Greenpeace: Cuarenta años en la defensa de la vida

Ecosistemas. 15.04.11.

Por Matías Asún, Director Greenpeace Chile. Un 15 de Septiembre hace ya 40 años un grupo de ecologistas barbones navegó en un pequeño bote pesquero en dirección a las islas Aleutianas. Su objetivo era evitar un ensayo nuclear del ejército de Estados Unidos ante la costa de Alaska.

Si bien no llegaron a su destino, la insólita acción de ir a pararse en el sitio de la explosión con tal de detener semejante acto de brutalidad les dio, nos dio, una gran popularidad como defensores de la vida y la naturaleza.

Hoy, cuatro décadas después, Greenpeace es una organización federada con 28 oficinas que cubren varias decenas de países y que opera bajo la coordinación de Greenpeace International, cuya sede está en Ámsterdam.

Es, sin duda, la organización ecologista más influyente a nivel mundial no sólo por su acción decidida en campañas específicas en temas de conservación, protección de la vida y justicia ambiental.

También porque sólo aceptamos donaciones de particulares sin ofrecer nada a cambio -rechazando donaciones de partidos políticos, gobiernos y muy especialmente de empresas, por razones obvias.

Esta condición ha ayudado a ser una de las organizaciones más creíbles y confiables del mundo. Chile no es la excepción, a nivel nacional somos la segunda “marca” con mayor reputación.

Nuestra coherencia a escala global ha construido una base sólida de 2,8 millones de miembros en el mundo que mantienen vivos y activos. Aún así, nuestros recursos están muy por debajo de los astronómicos presupuestos que sostienen y financian los conflictos y problemas que intentamos resolver.

Nuestros principios fundacionales no han cambiado hasta hoy. Quien hoy trabaja o participa de Greenpeace en cualquier esquina del planeta puede decir, con convicción, que está ayudando a cambiar el mundo hacia horizontes donde la justicia ambiental y la paz sean hechos consumados y no un ideal.

Nuestro “rubro” es la denuncia, es hacer enojar a quienes se lo merecen. No por el arte de hacerlo, más bien porque es el resultado de cambios sociales, ciudadanos y políticos que apuntan hacia un mundo más verde y para todos.

Nuestros principales objetivos hoy son la protección del clima global, el fin del uso de combustibles sucios, la defensa de los océanos y bosques y la vida que de ellos depende, la lucha contra los efectos negativos de la tecnología genética en la agricultura y el consumo humano.

Durante estos cuarenta años hemos pasado de activismos locales a ser una organización que denuncia y afronta los problemas globales, marcando la agenda del desarrollo mundial.

A esta altura los habitantes de esta patria -que también está de cumpleaños- estamos más o menos convencidos de que hay un despertar ciudadano que ha sabido conjugar -no sin conflicto- las demandas más tradicionales de América Latina (justicia, equidad, reducción de pobreza), con los ideales del desarrollo global (sustentabilidad, respeto por el patrimonio).

Por eso, espero, cada vez sean menos quienes abogando por lo primero lo opongan a lo segundo, y que cada vez más rápido abandonen de una vez por todas ese discurso que ya huele añejo de que hay que empezar por superar la pobreza y resolverla “a toda costa”, para luego darse el lujo de ser sustentables y limpios.

Porque en el fondo, a veces pienso, nuestro principal problema no son los litros de tóxicos vertidos a ríos o napas subterráneas, ni las chimeneas que arrojan dióxido de azufre frente a escuelas con niños, ni las industrias que arrastran la pesca de la que viven las comunidades costeras, ni los ingenieros embelesados con el brillo y el calor del uranio.

El problema es que una idea de justicia real, que conjugue desarrollo con sustentabilidad, aún nos parece lejana, inalcanzable, “Europea”.

Por el contrario, vemos con alegría como cientos de comunidades de nuevos ecologistas barbones -o sin barba, da lo mismo- de esta era hoy se están subiendo en sus barcos, organizando sus comunidades, barrios, centros de reciclaje, etcétera, intentando detener lo que parece inevitable.

Los nuestros son 40 años de éxitos a costa de esfuerzo, creatividad, resistencia y encuentro con cientos de miles que nos han apoyado formando redes, comunidades y organizaciones que sintonizan con nuestras causas.

Cuatro décadas de convicción de que otro mundo puede, debe y es urgente hacer posible.

Nuestras puertas están y estarán siempre abiertas a todos, que mientras más seamos, más claras serán nuestras voces.

Fuente: ecosistemas.cl/web

¿A qué espera el Gobierno para seguir el ejemplo de Italia y Alemania?

15.06.2011 · Greenpeace

Ayer Italia volvió a rechazar en las urnas con una abrumadora victoria del NO a la energía nuclear, el uso de esta tecnología del pasado, suponiendo un nuevo varapalo para el lobby nuclear, tras la histórica decisión del Gobierno alemán de acelerar el cierre definitivo de sus 17 centrales nucleares de aquí al 2022. Sin embargo, el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero mantiene incumplido su compromiso electoral y de gobierno de cerrar las centrales nucleares. Es decir, que por un lado el Gobierno está ignorando su propio ideario, que es el de su partido, y por otro la voluntad de sus votantes en las elecciones de 2004 y 2008.

Tampoco está escuchando a la sociedad, que mayoritariamente dice no a la energía nuclear, como ha quedado constatado, una vez más, en el último estudio de opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) donde un amplísimo 70% las considera peligrosas.

Por eso no es tampoco de extrañar que el Gobierno que ha remado en el problema nuclear en contra de su partido, de sus votantes y de la amplia mayoría de la sociedad española, lo haga también en contra de su Fundación Ideas que defiende un cambio urgente del modelo energético en España, para pasar del actual, completamente insostenible, basado en los combustibles fósiles y en la energía nuclear, a otro sostenible, que sea 100% renovable y eficiente.

Después del terrible accidente de Fukushima, de la sabia decisión de Alemania de cerrar sus nucleares y del contundente rechazo del pueblo italiano a nuclearizarse de nuevo, ya es hora de que el Gobierno salga de su mutismo y de pasos concretos para cumplir su compromiso de abandonar la energía nuclear en España poniendo en marcha un plan de cierre progresivo pero urgente de las 8 centrales nucleares españolas de aquí al 2018, empezando inmediatamente por las de Garoña y Cofrentes. Esta fecha de cierre es viable, e incluso puede anticiparse al 2016, como se refleja en un informe de la Fundación Ideas para el Progreso del PSOE publicado en 2009.

Rodrigo Marcos (@rodrionline), campaña Anti-nuclear de Greenpeace

– Enlace al barómetro del CIS de mayo de 2011
– Únete al movimiento anti-nuclear
– Página especial “Crisis nuclear en Japón”
– Sigue todas las actualizaciones sobre la campaña de Nuclear en el canal de Twitter de @Greenpeace_esp

Aleja a Volkswagen del lado oscuro de la fuerza

28.06.2011 · Greenpeace

“Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” Maestro Yoda

Volkswagen (VW) se ha entregado al Lado Oscuro de la Fuerza. Nuestra casa – la Tierra – está en apuros. VW se opone a dos legislaciones europeas fundamentales para evitar que nuestro planeta se aparte de la ruta hacia Alderaan. Se trata de objetivos más ambiciosos para reducir las emisiones y, también, de mejores estándares de eficiencia para los coches. Pero no todo está perdido. Percibimos la Fuerza en VW. Desde la Rebelión pedimos a Volkswagen que deje el Lado Oscuro y que dé una oportunidad a nuestro planeta.

Únete a la alianza rebelde. Utiliza tu sabiduría y conseguirás cambiar a Volkswagen y el futuro de nuestro pequeño planeta.

Como diría el Maestro Yoda: “Apoyar a la Alianza Rebelde y enfrentarte a tu destino puedes, enviando un correo electrónico a los jefes de Volkswagen. Entrenando como Jedi, sumando compañeros y desarrollando tus habilidades en el camino, a la Alianza Rebelde ayudando a crecer estarás. Alejar a Volkswagen del Lado Oscuro conseguirás.”

En el pequeño planeta azul que vemos desde el espacio, la Fuerza es limpia, ecológica y renovable. Se trata del viento, de las olas y el sol. Pero hay un Lado Oscuro de la Fuerza. Como dice Yoda, se alimenta de la ira, el miedo y la agresión. Es destructivo. En nuestro planeta, se manifiesta en la prisa por acelerar el uso de las energías obsoletas y sucias. Derivadas de los combustibles fósiles como el petróleo, no sólo destruyen el medio ambiente a escala local y ponen en riesgo el clima del planeta sino que también se utilizan para mantener a dictaduras y apoyar la opresión.

Nuestra adicción al petróleo amenaza la vida. Pero el Lado Oscuro de la Fuerza es seductor. Algunas empresas piensan que si se puede perforar en busca de más petróleo, no tendremos que pensar en reducir nuestro consumo de crudo. No vamos a tener que conducir vehículos más eficientes o promover una revolución energética limpia. Pero se equivocan. El petróleo les hace poderosos hoy en día, pero se está acabando. Es un poder efímero.

Ya vemos como empresas y gobiernos se esfuerzan por alcanzar zonas de la Tierra cada vez más difíciles, como el Ártico, en su búsqueda de las últimas gotas de petróleo. El 75% del hielo del mar Ártico ha desaparecido en los últimos 30 años y los científicos dicen que el Polo Norte podría quedarse sin él el próximo verano. Pero en lugar de interpretar estas señales como una llamada a la acción contra el cambio climático y para reducir la demanda de petróleo, los políticos ven la fusión del hielo como una oportunidad para extraer más petróleo.

Por desgracia, hay muchas empresas en el Lado Oscuro de la Fuerza que nos mantienen adictos al petróleo y que amenazan nuestro planeta y la paz. Ahora, Volkswagen está en el corazón del Lado Oscuro. Tenemos que cambiarles. Es hora de usar la Fuerza para lograrlo.

¡Únete a la alianza rebelde! ¡Ciberactúa!

Sara Pizzinato (@pizzina78), responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace

– Página web de la Alianza Rebelde

Bacterias, transgénicos, crisis sanitarias y modelo alimentario

Blogpost por Juan F. Carrasco – junio 10, 2011 en 13:12

En las últimas horas portavoces del Instituto Robert Koch (RKI) y del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BFR) han anunciado que la hipótesis más probable sobre el origen de la epidemia producida por una cepa patógena de Escherichia coli entero-hemorrágica finalmente son brotes germinados de una explotación de Baja Sajonia. Lo cierto es que son ya muchos días de acusaciones, hipótesis, alarmas y pistas falsas.

Curiosamente, estos portavoces afirman a renglón seguido que “todos los análisis realizados en esa empresa tras convertirse en sospechosa dieron resultados negativos, pero las autoridades no descartan que el foco infeccioso desapareciera tras su brote inicial sin dejar rastro”. Lo de siempre, más dudas que certezas. Y eso que se han puesto a ello el Gobierno de Alemania, los de varios Landers, la propia Comisión Europea…

La triste realidad es que el Síndrome Hemolítico Urémico hasta la fecha ha acabado oficialmente con la vida de 27 personas e infectado a 2.897, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (30 fallecimientos según otras fuentes del Gobierno Alemán). Sea cual sea el origen real del problema, los institutos en cuestión y las autoridades afirman que oficialmente se conoce la cepa causante y al parecer ha sido secuenciada.

Lo que es una certeza absoluta es la “guerra” política y comercial intra y extracomunitaria que se ha desatado; el último eslabón, Rusia, que ha entrado en la “batalla” cortando las importaciones de hortalizas desde la UE hasta que no se identifique el origen del problema. Delgada línea la que separa la excusa de la realidad.

Desde el respeto por las víctimas y por los damnificados productores de frutas y hortalizas de España y de la UE, en realidad todo ello es la evidenciación de un modelo agroalimentario y de comercio internacional en constante guerra larvada, un modelo basado en la “competencia” que lleva al enfrentamiento y desafío constante … y este tipo de situaciones no hacen más que abrir las múltiples cajas de pandora de un sistema agroalimentario en constante crisis. Prueba de ello son las innumerables controversias y paneles de la Organización Mundial del Comercio.

Sobre las posibles bacterias transgénicas, Greenpeace no puede pronunciarse acerca de una hipótesis sobre la cual no tenemos más datos que los que nos llegan por correo, sin suficientes argumentaciones científicas. Estamos intentando recoger más datos, y si se confirmara o se supiera más, Greenpeace se posicionaría claramente y actuaría. Esto también confirmaría lo que llevamos años afirmando, a saber los riesgos de todos tipo de OMG, sean uni o pluricelulares, cuando éstos son liberados o “escapan” al medio ambiente.

Aunque Greenpeace no se opone al empleo confinado de microorganismos transgénicos con finalidades médicas (por ejemplo bacterias para producción de insulina), siempre hemos alertado sobre la posibilidad de que estas instalaciones pudieran no ser herméticas y de posibles pérdidas de material o de microorganismos, aunque solamente fuera a la hora de dehacerse de los residuos.

En todo caso, lo que parece claro es que esta “crisis” nos habla la debilidad de un sistema alimentario que prioriza el comercio internacional sobre la soberanía alimentaria (de los países y de sus pueblos). Es evidente que es una señal más para que nuestra sociedad cambie de modelo … que los “líderes políticos” pueden escuchar o no. Pero otra certeza absoluta es que el actual modelo agroalimentario global produce injusticia, muerte, devastación de ecosistemas, enfermedad y cambio climático.

Esta “crisis” nos habla también de la debilidad de las agencias que supuestamente deben controlar la seguridad alimentaria y sanitaria, incluso en los lugares supuestamente más tecnológicos y ricos del mundo. Nos parece curioso, por ejemplo, que Alemania haya invocado el principio de precaución a la hora de lanzar alarmas e informaciones, frenando el consumo de determinadas hortalizas, por lo que pudiera ocurrir, mientras ecologistas, agricultores y sociedad civil llevamos años exigiendo que este principio se aplique, por ejemplo, a la producción y consumo de transgénicos… como si las grandes corporaciones del sistema agroalimentario se hubieran puesto de acuerdo con las instancias políticas.

Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña de Transgénicos de Greenpeace

Activistas de Greenpeace intervienen monumentos en Italia para frenar la energía nuclear

Junio 10, 2011 | CategoríaNuclearenergía

Varios activistas de Greenpeace colgaron carteles hoy en tres monumentos italianos conocidos mundialmente: la torre de San Marco en Venecia, el Ponte Vecchio en Florencia y en el Coliseo de Roma. Los carteles llevaban la leyenda “Italia, frená la energía nuclear, votá SI”. El mensaje era para los votantes italianos que van a participar de una elección el 12 y 13 de junio para decidir sobre el futuro de la energía nuclear en el país.

La acción de Greenpeace empezó en las primeras horas de la mañana cuando cuatro activistas desplegaron un cartel de 300 metros cuadrados colgando del Coliseo en Roma. Después colgaron otro del Ponte Vecchio, y el tercero desde la cima de latorre San Marco en Venecia.

“Quisimos mandar un mensaje fuerte y contundente antes del referéndum, y para hacerlo elegimos tres lugares icónicos que representan a Italia en todo el mundo. Con esta votación los italianos tienen la posibilidad de deshacerse de la energía nuclear para siempre”, dijo Salvatore Barbera, de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace Italia. “Confiamos en que el pueblo va a hacer lo correcto, porque seguramente no quieran que en su futuro exista la posibilidad de un accidente como el de Chernobyl o Fukushima”.

Durante los últimos dos meses los activistas de Greenpeace organizaron una serie de acciones espectaculares con el objetivo de contrarrestar el vacío en los medios, responsabilidad del gobierno de Berlusconi, sobre el referéndum. El gobierno italiano intentó por todos los medios boicotear esta votación y frenar cualquier intento de informar sobre el tema de la energía nuclear.

“Gracias al boca en boca, Internet, las redes sociales y miles de iniciativas de voluntarios pudimos quebrar el silencio institucional. Tenemos confianza en que este fin de semana los italianos podrán elegir su futuro, yendo a votar en grandes cantidades para alcanzar el quórum [1]”, comentó Salvatore.

[1] Según la legislación italiana, un referéndum válido tiene que ser votado por más de la mitad de los votantes habilitados (quórum).

greenpeace.org.ar

¿Es posible un ‘apagón nuclear’ en España al estilo alemán?

Garoña La central nuclear de Garoña, en Burgos.

Energía nuclear, ¿a favor o en contra? La crisis nuclear de la central de Fukushima tras el terremoto que sacudió Japón el pasado marzo ha reabierto un debate cíclico en los últimos años entre partidarios y detractores de la energía nuclear. Precisamente la preocupación por la seguridad en estas centrales ha sido el principal argumento que ha esgrimido Alemania para aprobar un proyecto de ley que supondrá el ‘apagón nuclear’ de este país en 2022 y la apuesta por las fuentes de energía renovables. Una medida que ha sido tildada por muchos como “maniobra electoralista”, que costará 33.000 millones de euros y que incrementará las emisiones de CO2 en 70 millones de toneladas anuales, según la Unión de la Industria Alemana.

A estos efectos negativos aluden los defensores de la energía nuclear cuando se plantea un hipotético cierre de las centrales en España. “Suprimirlas implicaría necesariamente unencarecimiento de la electricidad. Para las empresas españolas, máxime en la coyuntura económica que atravesamos, resulta fundamental producir a costes adecuados para resultar competitivas”, explica Eugeni Vives, portavoz de la Sociedad Nuclear Española, a 20minutos.es.

Asimismo, Vives añade que si se eliminaran las centrales existentes “habría un mayor uso de los combustibles fósiles y, en consecuencia, mayores emisiones de gases de efecto invernadero” ya que, de las fuentes de energía convencionales, “la nuclear es la que menos afecta al medioambiente”. Por estos motivos, desde la Sociedad Nuclear Española no se prevé “en absoluto” un apagón nuclear en España en los próximos años.

En este pronóstico coincide también la presidenta del Foro NuclearMaría Teresa Domínguez, que representa a la industria española relacionada con la producción de energía nuclear (Iberdrola, Endesa, Unión Fenosa y HC Energía). La decisión de Alemania de adelantar la clausura de sus centrales nucleares a 2022 se debe a una “situación coyuntural” y “no es trasladable a otros países”, como es el caso de España, aseguraba en estos días a los medios de comunicación. Al igual que la Sociedad Nuclear Española, la presidenta del Foro Nuclear apuesta por que energía nuclear y renovables vayan de la mano y se complementenla una a la otra. “Los países tienen que definir su mejor mix energético”, pero no se puede prescindir de la energía nuclear”, resume Domínguez.

Escéptico ante la viabilidad de la medida germana se muestra también Francisco Calviño, profesor de Ingeniería Nuclear en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). “Elapagón nuclear difícilmente será realizable en Alemania en elplazo previsto, tendrán que rectificar en unos años. No es razonable ni técnicamente viable”, dice Calviño con convicción, al tiempo que pronostica un mayor consumo germano de combustibles fósiles.

“La iniciativa alemana es trasladable a cualquier país europeo, siempre y cuando se tenga en cuenta que con ello se va a generar electricidad a costes más elevados y que todo cambio tecnológico requiere para implantarse al menos dos o tres décadas” opina el experto sobre la posibilidad de que esta medida pudiera ser imitada en España.

Por ello, Calviño prevé el mantenimiento durante al menos 20 años más de las centrales nucleares españolas y la reducción de la energía producida por estas hasta su progresiva desaparición. “Aproximadamente el 20% de la electricidad española es de origen nuclear. Afortunadamente, nuestra dependencia no es tan grande como la de otros países como Francia, que genera el 80% de su energía eléctrica a través de estas centrales y la exporta a otros países como Italia”, compara el experto.

Lo cierto es que los técnicos más optimistas calculan que el apagón nuclear a nivel mundial requerirá como mínimo 70 años más y que no será hasta dentro de un siglo cuando la energía se produzca exclusivamente a través de fuentes renovables. “Entretanto aumentará la dependencia del combustible fósil mientras van desapareciendo poco a poco las centrales nucleares”, pronostica Francisco Calviño.

“Sobreproducción energética”

Sin embargo, en España son cada vez más las voces que se resisten a un futuro nuclear. Así se demostró el pasado domingo, cuando miles de personas se manifestaron en las calles de Barcelona para exigir el cierre urgente de las centrales nucleares y el abandono de la idea de construir un almacén centralizado de residuos radiactivos. Muchos de ellos denuncian un exceso de potencia eléctrica instalada, como Josep Puig, del Grupo de Científicos y Técnicos por un Futuro No Nuclear y uno de los promotores de la manifestación de este domingo.

“Tenemos instalados unos 100.000 megavatios, de los cuales solo 8.000 son nucleares. Está demostrado que en los días de mayor consumo se han utilizado tan solo 44.000 megavatios, por tanto hay un margen suficientemente amplioque permitiría prescindir inmediatamente de las nucleares”, explica a 20minutos.es. Pero también preocupa, y mucho, el tema de la seguridad, puesto de relieve con la crisis de Fukushima. “Las centrales españolas tienen ya muchos años y cada vez se dan mayores errores en su funcionamiento que pueden derivar en un accidente más importante”, señala.

Sin calendario de cierre

Sin embargo, actualmente no hay previsto ningún calendario de cierre de las centrales en nuestro país. El PSOE se comprometió en su programa electoral a una “sustitución gradualde la energía nuclear por energías seguras, limpias y menos costosas, cerrando las centrales nucleares de forma ordenada en el tiempo al final de su vida útil”, fijada en 40 años. “El Gobierno socialista ha incumplido su promesa“, recuerda Puig, que defiende que no se conceda la renovación del permiso de explotación de los 8 reactores de los que dispone España. “Esto tendría que ir unido al desarrollo de políticas de eficiencia energética y de la inversión en todas las fuentes renovables: eólica, fotovoltaica, solar termoeléctrica, biomasa…”, detalla el científico.

El PSOE se comprometió al cierre progresivo de centrales nucleares, pero aún no hay un calendario previsto

La sobreproducción energética es uno de los principales argumentos que ostentan los colectivos ecologistas para reclamar la supresión de las centrales. “La sobreproducciónde energía es tal que a veces hay que parar las energías renovables, porque parar una central nuclear implica mayores molestias (unas 72 horas para ponerlas en marcha). Nos parece absurdo dejar de utilizar una fuente de energía cuyos costes variables son gratuitos”, asegura Carlos Bravo, responsable de la campaña de energía de Greenpeace.

Desde este colectivo ecologista se apuesta por un “cierre programado de las centrales, al estilo alemán, de aquí a 2018″. “En ese periodo hay tiempo más que suficiente para sustituirlas por energías renovables“, subraya el portavoz de Greenpeace.

Relacionadas en 20minutos.es

Cómo Asia Pulp & Paper esta jugando con la deforestación

Publicación – junio 7, 2011

La empresa papelera Asia Pulp & Paper está deforestando los bosques tropicales de Indonesia para fabricar pasta de papel.

Una parte de esa pasta de papel se utiliza para fabricar cajas y embalajes (packaging) que son utilizados por las grandes marcas del sector juguetero internacional. Empresas como Mattel o Dysney están siendo cómplices de este problema.

informe_app_bob Descargar Pdf

A %d blogueros les gusta esto: