El islam en China

Aunque pueda resultar sorprendente, el Islam ha sobrevivido en China por más de 1400 años. Lo ha hecho a pesar de cataclismos como la Revolución Cultural así como a distintos regímenes hostiles anteriores. Aunque solo hay algunos registros dispersos del acontecimiento en la historiografía Árabe, y tan solo un documento en la historiografía China, los antiguos anales de la Dinastía Tang describen una relevante visita a China protagonizada por un emisario de Arabia en el siglo VII de la era cristiana.

Saad ibn Abi Waqqas (ra), uno de los compañeros del profeta Muhammad (s), dirigía la delegación que traía regalos así como el sistema de creencias del Islam a la China, en el año 650 d.C. Según la tradición de los Musulmanes Chinos, este acontecimiento es considerado el nacimiento del Islam en China.

El primer Emperador que tuvo noticias del Islam, Yung-Wei, aunque lo encontraba demasiado restrictivo para su gusto, respetaba sus enseñanzas, considerándolas compatibles con las de Confucio. Por esta razón, le dio a Saad completa libertad para propagar la fe entre su pueblo. Para demostrar su admiración por el Islam, el Emperador ordenó el establecimiento de la primera mezquita de China en Ch’ang-an. La mezquita se mantiene todavía en pie, después de catorce siglos.

A medida que pasaba el tiempo, las relaciones entre las comunidades chinas y musulmanas continuaron mejorando. Muchos hombres de negocios, visitantes, y comerciantes musulmanes comenzaron a venir a China por razones comerciales y religiosas. Los árabes ya habían establecido comercio en el área antes del profeta Muhammad (s). Los Omeyas y los Abbásidas enviarían seis delegaciones a China, que fueron recibidas con gusto por los Chinos. Los musulmanes que immigraron a China eventualmente, comenzaron a tener un gran impacto e influencia económica en el país. Dominaron virtualmente el negocio de importación/exportación durante la dinastía Sung(960 – 1279 E.C.). De hecho, la oficina del Director General de Envíos durante este período, fue encabezada constantemente por un musulmán.

Hacia el principio de la dinastía Ming (1368 – 1644 E.C.) el Islam se había desarrollado en China durante 700 años. Hasta ese momento, los musulmanes habían mantenido un status separado, como extranjeros que tenían sus propias costumbres, lengua, y tradiciones que nunca se integraron totalmente con la gente de Han. Bajo la dinastía Ming, considerada generalmente como la edad de oro del Islam en China, gradualmente los musulmanes se integrarían completamente en la sociedad Han, adoptando sus nombres y algunas costumbres mientras conservaban su modelo Islámico en el vestir y las restricciones dietéticas.

Además de los éxitos económicos que los musulmanes gozaron durante estas y posteriores épocas, fueron reconocidos generalmente como gentes justas, observantes de la ley y autodisciplinadas. Así, no hay referencias de sentimiento anti-musulmán apreciable de parte de la gente (china) de Han. Un ejemplo interesante de esta síntesis de los musulmanes chinos fue el proceso por el cual se cambiaron sus nombres. Muchos musulmanes que se casaron con mujeres de Han adquirieron simplemente el nombre dela esposa. Otros tomaron los apellidos chinos de Mo, Mai, y Mu -nombres adoptados por Musulmanes que tenía los nombres Muhammad, Mustafa, y Masoud. Otros que no pudieron encontrar ningún apellido chino similar al suyo propio adoptaron el carácter chino que se asemejaba lo más de cerca posible a su nombre – Ha para Hasan, Hu para Hussein, o Sai para Said, etcétera.

Además de los nombres, los costumbres musulmanes del vestido y el alimento también experimentaron una síntesis con la cultura china. Sin embargo el modo islámico de vestir y las restricciones dietéticas fueron mantenidos constantemente, y no fueron puestos en peligro.

Con el tiempo, los musulmanes comenzarían a hablar los dialectos de los Han y a leer en chino. Bien avanzada la era de los Ming, los musulmanes no podrían ser distinguidos de otros chinos con excepción de sus costumbres religiosos únicas. Por esta razón, nuevamente, había poca fricción entre el chino musulmán y el no musulmán.

No obstante, con la subida al poder de la dinastía Ch’ing (1644 – 1911 E.C.) esto cambiará. Los Ch’ing eran manchures (no Han) y eran una minoría en China. Emplearon tácticas de “divide-y-vencerás” para mantener a Musulmanes, Han, Tibetanos, y Mongoles en conflicto unos contra otros. En particular, fueron responsables de incitar el sentimiento anti-musulmán a través de China, y utilizaron soldados Han para suprimir las regiones musulmanas del país.

Cuando la dinastía Manchú cayó en 1911, fue establecida la república de China por Sun Yat Sen, que proclamó inmediatamente que el territorio pertenecía igualmente a los Han, a los Hui (musulmanes), a los Man (manchures), a los Meng (mongoles), y a la gente de Tsang (tibetanos). Sus políticas condujeron a una cierta mejora en las relaciones entre estos grupos.

Después de la revolución de Mao Zedong en 1948 y del principio del gobierno comunista en China, los musulmanes, igual que otras minorías étnicas se encontraron oprimidos de nuevo. Lucharon activamente contra los comunistas antes y después de la revolución. De hecho, en 1953, los musulmanes se rebelaron dos veces en un esfuerzo por establecer un estado islámico independiente [en regiones donde los musulmanes eran una mayoría abrumadora]. Estas rebeliones fueron suprimidas brutalmente por la fuerza militar china seguida por el uso liberal de la propaganda en contra de los musulmanes. Los musulmanes de China, según las cuentas oficiosas, eran unos 20 millones, cuando el censo del gobierno de 1982, ponía el número mucho más bajo, en 15 millones.

En 2004, las cifras oficiosas hablan de 70 millones, distinguiéndose la población musulmana por haber imposibilitado en la práctica las políticas gubernamentales de restricción de la natalidad que fueron aplicadas con bastante éxito en el resto de China. Estos musulmanes representan a diez grupos étnicos distintos. El más grande son los Hui chinos, que abarcan más de la mitad de la población musulmana de China y están dispersos a través de todo el país. Hay también una alta concentración de Hui en la provincia de Ningsha, en el norte. Después de los Hui, el resto de la población musulmana pertenece a los grupos de lengua turcómana y son racialmente turcos (a excepción de los mongoles Salars y de los Tayikos arios). El grupo de los turcómanos está a su vez divido entre los Uygurs, los Uzbekos, los Kazajos, los Kirgiz, los Tátaros y los Dongshiang. Casi todos los musulmanes turcómanos se encuentran en las provincias occidentales de Kansu y de Xinjiang. El más grande de estos grupos musulmanes son los Uygurs. Los Uygurs son los más populosos en la provincia de Xinjiang, donde representan más del 60% de la población total. Este porcentaje relativamente pequeñoes debido a la afluencia masiva de chinos no-musulmanes en la provincia en épocas recientes, una situación que ha traído problemas de asimilación y suscitado el problema de la desislamización de una de las regiones más predominante musulmanas de China. [Los musulmanes en Asia central, bajo la URSS, fueron sometidos a una manipulación similar de la población.]

Los musulmanes, y los Uygur en particular, sufrieron enormemente bajo el régimen de Mao Zedong y su “revolución cultural.” Durante el reinado del terror comunista, había una campaña violenta para suprimir todos los recuerdos del Islam y de la identidad étnica de todo lo no-Chino. La lengua de los Uygur, que durante siglos utilizó la escritura árabe, fue forzada a adoptar el alfabeto latino. Los Uygurs, como la mayoría de los creyentes musulmanes, fueron sujetados al trabajo forzado en algunas de las 30.000 comunas implantadas en las provincias de predominio musulmán. Los imams y los akhunds fueron seleccionados para recibir castigos humillantes y torturas; hasta fueron forzados a mantener granjas de cerdos, que fueron ubicadas a veces en mezquitas cerradas por el gobierno. Bajo pretexto de la unificación de la educación nacional, las escuelas islámicas fueron cerradas y sus estudiantes transferidos a otras escuelas que enseñaban solamente marxismo y maoísmo. Otros ultrajes incluyeron el cierre de más de 29.000 mezquitas, la tortura generalizada de imams y las ejecuciones de alrededor de 360.000 musulmanes.

Desde la muerte de Mao y el fin de su perspectiva marxista de línea dura hace casi quince años, el gobierno comunista ha liberalizado grandemente sus políticas hacia el Islam y musulmanes. Y a pesar de los horrores de la revolución cultural, el Islam ha continuado prosperando en China. Hoy, la campaña para la asimilación que comenzó durante la Revolución Cultural se ha suavizado algo y los musulmanes turcómanos tienen mayor libertad para expresar su identidad cultural. El gobierno, por ejemplo, ha permitido el restablecimiento del alfabeto árabe para el uso de la lengua de Uygur. Hay, sin embargo, discriminación continuada contra los musulmanes turcómanos por los chinos inmigrantes (favorecidos por el gobierno) que han colocado en la provincia extremo-occidental de Xinjiang. Esta inmigración ha planteado un problema, porque los chinos de Han están emigrando a las áreas musulmanas en un contingente de 200.000 al año. En muchos lugares donde los musulmanes eran una mayoría, ahora son una minoría.

Desde que fue declarada la libertad religiosa en 1978 (el mismo año que en España), los musulmanes chinos no han perdido el tiempo para expresar sus convicciones. Ahora hay unas 28.000 mezquitas en toda la República Popular de China, con 12.000 en la provincia de Xinjiang. Además, hay una gran cantidad de imams dispuestos a conducir a la comunidad musulmana (en Xinjiang solamente, hay alrededor de 2.800). Ha habido un creciente resurgimiento de la expresión islámica en China, y muchas asociaciones islámicas a nivel nacional se han organizado para coordinar actividades interétnicas entre musulmanes. La literatura islámica se puede encontrar bastante fácilmente y actualmente hay unas ocho traducciones distintas del Qur’an en las diferentes lenguas chinas así como traducciones en Uygur y los otras idiomas turcómanos.

Los musulmanes de China han obtenido también el permiso casi sin restricciones para hacer el Hajj a Mecca. En 1986 había unos 2.300 musulmanes chinos en el Hajj. (Comparados con los 30 musulmanes soviéticos a los que se les permitó hacer el mismo peregrinaje, este número parece bastante abundante, considerando que la población musulmana soviética excedía en ese momento a la china en casi cuatro veces).

Los musulmanes de China también han estado activos en la política interna del país. Como siempre, los musulmanes han rechazado ser silenciados. Varias grandes demostraciones fueron efectuadas por los musulmanes para rechazar intrusiones en su estilo de vida. El año pasado, por ejemplo, los musulmanes efectuaron una reunión masiva de protesta en Beijing para exigir la retirada de la literatura anti-Islámica de las librerías de China. Los musulmanes de origen turco también han celebrado demostraciones para exigir una mayor voz en el funcionamiento de sus propios asuntos y contra la continua emigración a gran escala de no-musulmanes hacia sus provincias. En las noticias de esta primavera hay más informes de demostraciones y de luchas de los musulmanes chinos para recuperar sus derechos. Quiera Allah que tengan éxito.

5 comentarios

  1. Jaume, un artículo muy interesant. Yo te confeso que no sabia nada sobre el Isla en la China.
    Muchas gracias por compartir el conocimiento.
    Te mando un gran abrazo desde Brasil.

  2. ISLAMISMO Y JUDAÍSMO SON AFLUENTES DE LA MISMA LETRINA QUE IMPONE POR LA FUERZA LO QUE NO ACEPTA LA RAZÓN. Y para derrotarlos solo es necesario actualizar el cristianismo de tal modo que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo secular, la pluralidad y el sincretismo. Enmarcándolo en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana, conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). Sincretismo religioso expresado por Raimon Panikkar fruto de sus frecuentes viajes a la India: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano». http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo

  3. ojala que en china eliminen oficialmente el islam, es la religion mas atrasada del mundo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: