El fiscal denuncia a un sacerdote por quedarse el dinero de una fundación

El Ministerio Público decidió presentar una querella dos años después de que los vecinos de Baños de Molgas detectaran irregularidades

REDACCIÓN – OURENSE – 18-11-2011

En la imagen, la fachada de la actual sede de la Fundación Gómez Vila, en el centro de la localidad de Baños de Molgas (Foto: MARCOS ATRIO)

La Fiscalía de Ourense acaba de formalizar una querella contra un expárroco de la localidad de Baños de Molgas, José Manuel Sobrino, al que atribuye un delito de apropiación indebida y otro de carácter societario, por supuestamente apoderarse de 53.000 euros de una entidad sin ánimo de lucro.Los hechos, según sostiene el Ministerio Público, habrían sucedido entre los años 2003 y 2007, cuando Sobrino era presidente del patronato de la Fundación Gómez Vila.

El denunciado, que actualmente ocupa el cargo de delegado de apostolado seglar en la Diócesis de Ourense, será llamado a declarar en calidad de imputado por el magistrado que asuma las diligencias previas del caso toda vez que el decanato del Pazo de Xustiza turne la querella a alguno de los tres juzgados instructores de la ciudad.
Fuentes próximas al actual patronato de la organización, creada en 2003, aseguraron que la entidad decidió poner el caso en manos de la Fiscalía en el año 2009 después de que a finales de 2007, ‘cando entrou unha nova directiva nela, se vira que había numerosas irregularidades nas contas e que non quedaba nin un só euro’. En ese momento, prosigue, ‘vimos que a situación financeira da fundación non cadraba cos gastos que tiña e que había partidas que non estaban correctamente xustificadas’.
De entre el montante económico defraudado presuntamente por José Manuel Sobrino -ocupó el cargo de presidente y administrador de la fundación desde sus inicios hasta 2007-, que los vecinos y personas próximas a la entidad cifran en más de 60.000 euros, el sacerdote habría justificado 24.000 euros en misas oficiadas durante dos años, lo que supondría que tendría que haber celebrado 3.500 actos litúrgicos, algo que no ocurrió a tenor de la versión que sostienen los vecinos. Asimismo, consideran que unos 42.000 habrían ido parar a su propia cuenta y otros 2.000 a la de su madre, según pudo saber este periódico. Además, aluden a la contratación de una limpiadora -hermana de la sancristana- cuando no era necesario.

AUDITORÍA EXTERNA
La Fundación Gómez Vila, tras verse despojada de sus fondos, se vio en la necesidad de contratar una auditoría externa para comprobar su situación financiera , pero no pudo. ‘A falta de cartos facía imposible afrontar gastos’, tal y como indicaron fuentes de la entidad, que se constituyó con el patrimonio que donó una familia de la zona sin herederos para contribuir al cuidado de los mayores. La única opción para depurar responsabilidades por estos hechos fue por tanto, según estas mismas fuentes, ‘acudir á Fiscalía’.

El alcalde de Baños de Molgas, Eladio Mangana, declinó ayer hacer valoraciones sobre este caso -al igual que el Obispado y el propio denunciado-, aunque recordó que José Manuel Sobrino desató la polémica vecinal en 2006. Entonces, los feligreses de Molgas se manifestaron para pedir su cese por distintas desavenencias, siendo éste trasladado de parroquia tras renunciar al cargo.


Los fondos, donados por una familia sin hijos
Al frente del patronato de la Fundación Gómez Vila de Baños de Molgas se encuentra en la actualidad un vecino de la zona. La entidad, según fuentes cercanas a esta organización, se constituyó hace más de ocho años con el patrimonio que donó altruistamente la familia Gómez Vila al quedar sin descendencia.

El patronato de la misma (del que formó parte el párroco), pretendía que los fondos se destinasen a la construcción de un geriátrico para el cuidado de los mayores. No obstante, con el tiempo, los objetivos del mismo se centraron en la rehabilitación de su sede.

Precisamente, a este cambio de intereses se refirió ayer uno de los actuales miembros del patronato, quien apuntó indirectamente a que ello podría deberse a las irregularidades económicas que se detectaron en su seno, por lo que dijo, ‘habría qué preguntarle a qué se debe ese cambio de intereses al anterior gestor (el párroco)’.
Ahora, prácticamente sin patrimonio de tipo alguno, la Fundación Gómez Vila de Baños de Molgas pretende acondicionar su sede para prestar servicios sociales a los vecinos más necesitados, sobre todo al cuidado del colectivo de la tercera edad.

A %d blogueros les gusta esto: