fuentes judiciales, al tiempo que adelantaron que esta semana el fiscal tiene previsto acompañar un escrito en el que requerirá medidas para avanzar sobre esos Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) que aportó la Unidad de Información Financiera (UIF) días atrás y que involucran a varios de los imputados en la causa que lleva el juez Norberto Oyarbide.

Di Lello determinará cuáles de los ROS pueden ser útiles para la causa, ya que son de entre 2001 y 2011, y puedan aportar información en cuanto al movimiento de dinero de algunos de los imputados.

“Algunos de los ROS puede que tengan que ver con otros hechos y sirvan para emprender otras causas ajenas a ésta”, indicó una fuente judicial a la agencia Noticias Argentinas.

Entre esos reportes, hay dos que corresponden a María Alejandra Bonafini, quien se apartó de la dirección de la Fundación Madres de Plaza de Mayo el pasado viernes por una presunta pelea con su madre Hebe de Bonafini, aunque de la entidad lo negaron y dijeron que ella decidió irse por propia voluntad.

Esos dos informes sospechosos bancarios de María Alejandra son por sumas de 50 mil dólares y 100 mil pesos.

La mayoría de los otros ROS aportados a la causa corresponden a la financiera Monetización S.A, donde se supone Sergio Schoklender habría cambiado varios de los cheques del programa “Sueños Compartidos”, de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Algunos otros –según las fuentes– son del empresario Fernando Caparrós Gómez, quien sería el dueño de Monetización, y quien vendió la constructora Meldorek a Sergio Schoklender.

Fuente: NA

Agronegocios o derechos humanos

14-09-2011 Darío Aranda / Rebelión

El 27 de abril al mediodía, en la Casa de Gobierno, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para regular la venta de tierras a extranjeros.

Los medios de comunicación aliados al Gobierno hicieron tapa con el anuncio, como si dieran cuenta de una reforma agraria.

La compañía internacional Benetton posee en la Patagonia 970 mil hectáreas. ¿Sería mejor si estuvieran en manos del bonaerense Gustavo Grobocopatel? ¿O quizá el salteño Alfredo Olmedo? ¿O es preferible que las maneje la Mesa de Enlace (con todos dirigentes nacidos en Argentina)?

En el país no existen datos, ni siquiera aproximados, sobre extranjerización de tierras. Sólo hay casos emblemáticos, que suelen repetirse como si fueran los principales responsables de los males del país y del modelo extractivo: Carlo y Luciano Benetton, Douglas Tompkins, Joseph Lewis y Ted Turner.

Federación Agraria Argentina (en antaño tan cercana a la Sociedad Rural, en la actualidad tan cerca del Gobierno) arriesga cifras tan dispares como difícil de comprobar. Suele mencionar un supuesto relevamiento propio, pero nunca lo hizo público (los diarios igual lo citan como verdad revelada).

El proyecto de ley del Gobierno propone un registro de poseedores extranjeros de tierras rurales. Quizá el punto más relevante de la propuesta legislativa.

“Será una norma amplia, que proteja a los agricultores familiares (…) Hay modelos a mirar, como Brasil”, había anticipado la Presidenta el 1 de marzo de 2011 al inaugurar la sesiones del Congreso, cuando anunció que se trabajaba en el proyecto de ley.

El anuncio había creado expectativas en las organizaciones campesinas. Sobre todo porque la legislación de Brasil contempla la función social de la tierra, un anhelo de los movimientos rurales de base, que rechazan la concepción meramente mercantilista de la tierra, en busca sólo de rentabilidad, y que entienden a la tierra como un elemento indispensable para producir alimentos sanos para el pueblo, pilar la soberanía alimentaria de un país.

El 27 de abril, sólo 58 días después del anuncio en el Congreso, la Presidenta dio a conocer finalmente el proyecto de ley. En ninguna de las siete carillas se menciona la función social de la tierra. Tampoco existe mención alguna a los “agricultores familiares”, muchos menos sobre campesinos o pueblos originarios.

Pocos pueden oponerse a que en Argentina se legisle sobre la venta de tierras a extranjeros. Sobre todo, no se opondrán quienes impulsan el actual modelo agropecuario porque una ley de ese tipo no afecta ningún interés de los ganadores del modelo de agronegocios actual (donde la soja es sólo su cara más visible).

Regular la extranjerización de tierras no combate el corazón de la injusticia rural: la concentración de la tierra. Muy pocos tienen mucha tierra. La gran mayoría tiene muy poco.

El Censo Agropecuario de 1988 revela había en el país 422.000 explotaciones agropecuarias, que disminuyeron a 318.000 en 2002 (un 24,6 por ciento menos).

La investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), “La tierra en Argentina”, de Marcelo Sili y Luciana Soumoulou, resume: “Desde el punto de vista de la estructura agraria, la distribución de la tierra es sumamente inequitativa”. Y revela que el 2 por ciento de las explotaciones agropecuarias controla la mitad de la tierra del país. Mientras que el 57 por ciento de las explotaciones cuenta sólo con el 3 por ciento de la tierra.

Todo indica que en los últimos nueve años la concentración aumentó, pero (Indec mediante) no existen datos oficiales. En 2008, en plena disputa entre el Gobierno y la Mesa de Enlace, se realizó el Censo Agropecuario. Aportaría datos precisos luego de seis años de falta de estadísticas oficiales del sector rural. Pero el esperado relevamiento no escapó a las irregularidades del Indec. El Censo 2008 no abarcó todo el territorio nacional y nunca se presentaron todos los datos relevados. Los científicos sociales no lo toman como válido y, a su pesar, deben seguir manejándose con el Censo 2002.

El Foro por la Tierra del Chaco denunció que en 1995 las explotaciones de más de 1000 hectáreas representaban el ocho por ciento del total de la provincia. En 2002 pasaron a representar el 56 por ciento del total, en su mayoría para siembra de soja.

“Deforestación, agricultura y biodiversidad” es el informe de Marcelo Cabido y Marcelo Zak, investigadores principales de la Universidad Nacional de Córdoba y el Conicet. Además de los efectos ambientales, confirmaron la concentración de la tierra en la provincia: sobre cuatro departamentos del norte provincial (Ischilín, Sobremonte, Totoral y Tulumba) demostraron que, entre 1988 y 1999, las chacras de menos de 200 hectáreas disminuyeron un 32 por ciento. En el mismo lapso, las estancias de más de 2500 hectáreas aumentaron un 30 por ciento. Pequeñas parcelas fueron absorbidas por grandes propietarios.

Misiones no escapa al fenómeno. El último Censo Agropecuario detalla que en la provincia existen 27.000 “explotaciones agropecuarias”. Sólo 161 de ellas (el 0,6 por ciento del total) poseen el 44 por ciento de la tierra de Misiones (917.000 hectáreas). Ilustrativo es el caso de la Papelera Alto Paraná: es propietaria del diez por ciento del suelo provincial, 233 mil hectáreas. En el municipio de Puerto Piray, es dueña del 62,5 por ciento de la tierra.

La soja no llega hasta Mendoza, pero sí llegan sus consecuencias. El monocultivo desplazó a la ganadería desde el Litoral y La Pampa hacia Cuyo. “Hacendados y empresas, donde también están las mineras, intentan por todos los medios apropiarse de tierras y agua, comprando, fraguando títulos, usurpando, y prometiendo un progreso y empleo que son mentiras”, explica la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Mendoza (UST).

La Cátedra Unesco de Sostenibilidad de la Universidad de Politécnica de Cataluña es un espacio de referencia en el estudio de modelos productivos y sus impactos sociales, políticos y económicos. Durante 2008 y 2009 un equipo multidisciplinario analizó el modelo agrario y minero de seis provincias argentinas (Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Córdoba, Catamarca y Mendoza) y lo presentó ante Naciones Unidas bajo el nombre “Situación de los derechos humanos en el noroeste argentino”. “Como consecuencia del modelo agropecuario, en los últimos 15 años ha aumentado en Mendoza la concentración de la tierra en un 40 por ciento, desaparecieron el 33 por ciento de los productores y el 84 por ciento de los hogares rurales no tienen posibilidades de producir por falta de agua o de tierra”, afirma el trabajo y denunció que la situación de derechos humanos en la provincia es “crítica”.

En el análisis de distribución de tierras, la Cátedra Unesco tomó como muestra los departamentos de Lavalle, San Martín y San Rafael. Llegó a la conclusión que el 51 por ciento de las explotaciones agropecuarias tienen una superficie de diez hectáreas o menos, y estos pequeños productores sólo ocupan el dos por ciento de la superficie de los departamentos estudiados. En tanto las explotaciones con más de mil hectáreas son sólo el 0,31 por ciento de las propiedades, pero concentran el 75 por ciento de las tierras.

“No se afectará los derechos ya adquiridos. Esto quiero que quede absolutamente claro, porque si no significaría cambiar las reglas de juego y perjudicar a aquellos que adquirieron de buena fe con reglas que estaban vigentes hasta ese momento”, remarcó la Presidenta cuando anunció el proyecto de ley sobre extranjerización de tierras. Y consideró que, no respetar la legislación, “hablaría de un país poco serio”.

Pueblos originarios y campesinos cuentan con legislación que protege sus derechos territoriales. Constitución Nacional (artículo 75, inciso 17), Convenio 169 OIT, Ley 26160, Posesión Veinteañal vigente en el Código Civil. Rara vez se cumplen.

El principal problema de campesinos e indígenas no es la extranjerización, sino el modelo agropecuario.

En 2001 se sembraron en el Argentina 10 millones de hectáreas con soja. En 2003 había 12 millones. Luego de ocho años de kirchnerismo se llegó al récord de 19 millones de hectáreas con monocultivo, el 56 por ciento de la tierra cultiva. Nunca antes la soja había crecido tanto.

“Corrimiento de la frontera agropecuaria”, festejan los técnicos y funcionarios. En la cotidianidad del campo implicó desalojos tan violentos como masivos. Donde el Movimiento Nacional Campesino Indígena tiene gran presencia, como en Santiago del Estero y Córdoba, las topadoras suelen estar al servicio de pooles de siembra y de la Mesa de Enlace (sobre todo Federación Agraria, Sociedad Rural y Confederaciones Rurales Argentinas), casi siempre argentinos.

El panorama no es alentador. El “Plan Estratégico Agroalimentario 2010-2016”, proyecto oficial que apuesta a aumentar la producción de soja (entre otros productos) en 20 millones de toneladas.

Por si quedaran dudas, el Ministerio de Agricultura envió el 28 de junio una gacetilla alentadora para el complejo de agronegocios: “Existen excelentes posibilidades para aumentar la producción (…) Hay un conjunto de factores que funcionan como impulsores de la demanda alimentaria, entre los que se destaca el aumento del consumo en los países desarrollados y la generación de biocombustibles”.

El Ministerio reconoce que la soja aumentará en área sembrada. Y pretende, para 2020, llegar a 160 millones de toneladas de granos (60 por ciento más que en la última cosecha). En la misma línea, en la Cumbre de Ministro de Agricultura de países que integran el Grupo de los 20 (G-20), la propuesta argentina fue aumentar la producción de granos.

El incremento granario multiplicará las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias. El corrimiento de la frontera agropecuaria será una consecuencia lógica.

En respuesta a esa postura, el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) elaboró un duro documento, donde alertó sobre la profundización del modelo agropecuario, advirtió sobre el aumento de los desalojos, desmontes y mayor uso de agrotóxicos. Remarcó que el actual modelo de agronegocios consolida a la Argentina como productor de materias primas en el marco de un “saqueo transnacional” que implica subordinar al país en un esquema colonial.

“Aumentar a 160 millones de toneladas de granos, forrajeros y no alimentarios, es sumar otras diez millones de hectáreas a las 20 millones que se cultivan de soja transgénica. Y no tiene otra forma de hacerse que a partir de los desalojos de las familias campesinas”, advirtió el MNCI y apuntó a las banderas del kirchnerismo: “Plantear que debemos redoblar las exportaciones en el marco del modelo actual genera claras contradicciones con las aspiraciones de un desarrollo industrial armónico con justicia social y con las políticas de derechos humanos”.

Blog del autor: darioaranda.wordpress.com

Fuente: rebelion.org

A %d blogueros les gusta esto: