Greenpeace: Cuarenta años en la defensa de la vida

Ecosistemas. 15.04.11.

Por Matías Asún, Director Greenpeace Chile. Un 15 de Septiembre hace ya 40 años un grupo de ecologistas barbones navegó en un pequeño bote pesquero en dirección a las islas Aleutianas. Su objetivo era evitar un ensayo nuclear del ejército de Estados Unidos ante la costa de Alaska.

Si bien no llegaron a su destino, la insólita acción de ir a pararse en el sitio de la explosión con tal de detener semejante acto de brutalidad les dio, nos dio, una gran popularidad como defensores de la vida y la naturaleza.

Hoy, cuatro décadas después, Greenpeace es una organización federada con 28 oficinas que cubren varias decenas de países y que opera bajo la coordinación de Greenpeace International, cuya sede está en Ámsterdam.

Es, sin duda, la organización ecologista más influyente a nivel mundial no sólo por su acción decidida en campañas específicas en temas de conservación, protección de la vida y justicia ambiental.

También porque sólo aceptamos donaciones de particulares sin ofrecer nada a cambio -rechazando donaciones de partidos políticos, gobiernos y muy especialmente de empresas, por razones obvias.

Esta condición ha ayudado a ser una de las organizaciones más creíbles y confiables del mundo. Chile no es la excepción, a nivel nacional somos la segunda “marca” con mayor reputación.

Nuestra coherencia a escala global ha construido una base sólida de 2,8 millones de miembros en el mundo que mantienen vivos y activos. Aún así, nuestros recursos están muy por debajo de los astronómicos presupuestos que sostienen y financian los conflictos y problemas que intentamos resolver.

Nuestros principios fundacionales no han cambiado hasta hoy. Quien hoy trabaja o participa de Greenpeace en cualquier esquina del planeta puede decir, con convicción, que está ayudando a cambiar el mundo hacia horizontes donde la justicia ambiental y la paz sean hechos consumados y no un ideal.

Nuestro “rubro” es la denuncia, es hacer enojar a quienes se lo merecen. No por el arte de hacerlo, más bien porque es el resultado de cambios sociales, ciudadanos y políticos que apuntan hacia un mundo más verde y para todos.

Nuestros principales objetivos hoy son la protección del clima global, el fin del uso de combustibles sucios, la defensa de los océanos y bosques y la vida que de ellos depende, la lucha contra los efectos negativos de la tecnología genética en la agricultura y el consumo humano.

Durante estos cuarenta años hemos pasado de activismos locales a ser una organización que denuncia y afronta los problemas globales, marcando la agenda del desarrollo mundial.

A esta altura los habitantes de esta patria -que también está de cumpleaños- estamos más o menos convencidos de que hay un despertar ciudadano que ha sabido conjugar -no sin conflicto- las demandas más tradicionales de América Latina (justicia, equidad, reducción de pobreza), con los ideales del desarrollo global (sustentabilidad, respeto por el patrimonio).

Por eso, espero, cada vez sean menos quienes abogando por lo primero lo opongan a lo segundo, y que cada vez más rápido abandonen de una vez por todas ese discurso que ya huele añejo de que hay que empezar por superar la pobreza y resolverla “a toda costa”, para luego darse el lujo de ser sustentables y limpios.

Porque en el fondo, a veces pienso, nuestro principal problema no son los litros de tóxicos vertidos a ríos o napas subterráneas, ni las chimeneas que arrojan dióxido de azufre frente a escuelas con niños, ni las industrias que arrastran la pesca de la que viven las comunidades costeras, ni los ingenieros embelesados con el brillo y el calor del uranio.

El problema es que una idea de justicia real, que conjugue desarrollo con sustentabilidad, aún nos parece lejana, inalcanzable, “Europea”.

Por el contrario, vemos con alegría como cientos de comunidades de nuevos ecologistas barbones -o sin barba, da lo mismo- de esta era hoy se están subiendo en sus barcos, organizando sus comunidades, barrios, centros de reciclaje, etcétera, intentando detener lo que parece inevitable.

Los nuestros son 40 años de éxitos a costa de esfuerzo, creatividad, resistencia y encuentro con cientos de miles que nos han apoyado formando redes, comunidades y organizaciones que sintonizan con nuestras causas.

Cuatro décadas de convicción de que otro mundo puede, debe y es urgente hacer posible.

Nuestras puertas están y estarán siempre abiertas a todos, que mientras más seamos, más claras serán nuestras voces.

Fuente: ecosistemas.cl/web

Los chanchullos de la UDI para vender terrenos a Hidroaysén

www.theclinic.cl 15.09.11.

El alcalde UDI de Coyhaique, Omar Muñoz, es dueño de terrenos que serán inundados por el proyecto Hidroaysén y tendrá que venderlos. ¿A qué precio? Nadie lo sabe por ahora. Lo que sí está claro es que desde su cargo realizó una serie de actos administrativos, reñidos con la legalidad, que van en directo beneficio de Endesa y, por supuesto, de su propio bolsillo.

.
Los hechos están descritos en una presentación que hicieron diversas organizaciones ecologistas de la región a la contraloría donde acusan al edil de tener conflicto de interés al no haberse inhabilitado de dictar resoluciones. En suma, de violar la ley que rige a los funcionarios públicos que prohibe “intervenir en la razón de las funciones, en asuntos en los que se tenga interés personal o en que lo tengan el cónyuge, hijos, adoptados o parientes hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo grado de afinidad inclusive”.

Muñoz, al parecer, hizo oídos sordos debido a que su esposa, Daissy Mondelo, vendió en 2008 un terreno a Hidroaysén del fundo El Treile por $ 231 millones de pesos, negociación en que el alcalde figuraba como administrador de la sociedad conyugal. Pero eso no es todo. Manuel Mondelo, el abuelo de su cónyuge, ganó $ 210 millones por un campo de 600 hectáreas vendido a misma empresa.

El documento al que accedió The Clinic, acredita que Muñoz no realizó sólo acciones administrativas para beneficiarse económicamente. También tuvo opiniones positivas – una en 2010 y otra este año- a favor del Estudio de Impacto Ambiental que posibilitó la aprobación del cuestionado proyecto. Además, se manifestó contrario a la posibilidad de realizar un plebiscito ciudadano, instrumento que se encuentra en la ley, bajo el argumento de que no era materia de la municipalidad.

Si la Contraloría estima que los antecedentes son efectivos podría aplicarle una sanción administrativa y, eventualmente, los denunciantes podrían recurrir al Tribunal Calificador de Elecciones para tratar que Muñoz deje su cargo, bajo la figura de “notable abandono de deberes”.

Los terrazas
Paralelamente a estas denuncias, el Ministerio Público regional lleva una investigación por la supuesta adulteración de un informe de la seremi de Vivienda que, en primera instancia, dio una opinión contraria a Hidroysén, pero que fue modificado entre gallos y media noche para aprobar el proyecto. La indagatoria está a cargo del fiscal Patricio Jory, quien incautó una serie de computadores a la autoridad para periciarlos. Si la investigación prospera otra inhabilidad podría configurarse, esta vez en contra del seremi Nicolás Terrazas, cuyo hermano, militante UDI, ex asesor jurídico de la Municipalidad de Coyaique y jefe de gabinete del subsecretario de Desarrollo Regional Miguel Flores, es dueño de varios terrenos en Cochrane. Si todo camina bien para Endesa, los hermanos Terrazas recibirán una suculenta cantidad de millones.

Pero el asunto no queda ahí pues el padre de ambos trabaja para una entidad que negocia con Hidroaysén en favor de un grupo de campesinos. Como se ve, todo quedaría en familia. Por ahora, sin embargo, el asunto está en veremos.

Fuente: ecosistemas.cl/web/

HidroAysén Está paralizado

A LA OPINIÓN PÚBLICA

Ante los rumores que han circulado en los últimos días en las distintas redes sociales (y algunos medios de comunicación) sobre el proyecto HidroAysén, el Consejo de Defensa de la Patagonia que impulsa junto a múltiples otras organizaciones la Campaña Patagonia Sin Represas ha considerado necesario informar oficialmente lo siguiente:

A la fecha de hoy, martes 13 de septiembre de 2011, el Proyecto Hidroeléctrico Aysén (HidroAysén) que impulsan las eléctricas hispano-italiana Endesa y la chilena Colbún, está paralizado por orden de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt que el 20 de junio pasado decretó orden de no innovar hasta que resuelva sobre múltiples recursos de protección interpuestos en contra de la decisión que adoptara la Comisión de Evaluación Ambiental de Aysén el 9 de mayo pasado, en el sentido de aprobar regionalmente el proyecto. Los alegatos sobre el particular se realizaron los días martes 6 y miércoles 7 de septiembre, decidiendo los jueces tomarse como mínimo un mes para resolver sobre el fondo de lo reclamado, período en el cual HidroAysén está completamente paralizado en términos administrativos, lo cual por cierto no incluye la publicidad y otras acciones de intervención económica en las comunidades de la empresa que no están reguladas por la decisión de la Justicia.

En paralelo, la Fiscalía de Coyhaique continúa una investigación para establecer la comisión de delitos en diversos servicios públicos (Conaf, Minvu, Serplac, Sernageomin, DGA, Vialidad y Monumentos Nacionales), donde se habrían modificado informes técnicos con el fin de favorecer la aprobación del proyecto. En este contexto, se han incautado computadores y teléfonos celulares, entre otras diligencias.

También continúa el trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de constituida en investigadora sobre el proyecto HidroAysén, para determinar irregularidades en su aprobación el pasado 9 de mayo. Hace dos semanas fue una de sus últimas sesiones, estando programada para el 30 se septiembre una sesión en Coyhaique, esperándose a fines de octubre pueda la comisión emitir su informe final.

Con todo, debemos aclarar que HidroAysén NO ESTÁ DEFINITIVAMENTE APROBADO toda vez que la propia empresa interpuso reclamaciones ante el Comité de Ministros que deberá resolver en definitiva sobre su tramitación administrativa, en tanto que cientos de organizaciones y ciudadanos están preparando las propias. El Comité de Ministros sólo podrá iniciar la vista de estos requerimientos sólo luego que la Corte de Apelaciones de Puerto Montt resuelva sobre los recursos de protección presentados, es decir, en no menos de un mes. Más aún cuando desde el gobierno se ha informado que el análisis del Comité de Ministros podría ser un proceso largo y de varias reuniones.

Es necesario aclarar también que la tramitación del otro proyecto de represas en la Patagonia (Río Cuervo de Energía Austral) está suspendida hasta el 15 de diciembre de 2011 mientras la empresa prepara sus respuestas a las observaciones que le hicieran los servicios públicos.

Entregamos esta información con el fin de aclarar las dudas que han existido, que se generaron por retwitteos y reenvío de links (con muy buena intención, suponemos) sobre la supuesta aprobación definitiva de HidroAysén, que preocuparon a un número importante de chilenos y ciudadanos que no permitirán que tan nefastos proyectos se lleguen a concretar.

Ante esto, solicitamos que las principales vías de información sobre los proyectos HidroAysén y Río Cuervo sean el sitio oficial http://www.patagoniasinrepresas.cl y la cuenta twitter @sinrepresas, ya que aunque hay muchos hombres y mujeres que voluntaria y desinteresadamente están aportando a la causa a través de las redes sociales, a veces no se maneja la última información al respecto.

Muchas gracias

Consejo de Defensa de la Patagonia

HidroAysén ocuparía carretera eléctrica para evitar rechazo al tendido original

Lunes 25 de julio 2011 14:10 hrs.

Macarena Scheuch

El vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, Daniel Fernández, manifestó que la empresa está dispuesta a cambiar la línea de transmisión del proyecto para usar la carretera eléctrica propuesta por el Gobierno. Además, recientemente la Corte Suprema rechazó una acción judicial contra la empresa por una supuesta concentración de derechos de agua, lo que fue criticado por ambientalistas.

Luego de la filtración de documentos confidenciales sobre la línea de transmisión de Hidroaysén y la denuncia de habitantes del sector norte de Aysén sobre mediciones no autorizadas en sus predios para el tendido eléctrico del megaproyecto en conjunto con Energía Austral, la empresa estaría dispuesta a una nueva posibilidad.

En una conferencia de prensa realizada en Coyhaique, el vicepresidente ejecutivo de la firma, Daniel Fernández,  rechazó las acusaciones de los pobladores del sector La Junta sobre intervenciones ilegales, puesto que la orden de no innovar no impide hacer estudios, a la vez que se manifestó disponible a utilizar la denominada carretera eléctrica pública.

Esta iniciativa, anunciada en mayo por el Presidente Sebastián Piñera,  busca que el Sistema Interconectado Central (SIC) cuente con una línea de transmisión única y que incorpore la energía de diversos proyectos, lo que permitiría reducir el trazado de 1.912 kilómetros a sólo 800 ó 600.

Si bien señaló que el proyecto mantendrá su trazado original de corriente continua mientras no hayan detalles sobre el diseño de la iniciativa gubernamental, tales como la capacidad de llevar energía y la pérdida de la misma, el costo del peaje y otros,  Fernández sostuvo que si se conocen de aquí a diciembre, cuando deben presentar el Estudio de Impacto Ambiental, y son favorables, podrían analizarlo como opción.

Sergio Díaz, dirigente de la de la Agrupación Jóvenes Tehuelches, insistió en primer lugar sobre la gravedad de la intervención en los predios.

“Desde el principio han habido ingresos de forma irregular, donde a los pobladores les dicen que van a hacer estudios para una antena celular, pero instalan equipos que realiza mediciones para medir la factibilidad técnica de instalar tendido eléctrico”, señaló el dirigente.

Según Díaz, Daniel Fernández se desliga de la responsabilidad porque se trata del actuar de las empresas subcontratistas.

En tanto Patricio Segura, de la Coalición Aysén Reserva de Vida, también insistió en que permanece la preocupación por el ingreso a los campos aun cuando esto haya sido desmentido por el directivo de la empresa.

En cuanto a la posibilidad de que el proyecto de Endesa y Colbún utilice la carretera eléctrica, Segura advirtió que esta es una demostración de la complicidad entre el Ejecutivo y los privados.

“Aquí vemos que hay una obra de teatro entre el gobierno actual y las empresas eléctricas. La ciudadanía ya está acostumbrada a estas obras de teatro, pero lo concreto es que Chile no quiere estos proyectos, no quiere las represas”, reclamó Segura.

El representante de Patagonia sin Represas sostuvo, sin embargo, que hay que esperar que la propuesta sea conocida por todo el país puesto que mientras tanto el tendido eléctrico filtrado a la prensa pasa por varias áreas silvestres protegidas y vulnerando terrenos de personas sin muchos recursos.

Respecto del fallo de la Corte Suprema que rechazó una acción judicial contra HidroAysén presentada por diversas organizaciones por una supuesta concentración de derechos de agua, los ambientalistas aseguraron que, tal como ocurrió con el Tribunal de la Libre Competencia, se trató de un problema de forma y no de fondo.

Además, los opositores al proyecto sostuvieron que esto demuestra que dentro del país no se garantiza el derecho al agua y no descartaron recurrir a instancias internacionales.

Noticias relacionadas

Poniendo las cosas en claro: Corrigiendo los conceptos erróneos sobre HidroAysén

Jueves 21 de Julio del 2011

Un reciente artículo de opinión publicado en el Wall Street Journal sobre la polémica propuesta hidroeléctrica en la Patagonia chilena llamada HidroAysén destacó varios de los mitos más comunes acerca del proyecto.

Según Amanda Maxwell, de Natural Resources Defense Council, el artículo de opinión se equivoca en sus datos en algunas áreas clave: (1) HidroAysén no es la única manera de que Chile puede satisfacer la creciente demanda de energía y ser energéticamente independiente, (2) el “diseño eficiente” de las represas no es una justificación suficiente de los enormes impactos irreversibles que tendrá en la Patagonia chilena, (3) HidroAysén es un proyecto costoso que no ayudaría a los chilenos a salir de la pobreza, sino que expropiaría algunos de sus tesoros nacionales con fines de lucro, y (4) la oposición a HidroAysén es la opinión de la mayoría en Chile, uniendo a conservadores, liberales, residentes de Santiago y patagones por igual.

De hecho, la pieza del WSJ simplifica de una manera exagerada la controversia como una opción entre conservación y desarrollo, cuando la verdadera pregunta es ¿cuál es la mejor manera para los chilenos de lograr sus objetivos de desarrollo?

La documentación se debe establecer directamente antes que un debate honesto pueda tener lugar.

Como información básica para tener en cuenta, HidroAysén consistiría en cinco mega-represas en dos de los ríos más grandes e importantes de la Patagonia y tendría una capacidad instalada de 2.750 MW. La compañía también construiría una arriesgada e inexperimentada línea de transmisión de 1.180 millas de longitud de alta tensión para llevar energía eléctrica de las represas a la red principal de Santiago. La línea atravesaría parques nacionales, áreas protegidas, territorios indígenas y miles de propiedades privadas, así como también pasaría por debajo del agua, alrededor de volcanes activos y por zonas sísmicamente inestables. La red a la que se conectaría es independiente y sin conexión con la segunda red eléctrica principal, que se encuentra aún más al norte y sirve a la mayor parte de la industria minera de Chile.

1-. Chile tiene mejores opciones que HidroAysén para satisfacer la demanda creciente de energía y ser energéticamente independiente.

Chile tiene una gran variedad de opciones de energía limpia provenientes de energías renovables y eficientes que, al combinarse con la flota del país de generación existente, con seguridad podrían satisfacer las futuras necesidades energéticas del país sin HidroAysén. Sólo en la red principal en Santiago, Chile tiene un potencial considerable (al menos 13.400 MW) de recursos  en energía solar, geotérmica, eólica, biomasa y mini-hidráulica. Muchas de estas opciones ya son costo competitivas con fuentes convencionales, como las grandes centrales hidroeléctricas y de carbón y lo será aún más mediante el crecimiento de la industria de energía renovable.

Estas plantas más pequeñas también haría algo que HidroAysén no puede: llevar la energía a donde ésta es más necesaria: en el centro norte del país donde se encuentra la minería chilena. Ello supondría un ahorro en los costos de transmisión (tanto económico como ambiental) y enfrentar las demandas energéticas más urgentes.

El  WSJ hace nota que hasta el 30% del total actual de la demanda en la red principal sería suministrada por HidroAysén. Esta falta de diversificación podría desencadenar una crisis si el complejo de represas experimentara una interrupción súbita de servicio. Una opción mucho más inteligente y estable, de acuerdo con las prácticas de una buena planificación, sería la de desplegar las plantas más pequeñas más cerca de los centros de demanda, cumpliendo así lo requerido.

2-. El “diseño eficiente” de las represas no justifica los impactos significativos e irreversibles.

Los efectos que HidroAysén tendría sobre el medio ambiente y la gente de la región serían inconmensurables. Sería un peligro para las especies ya en peligro de extinción, como el huemul, un ciervo andino y símbolo nacional de Chile. Es también alterar gravemente la hidrología de los ríos, el Baker y el Pascua,  donde la compañía planea construir el proyecto y por lo tanto estropear los ecosistemas de humedales circundantes, lo cual los científicos están recién empezando a entender. Esto inundaría una porción del Parque Nacional Laguna San Rafael, violando tanto la ley chilena y los tratados internacionales.

La evaluación de impacto ambiental (EIA) para las represas fue un documento lamentablemente deficiente, lo que finalmente no pudo justificar realmente el proyecto de HidroAysén, a pesar de que las represas fueron aprobadas por las autoridades ambientales en mayo pasado. La EIA tenía evidentes vacíos de información, datos incorrectos y análisis inconsistentes, que discuto en detalle aquí. Estas fallas fueron razones más que suficientes para que el proyecto sea rechazado. Su aprobación es la evidencia en como la política ha contaminado el proceso de revisión y el gran paso en dirección equivocada para Chile. Los fallos en el EIA y las irregularidades ilegales en el proceso de revisión son ahora los principales argumentos en el caso de apelación en curso.

HidroAysén ni siquiera puede imaginarse muchos de los impactos indirectos que podría ocasionar. Estos impactos acompañarían a otros proyectos comerciales – la minería, otras represas, madera, etc. – que explotarían los recursos naturales de la Patagonia después que HidroAysén abra esta zona ahora virgen para el desarrollo. No hay ninguna justificación para esto, cuando existen mejores opciones.

3-. HidroAysén es un proyecto costoso diseñado para lucrar – no sacar a los chilenos de la pobreza.

HidroAysén es un proyecto conjunto entre las dos mayores compañías de energía en Chile: la chilena Colbún y la española-de propiedad italiana- Endesa-. Estas son las principales empresas transnacionales que se preocupan en la rentabilidad para los accionistas, no en la lucha contra la pobreza. Ninguna preocupación por la rentabilidad es realmente justificada, teniendo en cuenta la etiqueta del precio del proyecto.

Cuando la compañía presentó por primera vez el proyecto a la autoridad ambiental en 2008, estimaron que las represas y las líneas de transmisión costarían alrededor de 5 mil millones de dólares. Ese precio se ha duplicado en los últimos tres años a 10 mil millones, incluso antes de presentar la evaluación del impacto ambiental de la línea de transmisión.

La realidad es que las represas fueron creadas para el lucro de los accionistas. Si los costos siguen en aumento, y otros proyectos satisfacen la demanda energética de Chile antes, esto puede terminar creando activos de transición que las empresas de energía tratarán de pagar vaciando los bolsillos de los chilenos.

El proyecto tampoco crearía empleos de calidad ni duraderos. De acuerdo con la evaluación del impacto ambiental de HidroAysén, afirmando que crearía cientos de puestos de trabajo durante el período de construcción, sin embargo, la mayoría de los trabajadores serían importados de otras áreas. Algunas empresas de la región se beneficiarían temporalmente del aumento de tráfico local. Pero muchos otros negocios locales, incluyendo el creciente sector de ecoturismo de la Patagonia, sufrirían. Otros patagones están preocupados por los impactos sociales y económicos de una gran fuerza de trabajo temporal en sus pueblos pequeños.

Nuevos proyectos de energías renovables y eficientes ubicadas en el país, por el contrario, extenderían los beneficios a un grupo mucho más amplio de personas. Si el gobierno de Chile promoviera estos sectores, se podría crear nuevos puestos de trabajo cualificados en todo el país. Como se señaló anteriormente, estos proyectos son ya una realidad viable que podrían ir mucho más lejos y ayudar a los “pobres de Chile” (como el término usado en el Wall Street Journal) que HidroAysén.

4-. La oposición a HidroAysén es la opinión de la mayoría en Chile, y une a conservadores, liberales, residentes de Santiago y patagones por igual.

Una encuesta realizada en el mes de mayo por parte de uno de los principales periódicos de Chile muestra que el 74% de los chilenos están en contra de HidroAysén. Yo apostaría a que no todos ellos son de la “extrema izquierda” (de nuevo, estoy usando el término del WSJ). La campaña para proteger a la Patagonia de HidroAysén y construir un mejor futuro energético para Chile es liderado por el Consejo de Defensa de la Patagonia, una coalición de aproximadamente 70 organizaciones no gubernamentales – la gran mayoría de los cuales son chilenas. Miembros internacionales de la coalición provienen de España, Canadá, Italia, Bolivia y los Estados Unidos. Las elites extranjeras involucradas en esta lucha son los multimillonarios “energéticos” que tienen la esperanza de lucrarse echando a perder los tesoros nacionales de Chile. Los chilenos de todas las tendencias tienen todo el derecho de estar enfurecidos.

En pocas palabras, HidroAysén no es la mejor opción para Chile, y no es necesario para la estabilidad energética del país ni para su independencia.

Fuente: eldivisadero.cl

Gran proyecto de la presa de Chile cumple con la protesta

MEDIO AMBIENTE  | 19/07/2011

El recientemente aprobado proyecto de HidroAysén se encuentra la construcción de 2.000 kilómetros de longitud, línea de alta tensión. Las compañías de energía dicen que el país necesita el proyecto, mientras que los activistas apuntan a alternativas.

Planificación de las presas de Chile, como este de China, podría proporcionar un poder significativo

En Chile, un gigantesco proyecto hidroeléctrico está en marcha. Los planes no implican sólo la construcción de cinco presas a través de dos grandes ríos de Chile, la Pascua y Baker, sino también el objetivo de construir la mayor línea de alta tensión de energía en el mundo.

El proyecto, que fue aprobado por el Gobierno de Chile en mayo de 2011, se conoce como “HidroAysén” – y su éxito depende de la construcción de una línea eléctrica de alta tensión de 2.000 kilómetros (1.243 millas) de largo. Este enlace de transporte de energía desde el sur de Chile a la capital Santiago y en las minas de cobre más al norte. Una vez terminado, sería la línea de energía más grande de su tipo – corriendo a través de los fiordos, selvas, zonas sísmicas y parques nacionales.

Si se concreta, el proyecto tendría una capacidad instalada de 2.750 megavatios y requeriría una inversión total estimada de más de dos millones de euros (3,2 mil millones).

El aumento de las necesidades energéticas de Chile

Los patrocinadores del proyecto ya han invertido $ 200 millones (141 millones de euros) en el proyecto -, pero todavía necesitan un permiso de construcción para comenzar la construcción.

“Chile ha duplicado su consumo de energía entre 1987 y 1996, y otra vez en el año 2000”, dijo Daniel Fernández, vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, en una entrevista con la Deutsche Welle.

Como Santiago crece, las autoridades chilenas dicen que necesitan más capacidad de producción de energía

“Espero que el crecimiento anual de llegar a cuatro al cinco por ciento para dar a la gente a más clientes potenciales que requiere una gran cantidad de energía -.. y la demanda se duplicará en 15 años a más tardar”

Sin embargo, como suele ocurrir en este tipo de proyectos de energía a gran escala, HidroAysén ha sido recibida con protestas significativas de algunos residentes locales. Recientemente, decenas de miles de chilenos protestaron frente al palacio de gobierno en Santiago.

“No había lugar para la protesta social en contra de un modelo de desarrollo que muchos ciudadanos ya no quieren”, dijo Patricion Rodríguez, portavoz del grupo de defensa, Patagonia Sin Represas, en una entrevista con la Deutsche Welle.

“Ellos simplemente no quieren tener más crecimiento y residuos, que quieren protección del medio ambiente, la fraternidad y la felicidad, pero nadie habla de eso -. Esto también es una rebelión contra el neoliberalismo, que ha gobernado aquí durante más de 30 años,” Rodríguez , dijo.

Protesta pública

Manifestantes de Tailandia también han protestado recientemente por el proyecto de construcción de una represa en Laos

La indignación pública se deriva no sólo de las preocupaciones ambientales – que también se deriva de la herencia de la dictadura de Augusto Pinochet, más de dos décadas después de abandonar la escena política nacional.

“Desde el principio, el proyecto ha sido manchado por la ilegalidad”, dijo Patricio Segura, periodista ambiental chilena.

“10 días antes de que Pinochet se retiró, le otorgó los derechos de agua de 33 metros cúbicos por segundo. Esa es una cantidad enorme de agua”, dijo Segura. “En un momento, sin la democracia y la regulación pública, gran parte de la Pascua y ríos Baker fueron entregados a una empresa privada, a espaldas del pueblo.”

Muchos activistas consideran el proyecto de energía como una usurpación de tierras de alta rentabilidad por las grandes compañías multinacionales, y algunos de los empresarios más ricos de Chile.

Endesa es la mayor eléctrica de Chile, el suministro eléctrico

Endesa, la mayor empresa de energía eléctrica en Chile, posee una participación del 51 por ciento en el proyecto HidroAysén y ahora tiene los derechos de agua. Uno de los grandes accionistas es Colbún, otra empresa de servicios públicos chilenos, de los cuales la familia Matte – una de las más ricas e influyentes de Chile – es un accionista minoritario.

La convocatoria de una política energética chilena nueva

“¿Qué pasa si no se construye HidroAysén?” pidió a Miguel Márquez, un investigador de la energía en la Universidad de Chile en Santiago. “Chile por fin se vería obligado a desarrollar una política energética – para decidir por quién y lo que necesitamos más energía -. Ya qué precio”

Márquez dice que Chile podría reducir sus necesidades de energía a la mitad para aumentar la eficiencia. Cita el desierto de Atacama como una enorme fuente potencial de energía solar, y cita geotérmica, biomasa y 40.000 kilómetros (25.000 millas) de costa que podrían ser utilizados para la energía eólica y energía de las olas. Márquez dice que las élites del sector energético no queremos un mercado de energía descentralizada -, ya que podría poner en peligro sus ganancias.

“El escándalo de aquí en Chile es que un pequeño grupo de familias que controla la economía. Ochenta por ciento de la producción nacional está a cargo de unas 100 empresas”, dijo a Deutsche Welle. “Para mí, ese es el gran problema con HidroAysén. – La concentración económica y política del poder es desastrosa, ya que promueve la desigualdad en mi país y amenaza la democracia”.

Autor: Thomas Nachtigall / CJF
Editor: Louisa Schaefer

Fuente: dw-world.de

Crece rechazo a Hidroaysén pese a fuerte campaña publicataria

Viernes 15 de julio 2011 19:56 hrs.

Paula Correa

El senador Antonio Horvath, presidente de la Fundación Aysén Futuro, junto con representantes de organizaciones ambientales presentó los resultados de nueva encuesta que revela un importante aumento del rechazo a HidroAysén. Mientras, siguen las acciones de los opositores para frenar proyecto hidroeléctrico en la Patagonia.

Un 72 por ciento alcanzó el rechazo al mega proyecto energético, 12 puntos más que en la consulta realizada durante el mes de mayo. El número de quienes los aprueban también disminuyó de 31 a sólo un 26 por ciento y es interesante destacar que incluso hay una reducción en quienes declaran no saber o no estar seguros, porcentaje que descendió de un diez a un dos por ciento.

La consulta también abordó el contenido de la masiva publicidad desplegada por la empresa en los últimos meses, tanto a nivel nacional como regional, la que en la zona ha sido muy agresiva, dando a entender que sólo la empresa se preocupa del avance de la región.

“Las soluciones en educación, salud, turismo, energía, cultura, trabajo, infraestructura, protección al medio ambiente, incluso la calidad de vida y fomento al sector agropecuario, todo con cargo a Hidroaysén. Eso es increíble. Uno investiga cada uno de estos puntos y la primera cosa grave es que no son ciertos. Pese a esta campaña millonaria en una región que está abandonada porque no se ha hecho la inversión pública necesaria, la gente cree que Hidroaysén los va a perjudicar”, dijo el senador RN, Antonio Horvath.

Y pese a que la encuentra se realizó en las últimas tres semanas, en las que el movimiento estudiantil ha acaparado la atención de los medios, los resultados muestran que el descontento con el proyecto aumenta y que los Ayseninos no le creen a la campaña  impulsada por el vicepresidente ejecutivo de la empresa, Daniel Fernández.

Por su parte, el presidente de Acción Futuro, afirmó que la lucha contra Hidroaysén es un tema transversal que preocupa a los jóvenes hoy. En este sentido, instó al gobierno a escuchar el llamado de la ciudadanía, abogando con más fuerza la utilización de energías renovables no convencionales.

“Esta encuesta es un llamado de atención a todas las autoridades a nivel regional y nacional. Junto con las demandas de los estudiantes este tema, sin duda, es transversal y logra unir a todas las ideología políticas. Los jóvenes quieren Energías Renovables No Convencionales, un Chile limpio y que nuestros hijos tengan la misma posibilidad que nosotros de ver esa Patagonia preciosa”, dijo.

Además, la encuesta tocó el espacio que los medios tradicionales le dan tanto a la empresa HidroAysén, como a sus alternativas, donde casi el 60 por ciento afirmó que la cobertura es inadecuada, grupo que fue consultado sobre las razones y, de forma espontánea, apuntó a los recursos que pagaría la empresa a esos medios.

Otro aspecto que es interesante destacar es que para el grueso de los ayseninos la mejor opción de desarrollo no son los megaproyectos hidroeléctricos, sino el turismo. El vocero de la Corporación Costa Carrera de empresarios turísticos, Andrés Gilmore, puso el acento en una información que sistemáticamente omite la empresa: la gran inversión que existe en esta línea.

“La cuenca del Baker es la que cuenta con mayor desarrollo e inversión turística de Aysén. En este momento tenemos más de 67 complejos turísticos funcionando y 11 localidades que están viviendo en función y proyección social, cultural y económica a través de esto. El proyecto Hidroaysén viene a destruir irreversiblemente la base medioambiental en la que se ha fundamentado esta visión y proyección de desarrollo”, precisó Gilmore.

Frente a la utilización que la empresa estaría haciendo de la información y la influencia que tiene en los canales de TV abierta, el Senador Antonio Horvath afirmó que pronto presentarán una querella ante el Consejo Nacional de Televisión.

Por otro lado, fue acogida a tramitación la querella criminal del Consejo de Defensa de la Patagonia contra Daniel Fernández por perjuria y por entregar falso testimonio ante el Tribunal de la Libre Competencia en las audiencias que se realizan por los derechos de agua en la cuenca del río Baker.

Fuente: radio.uchile.cl

A %d blogueros les gusta esto: